Tecnología | Noticias | 29 JUL 2019

Trump ataca a Francia por la tasa Google y París responde: "no apuntamos a compañías americanas"

El presidente de Estados Unidos amenaza con represalias sobre productos franceses como el vino, mientras desde el país galo apelan a un impuesto universal.
tax google
Redacción

La decisión de Francia de aplicar la 'tasa Google' no está sentando nada bien en los Estados Unidos. Hace unos días la administración norteamericana anunciaba que pensaba investigar el plan galo al entender que equivalía a una práctica comercial desleal, y apuntaba incluso a posibles represalias. Ahora estas amenazas se concretan en un producto: los vinos. 

Al menos esta es la dirección a la que apunta el presidente de Estados Unidos por el que es su canal preferido de comunicación: Twitter. "Francia acaba de imponer un impuesto digital a nuestras grandes compañías de tecnología estadounidenses", escribía el viernes pasado Donald Trump. "Si alguien les cobra impuestos, debe ser su país de origen, Estados Unidos. Anunciaremos una acción recíproca sustancial sobre la estupidez de Macron en breve. ¡Siempre he dicho que el vino americano es mejor que el vino francés!", concluía.

A esto ha respondido Bruno Le Maire, el ministro galo de Economía y Finanzas, en unas declaraciones a los medios de comunicación en las que se ha reafirmado en la aplicación del impuesto. "El primer punto que quiero dejar claro a nuestros amigos americanos es que no estamos apuntando específicamente a las compañías americanas", ha dicho Le Maire, aclarando que también tienen en el punto de mira a firmas del propio país, europeas e incluso chinas. El impuesto afectaría, dicen desde el ministerio, a todas las empresas con una facturación digital superior a 750 millones de euros en todo el mundo o 25 millones de euros solo en Francia.

Según Le Maire, todos los países se están "enfrentando el mismo tipo de reto". El ministro francés ha insistido en la idea de "una tasación justa y eficiente de las actividades digitales". Además, Le Maire se ha mostrado confiado en llegar a un acuerdo con Estados Unidos y otros países en este tema, y les ha emplazado a la próxima cumbre del G7, que se celebrará el próximo mes en Biarritz. 

La tasa Google, con la que se quiere gravar a las grandes tecnológicas con un 3% sobre sus ingresos, ha sido objeto de debate en la Unión Europea en el último año. Después de que los planes de la organización se viesen bloqueados por Irlanda, Dinamarca, Finlandia y Suecia, Francia decidió seguir adelante con sus propias medidas. En España, la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, abría la puerta recientemente a la posibilidad de aprobar un impuesto nacional si no se llegaba a un acuerdo global. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios