Tendencias | Noticias | 05 JUL 2017

A vueltas con la estrategia española en I+D+i

I+D, innovación y competitividad fueron los protagonistas de una mesa de debate organizada por el Foro Retina, en la que expertos del sector privado y de la Administración pusieron de manifiesto una realidad patente desde hace años: la apuesta española por innovar suspende desde hace años.
foro retina mesa innovación
Juan María Vázquez, Carina Szpilka, Jaime García, David del Val y Susana Solís.
Esther Macías

 

Los últimos datos aportados por la Fundación Cotec sobre el esfuerzo inversor que existe en España en materia de I+D –referentes a 2015– son igual de claros que negativos: la investigación perdió una vez más –y ya van cinco años consecutivos– peso en el conjunto de la economía nacional. A pesar de que en 2015 la inversión en I+D creció por primera vez desde el inicio de la crisis económica en 2008 (un 2,74%, llegando a los 13.172 millones de euros) lo hizo por debajo de la tasa de crecimiento del PIB (3,2%). Unas cifras que vuelven a poner de manifiesto el retraso de España en materia de I+D. Es más, mientras que el conjunto de la Unión Europea invierte en la actualidad un 25% más en I+D que antes de la crisis, España lo hace un 10% menos. Esta dura realidad fue el punto de arranque del debate ‘I+D, innovación y competitividad’, realizado en el marco del foro ‘Futuro digital. Políticas y estrategias ante los retos del nuevo entorno’, organizado por El País Retina, en el que intervinieron Carina Szpilka, presidente de Adigital, David del Val, presidente y CEO de Telefónica I+D, Juan María Vázquez,  secretario general de Ciencia e Innovación en el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (CDTI), y Susana Solís, responsable del área de Industria e I+D+I de Ciudadanos.

 

Innovar, “cuestión de voluntad”

En el debate, moderado por Jaime García Cantero, director de contenidos del Foro Retina, Juan María Vázquez se mostró preocupado por los datos de Cotec e incidió en el hecho de la gran heterogeneidad que existe en España entre el esfuerzo inversor de unas comunidades autónomas y otras, “que va de un ratio del 0,36 a más del 2%”. Vázquez incidió, por otro lado, en la necesidad de que no solo invierta la Administración sino el sector privado.

“Innovar –precisó por su parte Carina Szpilka (Adigital) – no es solo una cuestión de recursos sino de voluntad. Sobre todo hay que saber dónde atacar y hacerlo de forma diferente en función del tamaño de la empresa”. Szpilka explicó que es preciso que en las empresas cambie la mentalidad: “Ya no hay que pensar cómo vamos a generar nuevas ventajas competitivas sino aprender a hacer las cosas de forma diferente, saber interpretar las señales del mercado, atraer y retener talento y trabajar en colaboración y conectados. Además, todas las iniciativas que hagamos deberían tener un propósito social”. La presidente de Adigital incidió en que aunque las startups suelen ser, de serie, más innovadoras que la gran empresa, lo cierto es que es esta última la que puede impulsar más proyectos innovadores debido al músculo financiero que tiene.

En esta línea, David del Val, presidente y CEO de Telefónica I+D, reconocía que “innovar en la gran empresa es más difícil que en las startups. No obstante, una vez que se ha dado con la tecla, la palanca es espectacular”.

 

“En España las pymes innovan por desesperación”

Del Val se lamentó que en España las pymes “innoven más por desesperación que por vocación; es decir, innovan cuando las cosas van mal, y no debería ser así. La innovación requiere años, buenos cimientos. Cuando se innova por vocación, se hace siempre”. El problema que ha ocurrido en España, en opinión del directivo, es que en España las pymes se vieron en la tesitura, durante la crisis, de innovar o exportar “e hicieron lo segundo: casi todas han exportado, no han innovado; y cuando compites a nivel global es preciso innovar. El ímpetu exportador debe llevar implícito un ímpetu innovador”.

Susana Solís (Ciudadanos), por su parte, hizo hincapié en el problema de la transferencia de tecnología entre la universidad y la empresa, que sigue sin resolverse a pesar de llevar años hablando de él. Además, afirmó: “Es preciso hacer una regulación más sensible a la creación de empresas y atraer talento”. “Los políticos nos tenemos que implicar en el talento digital” “Hay que ir a una regulación inteligente y tecnológicamente neutral”, añadió Carina Szpilka.

 

Fomentar los resultados comerciales de los proyectos

Asimismo, según Del Val, es importante que desde la Administración, cuando se distribuye el dinero para I+D e innovación, “se fomente los resultados comerciales de los proyectos y no tanto la forma de presentación de las propuestas”. Una propuesta que, como aseveró el secretario general de Ciencia e Innovación en el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (CDTI), ya está contemplada en el nuevo Plan Estatal de Ciencia y Tecnología, que está en vías de aprobación.

Respecto al ecosistema emprendedor, Del Val, un emprendedor en serie antes de su aterrizaje en Telefónica, reconoció que éste ha mejorado en España, si bien aún queda mucho camino que avanzar: “Ahora estamos sembrando la semilla que Israel puso hace 20 años y Silicon Valley en los años 60”. Lo importante, además, es que, según Carina Szpilka, “las empresas empiezan a extender su I+D en el ecosistema emprendedor”.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios