La arquitectura empresarial ágil como impulsora de la innovación, a debate

La firma de análisis IDC y Foundry España (antes IDG Communications), en colaboración con Denodo, reunieron a destacados CIO y responsables tecnológicos en un desayuno ejecutivo en el marco del CIO Summit España 2022 celebrado recientemente.

Desayuno Denodo

Representantes tecnológicos de empresas públicas y privadas como SERMAS, ISDEFE, Aenor, Evo Banco, Iberdrola, Fluidra, GASIF (Cepsa), Prosegur, Adecco y IFA Retail (Grupo IFA) debatieron durante dos horas sobre el estado del arte de los proyectos cloud en curso y en particular de los beneficios y de los retos que plantea el gran volumen de datos, la mayoría desestructurados, y la gestión de los mismos.

“La nueva normalidad es el cambio constante”, arrancó Sebastián Miranda, analista de IDC España, en su intervención, que sirvió de marco para abordar el debate. El experto compartió datos de interés sobre el grado de digitalización y de adopción cloud de las empresas, además de los retos que plantea la gestión de datos.

El 90% de las compañías reconoce que tener una estrategia digital en la actualidad es una necesidad. Claro que esto no es ningún secreto teniendo en cuenta que, según la firma de análisis, en 2023 casi la mitad de las organizaciones generará más de la mitad de sus ingresos a partir de productos y servicios digitales.

En lo referente a cloud pública, las empresas españolas invierten en PaaS (32%), IaaS (26%) y SaaS (18%), aunque es el sabor híbrido la que más crece. El 45% de las empresas la adoptan por sus beneficios en los niveles de escalabilidad, seguridad y disponibilidad.

Las previsiones apuntan a que en 2025 un tercio de las cargas de trabajo de las organizaciones estarán en cloud.

Uno de los usos más extendidos de la nube será sin lugar a dudas la gestión del dato. En la medida que el volumen de datos aumenta exponencialmente de la mano de tendencias como IoT, es fundamental contar con herramientas que ayuden a extraer el máximo valor y acceder a los mismos, de una forma simplificada y ágil. A pesar de que se trata de una necesidad acuciante para las empresas, son muchos los retos a los que deben hacer frente. Tal y como ha citado Miranda “el coste y la complejidad de dar soporte a múltiples generaciones de infraestructura y el crecimiento del volumen y de la diversidad de datos perturba su almacenamiento, integración y gestión”.

A esto hay que añadir los costes en la nube, un aspecto que inquieta al 50% de los CEO según IDC y que también fue una de las preocupaciones más citadas entre los asistentes al almuerzo.

 

Dudas sobre la adopción cloud y certezas sobre la necesidad de acceder rápido al dato

El debate tuvo como punto de partida la evidencia de que muchos proyectos relacionados con la gestión y el acceso rápido a los datos no llegan a su fin y fracasan. Representantes de Denodo plantearon aquí la virtualización de datos como la oportunidad de hacer las cosas de una forma diferente.

Claro que el paso previo a la virtualización requiere la toma de importantes decisiones. Para las empresas que no han migrado sus datos a la nube por ejemplo, es fundamental decidir si conectarlo todo o hacerlo de forma independiente para ganar agilidad; para compañías que trabajan en la nube los retos tienen que ver con el tratamiento de los datos en sí mismos (muchas veces sensibles), las exigencias regulatorias, la latencia y los costes. “Las aplicaciones tienen que volar”, espetó uno de los CIO del sector salud que participó. En su caso se planteó subir la contingencia a la nube, pero los costes eran “altísimos”. Las cuentas no salieron.

Para el representante de ISDEFE lo verdaderamente importante es la seguridad. El órgano, que depende del ministerio de Defensa, tiene mucho legacy, lo que dificulta muchas veces el acceso al dato, y la única experiencia cloud con la que cuenta es la salida a 365. A pesar de las dificultades tiene claro que la nube es importante también a nivel estratégico. “Pensemos en el ejemplo de La Palma; quien tenía dinero en su casa lo perdió todo. Quien lo tenía en el banco lo ha podido recuperar”, ejemplificó.

En el SEPE la caída de una aplicación que corre en cloud supone un agravio, por lo que no plantean el salto a la nube per se. Tampoco lo hacen en el Grupo IFA, aunque sólo en lo relativo a las aplicaciones críticas. La firma ya trabaja con modelos SaaS y PaaS.

Muy diferente es el caso de GASIF, que nació como una escisión de Cepsa, sin un histórico. “Nos lo llevamos prácticamente todo a la nube”, dijo su portavoz, en referencia a la parte back, aunque ya están migrando al cloud también los sistemas de negocio más críticos, hasta ahora en local. En su intervención animó al resto de participantes a perder el miedo. “Las cosas pasan, dentro y fuera de casa”, reflexionó.

En la misma línea se pronunció el representante de Aenor en referencia a la confianza que le genera el modelo cloud. “En el caso del peor escenario, los servicios core sí que van a funcionar en cloud”, dijo. El desafío en su caso tiene que ver con las dos velocidades de las aplicaciones y el equipo de desarrollo, que se queda muy atrás siempre.

 

Garantizar la calidad del dato y contener costes

Los asistentes a la mesa coincidieron en que muchas veces hay tanto volumen de datos que los costes se elevan por tener datos que no se usan. También trataron sobre el problema de calidad del dato. Para extraerlo, apuntaron algunas voces, es fundamental contar con inteligencia artificial y hacerlo desde el diseño.

Preguntados sobre las necesidades que debe cubrir un proveedor en relación al acceso y consumo del dato, citaron la necesidad de ir un paso más allá del ciclo de ingeniería de software para hablar del ciclo de ingeniería del dato; la necesidad de detectar y eliminar la duplicidad de datos, de abordar su transporte y modelo de gestión unificado que garantice su disponibilidad.

La propuesta de Denodo es muy clara. Para entenderla podemos pensar en cómo funciona Amazon, el usuario pide cualquier producto y le llega, independientemente del proveedor y de dónde se encuentre. “Imaginaos eso con los datos”, dijo Jaume Brunet. “Denodo integra, gestiona y entrega de forma lógica los datos distribuidos en diversas fuentes a lo largo de la empresa.



TE PUEDE INTERESAR...

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Gamificación Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: