Tendencias | Artículos | 12 ABR 2002

Las aplicaciones móviles de datos, claves en los sectores de consumo y distribución. En el futuro, generadoras de nuevas fuentes de ingresos

Waldo García.
Las aplicaciones construidas sobre las posibilidades de la telefonía móvil van a constituir sin duda, durante los próximos años, una de las áreas de mayor dinamismo en el ámbito de los sistemas de información, en las empresas del sector de consumo y distribución. Estas aplicaciones, que estarán inicialmente orientadas a la reducción de costes y optimización de procesos, evolucionarán a posteriori hacia la generación de nuevas líneas de potenciales ingresos.

¿Que lleva a que nos mostremos tan convencidos?. Quizás sea interesante repasar brevemente cual ha sido la evolución de estas empresas, en cuanto a sistemas de información. Durante los pasados años, los departamentos de informática han centrado sus inversiones en sistemas de información, en la implantación de paquetes de gestión empresarial (ERP), que ayudan sobre todo a la realización de los procesos de back-office, sustituyendo sistemas a medida o aplicaciones específicas que cubrían estas funciones. La siguiente área de actuación esta siendo la utilización de aplicaciones que ayuden en la realización de procesos de gestión, más complejos y de mayor valor añadido, como son entre otros, la planificación de la cadena logística o la gestión de las relaciones con los clientes. De ahí el auge que están teniendo los sistemas de información de SCM o CRM. Esta evolución viene dada por la voluntad de las empresas líderes del sector en potenciar la orientación a sus clientes y consumidores, a la vez que proseguir en una continua reducción de sus costes de operación. Sin embargo, muchas empresas se están dando cuenta de que para conseguir verdaderamente un retorno de las inversiones realizadas, no sólo necesitan extender algunas de estas funcionalidades a su personal de campo, sino que este colectivo, en muchos casos uno de los activos más importantes y valiosos de la empresa, necesita aplicaciones específicas, que soporten su operativa diaria en la calle, si verdaderamente se pretenden conseguir los objetivos antes mencionados. No hay que olvidar que una de las claves de la orientación a clientes que están abordando muchas empresas pasa por mejorar el servicio prestado, y éste, al fin y al cabo, es función de la calidad de la información que se presta y del tiempo de respuesta.
La disponibilidad por parte del personal de campo de aplicaciones que le permitan acceder en tiempo real a la información, desde cualquier lugar y en cualquier momento, incide directamente en la calidad del servicio. De alguna forma se consigue la extensión real de la empresa, en aspectos comerciales, servicio técnico y servicio al cliente, entre otros, más allá de su ubicación geográfica, hasta la misma casa de su cliente.
Recordemos a su vez que muchas funciones comerciales, logísticas, administrativas, dependen en gran medida del traspaso de información del personal de campo, como pedidos, devoluciones, ordenes de servicio, etc., a partir de cuya recepción se desencadenan todo tipo de procesos logísticos y productivos. La posibilidad de sustituir, lo que hasta ahora eran envíos de información parciales y dependientes de una conexión telefónica fija o de una conexión del dispositivo móvil a un PC, por un flujo constante de información en tiempo real, permite agilizar muchos procesos y permite muchos más grados de libertad en las operaciones en los almacenes, delegaciones y plantas de fabricación.

Hacia la movilidad empresarial total
Las nuevas tecnologías en telefonía móvil como GPRS, y en el futuro la tercera generación basada en UMTS, contribuyen a los objetivos anteriormente mencionados gracias a las características que las diferencian del acceso móvil tradicional a un entorno de datos: un mayor ancho de banda, la posibilidad de estar siempre conectado (always on), servicios de valor añadido como la localización, y la aplicación de esquemas de comercialización de la tecnología basados en eventos en lugar de minutos (por ejemplo, por pedido realizado en lugar de por Kb cursado o por minuto conectado). Este conjunto de características posibilita que las aplicaciones empresariales de los sectores de consumo y distribución, que hasta el momento se han basado en redes de comunicación fijas, comiencen a extenderse hacia la movilidad, aprovechando las ventajas y beneficios que la misma proporciona.
La implantación real de estas aplicaciones será, sin duda, la clave del éxito. La puesta en marcha de algunas experiencias en Internet, nos han enseñado que sustituir una herramienta por otra, sin abordar una revisión y redefinición de los procesos implicados y modelos organizativos, puede crear resultados frustrantes. Asimismo, es indispensable disponer de un modelo de negocio claro y personalizado y, una vez analizado, apostar decididamente por él, sin despreciar aspectos tan importantes como la formación y el soporte al personal involucrado en una nueva tecnología, lo que en muchos casos es verdaderamente el más relevante de cara al éxito de la puesta en marcha de estas iniciativas.

Waldo García, manager de Accenture

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios