Contrato/Adjudica
Usuarios

Las entidades financieras refuerzan los sistemas de gestión de riesgos desde los departamentos de control y auditoría interna

Los expertos afirman que para un correcto control de riesgos son precisos tres niveles de actuación perfectamente integrados en la organización: control departamental de la propia actividad, área de control de riesgos y departamento de auditoría interna.

En el evento Oportunidades de mejora del control interno: control de riesgos y auditoría interna organizado recientemente por Atmira, diversos expertos expusieron algunas medidas que podrían ayudar a fortalecer la figura del control interno y auditoría dentro de las entidades, favoreciendo la optimización de la gestión de riesgos.

En concreto, expertos de varias de las entidades financieras y de seguros de crédito más relevantes del mapa financiero español reconocieron errores pasados en el control de riesgos de la banca, evidenciados en gran medida por las debilidades reveladas en buena parte de la banca internacional, las cuales han puesto en cuestión a los modelos de riesgos utilizados por sus sistemas de control.

Nuevo ciclo
Los expertos confirmaron que la constatación de estas debilidades ha generado una toma de conciencia de la situación, que va a marcar el inicio de un nuevo ciclo, en el que señalaron como factor clave y determinante la necesidad de una mayor integración de estas unidades en el gobierno corporativo de la organización a través de la participación en decisiones estratégicas de la entidad, manteniendo el punto de vista neutral, independiente y ejecutivo que les caracteriza.

Destacaron que sería aconsejable que hubiera información específica sobre auditoría interna en las memorias anuales, así como la necesidad de contar con mayor número de recursos para cumplir con los objetivos marcados de forma perdurable en el tiempo, o la relevancia de la transferencia - tanto a los grupos de interés de las entidades (inversores, accionistas, supervisores, etc.) como al mercado -, de las funciones, actividades y resultados de las unidades vinculadas al control interno.

Para Esteve Ponsa, socio consultor de Atmira, “las unidades de control interno y auditoría interna, deben de tener una mayor participación en la mejora de la imagen corporativa, mejorar su alineación con los objetivos de negocio de la entidad a través del gobierno corporativo, potenciar la integración en la gestión de riesgos y tener una mayor participación en la gestión del cambio dentro de la organización. Sin olvidarnos de poner al servicio del control interno la tecnología necesaria para hacer frente a la nueva situación a la que se enfrentan y mejorar así la eficiencia y competitividad de las mismas.



Contenido Patrocinado

sitio web, internet, portátil, pc TENDENCIAS

Especial Sanidad

Be Data Ready

Webinar Commvault Metallic

Communications Platform for Business

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research