Tendencias | Noticias | 25 NOV 2020

Empatizar, empoderar y facilitar experiencias para implantar con éxito nuevas fórmulas de trabajo

En los meses que llevamos de pandemia, el teletrabajo ha pasado de ser una opción a una necesidad para que las organizaciones continuaran operativas. Esta nueva forma de trabajar ha traído consigo muchos cambios que, lejos de desaparecer en la llamada 'nueva normalidad', deben consolidarse para que las compañías, más allá de seguir funcionando, puedan crecer.
mesa vmware
Natalia Mosquera

Nuevos estilos de liderazgo, un mayor enfoque en el empleado que se convierte en parte activa de esta transformación cultural y una redefinición del concepto trabajo son algunos retos que han identificado los asistentes a la mesa redonda organizada por ComputerWorld en colaboración con VMware, bajo el título “Impulsar el crecimiento, el reto más crítico para las organizaciones”.

A pesar de que la mayoría de las empresas participantes en el debate tenían en gran medida contemplado el teletrabajo en su cultura corporativa como medida de conciliación, la adopción masiva de esta fórmula plantea una revisión de los modelos de liderazgo y relación, en los que la conexión emocional adquiere todo el protagonismo. María José Talavera, country manager de VMware, habla de “abandonar jerarquías y apostar por generación de influencia y capacidad de empatía y evolucionar hacia modelos de dirección no basados en la inspección sino en la confianza en los dos sentidos”. Para lograrlo, es fundamental que las empresas den un giro de 180º y adopten, en palabras de Álvaro Vázquez, director de gestión de personas de Securitas Direct, “la cultura de la libertad y la autonomía en definitiva, del empoderamiento que favorece un mayor compromiso de las personas”.

 

Experiencia de empleado como facilitadora del cambio

Las experiencias compartidas durante la jornada han demostrado que la tecnología no es un ‘stopper’ para esta transformación sino más bien, como sostiene María Pilar Feliz, responsable de personas de Nedgia (Grupo Naturgy), “un driver que soporta esta evolución”. En este sentido, Belén Ayala, responsable de comunicación interna de Línea Directora Aseguradora, defiende “poner la tecnología al servicio de las personas y trasladar toda la experiencia del cliente al empleado que favorezca esa excelencia operativa y transformación cultural”. Esto ha sido clave para Prisa, una compañía fiel a una forma de trabajo 100% presencial, que ha conseguido que “el usuario pase de ser la principal barrera al cambio a solicitar continuamente nuevas soluciones”, explica César Rodríguez, responsable de puesto de usuario de Prisa Tecnología.

 

Un modelo intermedio

La entrada en la ‘nueva normalidad’ ha hecho que algunas organizaciones se replanteen la presencia física en la oficina no sólo “para recuperar esa parte humana y personal que en la oficina sigue saliendo de forma natural”, como explica Laura Garrido, CTO de Ferrovial, sino también como “un espacio clave para crear y compartir”, apunta Joaquín Hormaechea, director de talento, cultura y comunicación interna de Repsol. Hormaechea está convencido de que “la simbiosis que supone la unión física en la generación de ideas es única” y por ello, anticipa “un modelo de trabajo flexible (al menos para su organización), en el que “la palabra ‘trabajo’ como ‘tarea’ queda anticuada y se enfoca en la capacidad de crear valor”.

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios