Tendencias | Noticias | 14 NOV 2019

Fábricas inteligentes: una oportunidad de entre 1,5 y 2,2 billones de dólares en todo el mundo

La economía global podría verse beneficiada de forma sustancial gracias al aumento de productividad, la mejora de calidad y el crecimiento de cuota de mercado que pueden propiciar las fábricas inteligentes, según un informe de Capgemini.
fábrica industria
Redacción

Las fábricas inteligentes podrían aportar entre 1,5 y 2,2 billones de dólares a la economía mundial de aquí a 2023. Así lo indica el informe Smart Factories @ Scale, elaborado por Capgemini tras encuestar a más de 1.000 directivos de grandes empresas industriales en 13 países, y en el que la consultora identifica los dos retos principales que afrontan las empresas a la hora de conseguir la implantación de las plantas 4.0: la convergencia entre el mundo de TI y de TO y el conjunto de conocimientos y competencias requeridos para impulsar la transformación.

En todo caso, si estos retos se superan y se potencia este nuevo modelo de plantas, la productividad y calidad mejorarían notablemente, así como la propia cuota de mercado de las organizaciones, sin olvidar la mejora de los servicios al cliente. El problema, reza el estudio, es que dos tercios de esta contribución aún están en vías de materializarse: la eficiencia desde el diseño y la excelencia operativa a través del uso de la información en tiempo real, contribuirán en igual medida.

China, Alemania y Japón son los tres primeros países en adopción de la fábrica inteligente, seguidos de cerca por Corea del Sur, Estados Unidos y Francia.

 

Mejoras en la adopción

Si se comparan las cifras del informe de este año con las del realizado hace dos se observa que ha aumentado el número de organizaciones que están acometiendo la digitalización de sus plantas (del 43% al 68% en 2019) y un tercio de las fábricas se ha transformado ya en instalaciones inteligentes.

Los planes actuales de los fabricantes pasan por tener un 40% más de fábricas inteligentes en los próximos cinco años y, en los próximos tres años, multiplicar por 1,7 sus inversiones anuales respeto a las de los últimos tres ejercicios.

 

El reto de la escalabilidad

A pesar de las buenas perspectivas, los fabricantes encuestados ponen de manifiesto que es difícil implantar y escalar las iniciativas y llegar a una situación de pleno éxito: solo el 14% considera que sus actuales iniciativas han tenido éxito, mientras que cerca del 60% señala que aún trabaja en conseguir una implantación a nivel general.

El principal reto para conseguir la implantación y escalabilidad de las iniciativas es la citada convergencia entre TI y TO, lo que incluye el despliegue e integración de plataformas digitales, la disponibilidad de datos y la ciberseguridad, que resultan aspectos fundamentales para asegurar la continuidad digital y permitir la colaboración.

Por otro lado, urge que las compañías cuenten con perfiles interdepartamentales que combinen ingeniería y fabricación, fabricación y mantenimiento, y seguridad y protección. Y son importantes las soft skills que permitan agilizar la resolución de problemas y las habilidades colaborativas.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios