Tendencias | Noticias | 29 ENE 2020

ICT Trends arroja las claves tecnológicas para 2020 y más allá

Las empresas y la sociedad habitan un novedoso escenario. Las prioridades económicas mutan, el riesgo debe afrontarse con nuevas reglas, las fronteras digitales se amplían a clientes y empleados y 5G y la informática cuántica llegan para disrumpir el mercado. Sobre este marco se ahondó en un evento de IDG en Madrid.
belle maldonado ict trends 2020
Alberto Bellé y Fernando Maldonado, analistas de IDG Research.
Esther Macías / Imagen: Garpress

El equipo de análisis de IDG Research, directivos de sectores tan diferentes como el mundo de la banca, el retail o la industria naval y expertos en tecnologías de la información aportaron su visión y perspectiva sobre las que serán las grandes tendencias de este año en ICT Trends 2020, evento organizado por el grupo IDG con la colaboración de jugadores de la industria TIC como Uniway, Sothis, Kyocera, Iecisa y Qlik.

La jornada arrancó con la constatación de una realidad: “Para afrontar la década, hay que ver las cosas de otra manera, una nueva mentalidad se abre camino”, espetó Alberto Bellé, analista de IDG Research. Según el portavoz, “lo que diferenciará a unas empresas de otras será su capacidad de ver las oportunidades y riesgos que otras no ven”.

Tanto Bellé como Fernando Maldonado, también analista en la firma de análisis del grupo IDG, subrayaron la existencia de un nuevo paradigma empresarial en el que ahora se valora el impacto que las decisiones corporativas tienen para el cliente, el empleado y la sociedad en su conjunto, “no solo para el accionista, como era habitual hasta hace poco”. Que este nuevo mantra tenga éxito y no quede en una mera declaración de intenciones exige otra forma de mirar y de actuar. Abrazar las bases de la economía circular es parte de este nuevo juego. “Es un imperativo para la competitividad de los negocios”, recalcó Bellé. Eso sí, añadió Maldonado, “cada empresa entiende la sostenibilidad a su manera; por ello, debe producirse una redefinición de qué es lo que hace a una empresa sostenible o no”.

Luis Álvarez Satorre.

El experimentado directivo del sector tecnológico Luis Álvarez Satorre, antiguo CEO de BT Global Services y en la actualidad CEO del grupo SIA, recientemente adquirido por Indra, ahondó en esta realidad y en el ‘liderazgo 3D’ que requiere. “Cambiar un paradigma basado en la obsesión de servir al accionista por otro en el que toman protagonismo otros stakeholders exige un cambio de mentalidad”, explicó. Sobre todo, apuntó, porque, además, los clientes ya no son como eran y para ellos elementos como el precio no es un elemento diferencial: “Hay muchas personas que prefieren pagar más por productos sostenibles y cuya fabricación respete los derechos laborales. Se genera una nueva conciencia de cara a  los clientes pero también a los empleados; a estos últimos les preocupa la flexibilidad, la conciliación, que su compañía sea comprometida…”, argumentó. El gran cambio, para Álvarez Satorre, es que “la RSC (Responsabilidad Social Corporativa) ya forma parte del ADN empresarial”.

Todo esto, según el directivo, precisa de un nuevo liderazgo basado en tres dimensiones: “La evangelización de esta realidad, el engagement (empatizar con empleados, clientes, inversores…) y una ejecución diferente en la que ya no vale todo y donde la sostenibilidad y la experiencia de clientes y empleados es importante”. El portavoz tiene claro, y así lo reconoció, que las empresas que tienen mejores resultados económicos son precisamente aquellas con clientes y empleados más satisfechos. “El impacto social es fundamental; urge ir más allá de la simple ecuación financiera y este cambio de mentalidad es una opción personal”, concluyó.

 

Nuevas reglas para afrontar el riesgo

Los analistas de IDG Research insistieron en tendencias como la entrada del riesgo tecnológico en el comité de las empresas o la emergencia de conceptos como la autorregulación o la corregulación. “En el caso del desarrollo e implantación de una tecnología como la inteligencia artificial se ve claramente la necesidad de que las empresas sean capaces de regularse y establecer unos principios éticos pues la velocidad a la que legislan los organismos reguladores siempre es menor que a la que se adoptan las innovaciones”, reflexionó Maldonado.

Una de las tendencias tecnológicas que surgió hace ya una década y hoy está plenamente en auge es cloud computing. “A pesar de que hubo dudas iniciales sobre este modelo, acerca de su seguridad, flexibilidad y adaptabilidad e incluso el nuevo modo de operar que conlleva), la realidad es que la nube ha entrado de lleno en las empresas”, según Hassan Kalantari, CEO de la compañía Uniway, dedicada a ofrecer soluciones y servicios de consultoría, integración, soporte y gestión para asegurar la integridad de los datos y la continuidad del negocio. “En la actualidad, los entornos empresariales son multinube y multiproveedor. Los sistemas de software y plataforma como servicio habilitan el empleo de soluciones que dotan de rapidez a las compañías”.

Hassan Kalantari, CEO de la compañía Uniway.

Para Kalantari, es una realidad, además, que las empresas estarán basadas en datos; “unos datos dispersos, dinámicos y distribuidos, lo que plantea un importante reto de gestión”. Si a esto, indica el portavoz, se añade la aparición del ancho de banda infinito que traerá 5G, las posibilidades que tendrán las empresas serán ilimitadas desde el punto de vista tecnológico. “Podrán tener sus aplicaciones en un cloud u otro y moverlas de forma dinámica”. La clave, subraya, será lograr que el cliente tenga todo el control de esta tecnología y las herramientas necesarias. “Desde Uniway ofrecemos la posibilidad de homogeneizar todo esto facilitando la monitorización de todos los sistemas”, apuntó.

 

Frontera digital hacia clientes y empleados

En la era actual, según los analistas, “la batalla digital se libra en la última milla”. El cambio de mentalidad que esto conlleva en el negocio es grande. “Los servicios están evolucionando a modelos de suscripción y se está acelerando el modelo del ‘todo como servicio”, apuntó Maldonado. “Estamos pasando claramente de una venta de productos a una venta de servicios”, añadió, recordando que el cliente actual también ha cambiado y ahora es mucho más exigente.

A esto se une otra problemática: “Los datos son el día a día de cualquier organización pero lo que vemos es que las empresas tienen una auténtica indigestión. Hay tal cantidad de datos que gestionar y estos están en tantos silos que el proceso de separar el grano de la paja es muy complejo”, como explicó Ceferino Raposo, arquitecto de negocio de Sothis, consultora que nació en 2008 para dar servicios informáticos a Mercadona y ahora trabaja para todo el mercado y acaba de expandirse a Portugal. La compañía se dedica al ámbito de la consultoría de TI, la automatización industrial y las implantaciones de SAP, además de trabajar en el desarrollo low code, entre otros aspectos. 

Ceferino Raposo, arquitecto de negocio de Sothis.

Raposo se lamentó de que en el mercado siga habiendo mucha “artesanía en el desarrollo de aplicaciones” y recordó que apostar por modelos de desarrollo más dinámicos, como el de código mínimo, aportan más agilidad y eficiencia y permiten “fallar rápido y desechar las ideas de negocio que finalmente se vea que no funcionan”.

La del cliente no es la única frontera que se digitaliza. Después de años en los que las organizaciones solo se han modernizado hacia fuera y de cara al cliente, llega el momento del empleado. Según IDG Research, la experiencia digital del empleado va a ser el gran acelerador de la transformación interna de las empresas en los próximos años, además de ser un elemento clave para cerrar la brecha existente entre el usuario y la tecnología. “El problema que nos encontramos aquí es de velocidad, de la rapidez con la que las empresas generen puestos para sustituir a otros que desaparecerán con la automatización”, según Maldonado. “Si las empresas no consiguen capturar los nuevos perfiles que necesitan a la velocidad que precisan, una brecha que puede ser anecdótica puede convertirse en macroeconómica”, apuntó Bellé.

El trabajo en sí mismo también muta: “Ya no consistirá en resolver tareas de forma eficiente sino problemas complejos de negocio y para ello se precisa otro tipo de talento, unos empleados con pensamiento crítico, gran capacidad cognitiva… elementos que hasta ahora las empresas no tenían en cuenta”, según Maldonado.

Para Jorge Rodríguez, jefe de producto de ECM & BPM en Kyocera, el gran problema que se da en las empresas hoy en día es que la mayor parte de estas “están muy jerarquizadas, tienen una cultura basada en el presencialismo y gran aversión al riesgo. Esta cultura limita a los empleados a la hora de que puedan tomar decisiones y aportar más a la compañía”.

Por otro lado, añadió, se producen numerosos silos departamentales: “La información no fluye”. La solución, según el portavoz, radica en automatizar tareas repetitivas y así poder extender el potencial de los empleados, empoderarlos”.

Jorge Rodríguez, jefe de producto de ECM & BPM en Kyocera.

En opinión del directivo de Kyocera, son los responsables de recursos humanos los que deben liderar estos proyectos. “Esto ayudará a que a la hora de digitalizar una organización, se acuerden del empleado”, cuya experiencia, según el portavoz, hay que medirla de forma transversal.

 

5G e informática cuántica como motores de innovación

Las apuestas de la firma de análisis en lo que respecta a tecnologías concretas que serán claves para 2020 y el próximo lustro se ciñen a dos conceptos: 5G e informática cuántica. Para Bellé, “5G no solo será conectividad. Va a abrir la puerta a la competencia digital en todos los sectores: el mundo de las entregas, el transporte, los hoteles”. Esta tecnología acelerará la digitalización de los productos y servicios e impulsará la entrada de una nueva ola de actores. Según éste, aunque tardará un tiempo en desarrollarse, la realidad es que “si una empresa no ha convertido su producto en un producto de datos se quedará fuera del mercado”.

Respecto a la informática cuántica, ésta “está llamada a cambiar las reglas de la computación”, según Maldonado, quien recuerda que esta tecnología que elevará los órdenes de magnitud del procesamiento, pero también el potencial de las amenazas, que se incrementará. “Lo que antes se hacía en miles de horas en un plazo de cinco años se podrá hacer en minutos. Podrán resolverse problemas que antes eran impensables de solucionar. Las empresas que dominen esta computación tendrán una clara ventaja sobre las que no lo hagan”, añadió Bellé.

Gonzalo Gómez Lardies, director de estrategia, marketing y comunicación de la consultora de TI Iecisa.

El director de estrategia, marketing y comunicación de la consultora de TI Iecisa, Gonzalo Gómez Lardies, profundizó en la innovación tecnológica disruptiva que traerán consigo estas y otras tecnologías. Eso sí, el portavoz avisó: “El éxito de cualquier iniciativa de innovación radica en que resuelva una necesidad de negocio. Si no, es puro marketing”.

Asimismo, resaltó como ejemplo de innovación un proyecto realizado por su compañía para la EMT, el operador de movilidad en superficie de Madrid, que ha desarrollado una plataforma que será la ventanilla única de acceso a todos los servicios de movilidad de la ciudad. 

Gómez Lardies resaltó como grandes tecnologías en las que la firma trabaja asiduamente el mundo de cloud, la ciberseguridad y big data, aunque apuntó que la siguiente gran ola en la que están poniendo el foco abarca las soluciones de identidad y biometría, la automatización y la robótica y la inteligencia artificial. “Pero seguimos buscando más opciones y modelos de negocio de mano de tecnologías más emergentes como la realidad virtual, internet de las cosas y blockchain donde también estamos empezando a hacer proyectos”, desveló.


 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios