Actualidad
Chip
China
Estados Unidos

Estados Unidos abre líneas de diálogo con Taiwán y reaviva la cuestión de los chips

A pesar de la tensa relación que la potencia norteamericana vive recientemente con China a causa de los semiconductores, la Administración Biden discutirá en octubre un nuevo proyecto de la ley de chips con Taiwán.

China-EEUU-Taiwán

Estados Unidos acerca posturas con Taiwán. A pesar de la tensa relación que la potencia norteamericana mantiene con China como consecuencia de la carrera por el liderazgo tecnológico y la soberanía de los semiconductores,  Estados Unidos ha abierto líneas de diálogo con Taiwán. En concreto, la Administración Biden mantendrá conversaciones con el estado insular el próximo mes de octubre para discutir una nueva legislación nacional. El objetivo, tal y como apuntan las medidas previas tomadas en el marco del plan del gobierno americano destinado a desarrollar la industria local de semiconductores, consiste en estimular la fabricación y el diseño de chips en el límite de sus fronteras. Así lo ha revelado una fuente de la diplomatura norteamericana en Taipéi, según recoge Reuters.

 

Ley de Chips y Ciencia

Los esfuerzos del Gobierno estadounidense por perfilarse como líder tecnológico global son innegables. En este contexto cabe recordar fue el mes pasado cuando el Ejecutivo estadounidense capitaneado por el demócrata Joe Biden refrendó la Ley de Chips y Ciencia. Así, en el marco de la norma, el presidente autorizó alrededor de 52.000 millones de dólares en subsidios con el objetivo de competir en términos científicos y tecnológicos con uno de los líderes mundiales en este sector, China. Sin embargo, por si esto no fuera suficiente, la legislación contempla una bonificación fiscal del 25% en la inversión en plantas de chips que se traduce en 24.000 millones de dólares, además de una inversión de 200.000 millones de dólares a 10 años vista para promover la investigación científica y la innovación. Un plan de acción que el mandatario no dudó en tildar de “histórico” ya que pretende “fabricar el futuro en Estados Unidos”.

Sin embargo cabe recordar que las medidas tomadas por el Gobierno de Biden sobre la cuestión de los chips no siempre han estado exentas de polémica. Si recientemente las autoridades norteamericanas ponían coto a la exportación de semiconductores a China e impedían que las empresas tecnológicas estadounidenses que reciban fondos federales construyan en el país asiático instalaciones de "tecnología avanzada" durante una década, ahora el Gobierno americano planea extender las restricciones del envío de semiconductores estadounidenses al país asiático a partir del próximo mes. De hecho, será el propio departamento de Comercio el que publique nuevas regulaciones basadas en las restricciones comunicadas a través de cartas a principios de este año a tres empresas nacionales: KLA Corp, Lam Research Corp y Applied Materials. No obstante, al menos por el momento, se desconocen más detalles.

 

Taiwán, actor clave

En la estrategia del Gobierno americano, Taiwán se ha perfilado como un player importante. Muestra de ello es la inversión realizada en el país a través de empresas como TSMC o GlobalWafers. Sandra Oudkirk, directora del Instituto Estadounidense en Taiwán, ha asegurado que el marco de colaboración de Comercio e Inversión en Tecnología entre Estados Unidos y Taiwán (TTIC) ha ayudado a elevar y priorizar los compromisos económicos entre ambas potencias. "TTIC es una plataforma poderosa que ya estamos utilizando para abordar los desafíos en el espacio de los semiconductores, como la escasez crítica de chips que afecta negativamente a múltiples sectores de la industria".

Así, avanzó que el próximo “compromiso” contará como escenario principal con Washington. “Entre el 12 y el 14 de octubre planeamos organizar una mesa redonda para compartir más sobre cómo se implementará la Ley de Chips y Ciencia en los Estados Unidos", dijo Oudkirk. "Además de las inversiones de Taiwán en hardware y tecnología a través de los incentivos proporcionados por la Ley de Chips y Ciencia, Estados Unidos busca el apoyo continuo de la industria de Taiwán a medida que logramos conectar el talento local y el ecosistema innovador de aquí con EE.UU y otros socios de ideas afines”.  De esta forma, a pesar de la falta de vínculos diplomáticos formales, Taiwán ha querido presentarse ante Estados Unidos como un aliado confiable, especialmente en un momento marcado por la continuidad de la crisis de semiconductores a escala global.



TE PUEDE INTERESAR...

Contenido Destacado

Webinar Ondemand

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Black Friday Checklist Infobip

Be Data Ready

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research