Tendencias | Noticias | 23 JUN 2020

DevOps agiliza las TI en la crisis de COVID-19

En un debate organizado por ComputerWorld con líderes de TI sobre la actual madurez de DevOps se ha puesto de manifiesto la importancia de esta práctica de ingeniería de software y cómo ayuda a la agilidad de los procesos tecnológicos en plena pandemia.
imagen debate devops mayo 2020
Redacción

La estrategia de DevOps lleva ya más de 10 años evolucionando. Desde que en la conferencia Agile 2008 Toronto el término –suma de development (desarrollo) y operations (operaciones)– fuera introducido por Yhens Wasna y Patrick Debois, esta estrategia ha ido creciendo en relevancia y presencia dentro del mundo empresarial.

El objetivo de dicha metodología es fomentar la colaboración entre los equipos de desarrollo y operaciones de TI, los cuales siempre habían trabajado en sus propias parcelas. Esta implantación progresiva en el seno tecnológico organizacional se ha producido, entonces, gracias a que solventa problemas de comunicación y reduce tiempos de puesta en el mercado de los productos tecnológicos, lo que mejora los resultados de los propios proyectos.

COVID ha cambiado todo. Hemos visto cómo el espacio de trabajo ha mutado, cómo las empresas se han visto obligadas a operar de manera deslocalizada. Sin embargo, DevOps puede suponer un refuerzo para aquellas compañías que sí llevaran a cabo dicha estrategia. 

Para conocer cómo han encarado esto las compañías, ComputerWorld ha organizado un encuentro virtual con diferentes directivos de diferentes empresas, tanto proveedoras de servicios tecnológicos como usuarias. El debate involucró a Rubén Andrés Priego, director de arquitectura de empresa en Evo Banco; Cristina del Caño, subdirectora general adjunta del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo; Rocío Montalbán, directora de Tecnologías y Servicios Públicos Digitales del Ministerio de Justicia; David Vaquero, responsable de TI de Nationale Nederlanden en España; Iván Rodríguez, CIO de UNOde50;  Amparo Angulo, managing director de Accenture España; Pedro Haoa, ingeniero de soluciones en F5 NetWorks;  Luis Colino, director de preventa de Micro Focus en España y Portugal; Juanjo Carmena, application innovation business group lead de Europa Occidental en Microsoft; Mario Mendoza, lead solution architect de Red Hat Iberia; José de la Cruz, director técnico de Trend Micro Iberia

Desde el ámbito de la industria de TI, Luis Colino comentó que la agilidad que aportan el DevOps se ha roto: “Ha cambiado la rutina, hay que readaptarse”. Mario Mendoza aseveró que “que ha habido ciertas reducciones de presupuesto”, pero que no ha supuesto una “parada por limitaciones técnicas”. José de la Cruz, desde su perspectiva de ciberseguridad, contó que “COVID-19 ha supuesto un habilitador para toda la tecnología”. Pedro Haoa analizó cómo “DevOps supondrá un cambio cultural, las personas deben primar sobre la tecnología y, seguramente, habrá entornos híbridos, como en el cloud”. Juanjo Carmena incidió en la existencia de la agilidad: “Vemos muchos clientes que aceleran proyectos de transformación de sus herramientas para poder ser ágiles”. Y Amparo Angulo indicó que la monitorización es vital para DevOps: “Tenemos que conseguir que esas automatizaciones sean resilientes y podamos monitorizarlas, eso marca los siguientes pasos que debes dar”.

Por su parte, todos los directivos de TI de las diversas empresas y entidades que han participado manifestaron la utilidad que tiene para sus organizaciones haber apostado hace años por DevOps en términos de agilidad, eliminación de silos en los equipos de TI y mejora de la alineación entre las áreas de TI y negocio. 

Rubén Andrés Priego, director de Arquitectura de empresa de EVO Banco, explicó así por qué apostaron por DevOps: "Vimos que la demanda del mercado, de nuestros clientes, requería inmediatez. No podíamos tardar un mes o dos en sacar un nuevo producto al mercado. Nos fuimos a arquitecturas basadas en microservicios, con containers, es decir, pequeños módulos desplegables fácilmente”.

Desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Cristina del Caño, subdirectora general adjunta, apuntó: “Los equipos de desarrollo trabajaban en agile, pero nos quedaba la última milla”. Así que decidieron arrancar un proyecto de colaboración entre sistemas y desarrollo para hacer un pipeline integrado desde el desarrollo a la producción. "Ahora desplegamos en intranet en dos minutos y, en Internet, en cinco. La experiencia ha sido francamente positiva”. Reconoció que DevOps ha sido una gran ayuda en la pandemia: “La salida del centro de trabajo por COVID-19 fue de un día para otro. Gracias a que teníamos procesos agile y DevOps desde hace tiempo, hemos podido hacerlo”. 

Rocío Montalbán, directora de Tecnologías y Servicios Públicos Digitales en el Ministerio de Justicia, contó que el plan de transformación digital en el que está inmerso el organismo les ha llevado a “trabajar en modelos ágiles de desarrollo, que van tirando poco a poco con el cambio cultural que implica en la organización de TI de modelos de autoaprovisionamiento, de modelos gestión de calidad y de integración continua necesarios para hacer frente a la demanda de servicio”. Confesó: “Los trabajos en modo DevOps nos permiten cumplir con las expectativas”.

Nationale Nederlanden comenzó la creación de equipos de DevOps hace unos dos años, desveló David Vaquero, responsable de TI. ¿El objetivo? “Aportar valor al cliente de manera continua progresiva y en poco espacio de tiempo, queríamos ganar time to market”. También se refirió al cambio cultural que supone implantar estrategias así: “Crear equipos DevOps va más allá de juntar gente de desarrollo y de sistemas; debemos conseguir que haya personas con una única boina que consigan agilizar el desarrollo y poner en producción en cuestión de minutos o segundos”. Gracias a DevOps, indicó, la entidad ha podido hacer muchos cambios de manera efectiva en tiempo récord. "En semanas hacemos cosas que antes haríamos en décadas”. 

En la industria joyera, como recordó Iván Rodríguez, CIO de UNOde50, “la agilidad se presupone. No hay opción a no ser ágil”, explicó. “En torno al 85% del desarrollo que hacemos lo llevamos a cabo de forma interna, tenemos un equipo de programación interno muy fuerte. No podemos tener un equipo externo, pues en una empresa que renueva el 95% del catálogo cada año, es muy frenético el trabajo”. Incidió en la importancia de tener la máquina engrasada: “Tenemos estructurado el departamento para tener claro dónde está la parte de operaciones, la parte de desarrollo e intranet... Operaciones es una parte ágil en cuanto a cómo desarrollamos y respecto a cómo se conecta con el departamento de desarrollo”.

 

Puede leer en el Especial DevOps de ComputerWorld el reportaje completo con las conclusiones del debate.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios