Redes Sociales
Tecnología

“Hay personas muriendo por la desinformación”

El expresidente norteamericano Barack Obama ha emprendido una lucha contra la desinformación en aras de la democracia. Su visita a la Universidad de Standford, el prólogo.

Barack Obama

“Hay personas muriendo por la desinformación”. El expresidente norteamericano Barack Obama regresaba a California, concretamente a la ciudad de Palo Alto, enclave donde se yergue la codiciada Universidad de Stanford, con un mensaje contundente. Allí, en el corazón de Silicon Valley, lugar copado por los principales gigantes tecnológicos, la cabeza visible de la Fundación Obama comparecía públicamente reivindicando democracia y un uso responsable de la tecnología. Así, después de la luna de miel que protagonizaban el exmandatario y el hub tech por excelencia durante los últimos años, el regreso de Barack Obama ha venido protagonizado esta vez por un tono sombrío ante la amenaza que los gigantes tecnológicos habrían creado para la propia nación.

Partiendo del contexto descrito, el dirigente demócrata reclamó una mayor supervisión regulatoria de los gigantes de las redes sociales del país que, según su parecer, están debilitando las democracias a pasos agigantados al facilitar la proliferación de teorías de la conspiración, discursos de odio y mensajes extremistas. El discurso pronunciado en Stanford es solo el prólogo la evidente cruzada contra la desinformación de la que ya venía advirtiendo el líder.  

 

Acciones clave para abordar la problemática

La desinformación, la sobreinformación y las fake news han causado estragos patentes en diversas esferas; por ello no es de extrañar que el debate sobre los planes de acción para abordar la problemática se haya trasladado a las instituciones, universidades y campañas. Precisamente en la universidad, epicentro del desarrollo del pensamiento crítico, fue donde se expusieron diferentes estrategias para erradicar uno de los grandes males de las sociedades modernas. En este sentido, Obama afirmó que las empresas debían someter sus algoritmos patentados al mismo tipo de supervisión regulatoria que garantiza la seguridad de los automóviles, los alimentos y otros productos de consumo.

“Las empresas tecnológicas deben ser más transparentes sobre cómo operan”, dijo Obama en un discurso en la Universidad de Stanford, durante mucho tiempo una incubadora para el sector tecnológico en Silicon Valley. “Gran parte de la conversación sobre la desinformación se centra en lo que publica la gente. El problema más importante es qué contenido promueven estas plataformas”.

El expresidente apoyó las propuestas para reformar un escudo legal clave para las empresas de Internet: la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que protege a las plataformas de redes sociales de la responsabilidad por el contenido que publican sus usuarios. Los partidarios de tal cambio creen que obligaría a las empresas a involucrarse firmemente para frenar un comportamiento ilegal o peligroso, desde la venta de drogas hasta la desinformación con consecuencias igualmente dañinas.

 

Llamamiento a la responsabilidad social

Tras elogiar los beneficios transformadores que Internet nos ha brindado, instó a las empresas a anteponer la responsabilidad social a la búsqueda incesante de ganancias. “Estas empresas necesitan tener alguna otra Estrella del Norte además de simplemente ganar dinero y aumentar las participaciones en las ganancias”, apostilló. Asimismo utilizó el estrado como altavoz para defender las buenas prácticas en la materia desde los partidos políticos e instituciones tomando su caso como ejemplo para ganar las elecciones.

 

Rusia, el objetivo de la diana

Por todos es sabido que los discursos de Barack Obama son piezas de la oratoria a tener en cuenta; y en esta ocasión, como en muchas otras, no defraudó. Comenzaba calificando el presente como “otro momento tumultuoso y peligroso en la historia”, vinculando las amplias preocupaciones sobre las plataformas sociales con la interferencia electoral de Rusia en 2016 y la sangrienta invasión de Ucrania por parte del país. “Gente como Putin, y Steve Bannon para el caso, entienden que no es necesario que la gente crea [información errónea] para debilitar las instituciones democráticas” incidía Obama, “solo tiene que plantear suficientes preguntas, esparcir suficiente suciedad, planificar suficientes teorías de conspiración, para que los ciudadanos ya no sepan qué creer”.

En la competencia entre la verdad y la falsedad, la cooperación y el conflicto, el diseño mismo de estas plataformas parece estar inclinándonos en la dirección equivocadaY estamos viendo los resultados”. “Hay personas muriendo por la desinformación”.



Especial Sanidad

Be Data Ready

Eulalia Flo Cloud

Communications Platform for Business

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research