Tendencias | Noticias | 18 JUL 2019

Elon Musk quiere conectar el cerebro a un ordenador

Al igual que la inteligencia artificial, la idea de insertar un dispositivo en el cerebro que permita una comunicación rápida entre humanos y computadoras se convierte rápidamente en una fantasía científica.
cerebro
Redacción

Todos los genios tienen su punto de locura y Elon Musk no se queda atrás. Una de sus últimas ideas ha sido la de querer conectar el cerebro humano a una interfaz de ordenador, mediante una de sus compañías como es NeuraLink. 

Musk aspira a hacer que la inserción de una conexión de ordenador en el cerebro sea tan segura e indolora como la cirugía ocular con Lasik, y ya ha solicitado a los reguladores estadounidenses que empiecen a probar su dispositivo en humanos.

El pasado martes, Neuralink, la empresa en la que Musk ha invertido 100 millones de dólares, detalló los pequeños pasos que ha dado hacia ese objetivo. La compañía describió un robot "parecido a una máquina de coser" que puede implantar hilos ultrafinos en las profundidades del cerebro. Con esto, esperan comenzar a trabajar con sujetos humanos en el segundo trimestre del próximo año, ya que hasta el momento sólo ha sido provado en un mono, el cual era capaz de controlar un ordenador con su cerebro.

Según la empresa, el sistema será capaz de leer y escribir grandes cantidades de información. Pero al igual que con muchas otras empresas de Elon Musk, como naves espaciales o túneles futuristas, uno de los mayores desafíos puede ser que sus científicos estén a la altura de su gran visión.

El dispositivo consiste en una pequeña sonda que contiene más de 3.000 electrodos unidos a hilos flexibles -más delgados que un cabello humano- que pueden monitorizar la actividad de 1.000 neuronas. Según la firma, este sistema sería capaz de apuntar a áreas muy específicas del cerebro, lo que lo haría quirúrgicamente más seguro. Además sería capaz de analizar las grabaciones mediante el aprendizaje automático, lo que permitiría determinar qué tipo de estimulación se le debe dar a un paciente.

"No es como si de repente tuviéramos este increíble encaje neural y nos apoderáramos del cerebro de la gente", señaló Musk durante su presentación. "Llevará mucho tiempo".

Al igual que la inteligencia artificial, la idea de insertar un dispositivo en el cerebro que permita una comunicación rápida entre humanos y computadoras se convierte rápidamente en una fantasía científica.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios