Tendencias | Artículos | 12 JUL 2002

El outsourcing empieza a despegar en España

Mesa redonda
Patricia Torralba.
Según la asociación Sedisi, el mercado español de servicios alcanzará los 580 millones de euros en 2004. Parte de éstos, pertenecerán a proyectos de outsourcing, aunque actualmente España es unos de los países donde este modelo ha tenido un menor éxito. Los profesionales de esta área explican los por qués de este retraso y hacia donde se está evolucionando.

Rafael Galán (Accenture): Aunque es cierto que en España ha habido un cierto recelo cultural a la implantación de proyectos de outsourcing donde el cliente deja en manos de una segunda empresa la gestión completa de parte o todos sus sistemas informáticos, en los últimos tiempos estamos observando un crecimiento en el interés de los usuarios por este tipo de modelo. De hecho, un 85% de las grandes empresas españolas se han planteado ya si externalizar o no algunos de sus procesos, lo que no quiere decir que todas estas consultas se hayan traducido en ventas.
Manuel Corral (IBM): Desde luego, es obvio que en España no es líder en outsourcing. Yo creo que donde hay una mayor cultura de outsourcing es en las empresas internacionalizadas ya que en Estados Unidos y Japón los niveles de implantación de este modelo son mucho más altos.
Antonio Gimeno (EDS): Yo sí que creo que en España las empresas están externalizando muchos servicios pero es cierto que el cese de la gestión de los sistemas informáticos que sostienen la compañía no se está produciendo.
Fabián Torres (T-Systems): Desde mi experiencia creo, efectivamente, que en los grandes negocios tradicionales no se está planteando el outsourcing de sus sistemas más claves. Sin embargo, en el sector de las telecomunicaciones yo creo que este tipo de modelo está empezando a calar, sobre todo, porque las empresas tienen que ofrecer servicios con una disponibilidad 7x24, sin que este sea el centro de su negocio por lo que al plantearse la propia empresa ya cuentan con el outsourcing desde un principio, lo cual puede ser más fácil que hacer la transición de controlar tus sistemas a pasarlos a manos de alguien.
José Luis López Santamaría (IECISA): En España, estamos muy atrás en la implantación de outsourcing debido a que las grandes empresas no han dado el primer paso. Es cierto que en los dos últimos años, ha habido un mayor interés pero hasta que las grandes empresas como Telefónica o Iberia, no se decanten por un modelo de outsourcing, éste no va a calar en el tejido empresarial.
José Villalba (Atos ODS Origin): También puede ser que nosotros, los suministradores, tengamos algo de culpa al no saber capta las necesidades tecnológicas de nuestros potenciales clientes. Además, es normal que tengan miedo cuando el sector no está muy desarrollado.
Jesús Gil-Ortega (Indra): A parte de las grandes empresas, yo creo que el que algunas medianas empresas estén optando por el outsourcing también anima al resto a adoptarlo. Se crean referentes.

Entrada en las nuevas tecnologías
José Luis López Santamaría (IECISA): Sí es cierto, que algunas medianas empresas están siendo más ágiles en la toma de decisiones más arriesgadas, frente a lo que están haciendo las grandes empresas, independizando sus servicios informáticos pero manteniéndolos en propiedad. Para que se dé el salto es necesario un replanteamiento de filosofía, de modelo de negocio.
Rafael Galán (Accenture): Hay empresas que deben decantarse por el outsourcing porque sus estructuras son demasiado pesadas como para entrar en las nuevas tecnologías de la información, siendo esta una buena puerta de entrada para este mercado.

La reducción de costes no es la única razón
Manuel Corral (IBM): Efectivamente. Por eso yo soy optimista respecto al futuro porque las empresas van a tener que dar el salto antes o después. Las razones que primero te vienen a la cabeza para la realización de un oursourcing son la optimización de costes y la mejora de la eficiencia pero no son las únicas ni las más importantes. Yo destacaría el valor añadido que puede aportar.
Antonio Gimeno (EDS): Desde luego. Por ejemplo La Caixa, que hasta ahora es nuestro mayor cliente, tiene muy claro que su actividad es la financiera y no le importa dejar en manos de terceras empresas el resto de servicios. Es un tema de filosofía empresarial, no ya una decisión del director de Tecnología de la Información.
Jesús Gil-Ortega (Indra): A veces el problema puede ser que el outsourcing es un tema muy etéreo para el cliente. No sabe por qué va a pagar.
José Luis López Santamaría (IECISA): De acuerdo, pero no conozco a nadie que una vez que externalice de para atrás y de hecho casi ninguno cambia de socio.
Rafael Galán (Accenture): El tema de lo etéreo lo utilizan los clientes para pedir a los proveedores una mejor propuesta.
Manuel Corral (IBM): A veces los clientes se frenan porque no está claro el tema de la flexibilidad. Tenemos que hacer una mayor labor de comunicación a los clientes. También hay factores inhibidores que son de jurisdicción: la legislación no facilita en muchas ocasiones este tipo de contratos.

El outsourcer como socio tecnológico
José Villalba (Atos ODS Origin): Ha habido un trabajo en cuanto al cambio cultural pero hay que insistir más en la idea de que el outsourcer es un socio tecnológico para enfrentarse a los retos del futuro, con un componente incluso de consultoría de negocio en el caso de que este dependa mucho de las tecnologías.
Fabián Torres (T-Systems): Muchas veces el departamento de TI dedica el 70% de su tiempo al mantenimiento de los sistemas que posee su empresa por lo que la innovación se hace prácticamente imposible y de ahí la conveniencia de encargar ciertas tareas a otra empresa especializada en esa área.
José Luis López Santamaría (IECISA): El salto cultural se produce cuando las TI se vuelven estratégicas y no es el departamento de Proceso de Datos el que decide sino los Consejos de Administración, que con el tiempo, van siendo copados por personas más jóvenes que están más en contacto con las nuevas tecnologías. Sin embargo, el camino lógico sería que el director de TI propusiera al Consejo de Administración el cambio y la modernización del modelo.
Antonio Gimeno (EDS): Yo creo que no hay un motivo para decidirse a externalizar sino cuatro. El primero sería cuando una empresa necesita tener liquidez y deshacerse de algunos gastos; el segundo, la flexibilidad; el tercero, que se necesite una tecnología para arrancar la empresa desconocida para los empleados propios; y, cuarto, cuando una empresa ya está en marcha y quiere hacer algo revolucionario apoyándose en la tecnología. Si nos fijamos, ninguno de estos motivos es propiamente informático sino más bien son razones estratégicas.
Jesús Gil-Ortega (Indra): Con el outsourcing, los directores de tecnologías de la información temen perder poder, muy en línea con la cultura latina, pero en realidad su puesto de trabajo consiste en gestionar una serie de recursos informáticos para mejorar el negocio de su empresa, y esto, con el outsourcing lo puede hacer mucho mejor. Te olvidas así de hacer tareas de recursos humanos y otras y te centras en apoyar a la compañía.
Manuel Corral (IBM): Estoy totalmente de acuerdo. El outsourcing es una herramienta que le permite al di

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios