Análisis
Tendencias
Red

El gasto en MEC para el mercado de las redes privadas asciende a 5.800 millones de dólares en 2030

Así lo destaca el nuevo informe de ABI Research al apuntar al “inmenso apetito” por la informática distribuida y de acceso múltiple para redes privadas

Redes
Créditos: JJ Ying (Unsplash).

Según un nuevo estudio de la empresa de inteligencia tecnológica global ABI Research, los ingresos por despliegues de Multi Access Edge Compute (MEC) para redes empresariales privadas alcanzarán los 5.800 millones de dólares en 2030. Los denominados verticales no cubiertos, como la fabricación, la generación de energía, la logística y la sanidad, muestran un especial interés en esta área.

"Estas cifras ponen de manifiesto el gran impulso que existe para la computación distribuida dentro de las redes privadas", afirma Leo Gergs, analista senior de Conectividad Empresarial y Mercados 5G de ABI Research. "La computación distribuida ofrece grandes ventajas a los propietarios y operadores de redes privadas", continúa, "tanto desde el punto de vista comercial como técnico". Como la computación distribuida permite el procesamiento de cargas útiles en diferentes lugares dentro de las redes privadas, reduce la tensión en el núcleo de la red celular y, por lo tanto, permite un rendimiento más fluido de la red. Además, en las empresas totalmente digitalizadas, los datos se generarán en todas las posibles ubicaciones diferentes del sitio respectivo. La informática distribuida permite procesar los datos mucho más cerca de su origen. "Al reducir los datos de transmisión entre el lugar de origen y el lugar de procesamiento, la informática distribuida reduce la latencia de extremo a extremo, ya que cualquier transmisión de datos evitable se desechará", explica Gergs.

 

Beneficios de la computación distribuida

Desde el punto de vista comercial, la computación distribuida permitirá realizar despliegues de red más económicos, eliminando una de las barreras de entrada más importantes para las empresas que se plantean desplegar una red privada. Como la computación distribuida permite descargar ciertas capacidades de procesamiento a la infraestructura pública existente (por ejemplo, una nube hyperscaler), reducirá el coste total de propiedad (TCO) al disminuir la cantidad de infraestructura dedicada que se necesita desplegar en las instalaciones de la empresa. Sin embargo, siempre será necesario desplegar un cierto nivel de infraestructura dedicada para preservar la integridad de cada red empresarial. Según Gergs, "las empresas transmiten a menudo datos muy sensibles: pensemos en el estado de los activos de producción, las condiciones de una mina o el funcionamiento remoto de las grúas, por ejemplo. Ningún propietario de una empresa está dispuesto a que este tipo de datos salga de sus instalaciones. Por ello, los proveedores deben garantizar que los datos del plano del usuario puedan permanecer siempre en las instalaciones".

Como la oportunidad de la informática distribuida es inmensa, probablemente será la próxima ola de competencia e innovación. "Las esferas de influencia aún no están grabadas en piedra, y los próximos años serán fundamentales para muchas empresas establecidas y nuevas", concluye Gergs.



TE PUEDE INTERESAR...

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: