Tendencias | Noticias | 30 ABR 2018

"Lo que se definió como IA ya está hecho, pero no hemos conseguido inteligencia"

Luis Perez-Breva es el Director del ?Innovation Teams Enterprise? una iniciativa conjunta de las escuelas de ingeniería y negocio de MIT, un programa del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts que enseña a sus alumnos a innovar, algo que sí, sostiene, se aprende. Barcelonés de nacimiento, tiene un doctorado en Inteligencia Artificial.
Luis Pérez, profesor del MIT
Nerea Bilbao

De inteligencia artificial se empezó a hablar hace muchas décadas, pero parece que últimamente se ha dado una explosión del concepto otra vez. ¿Qué es lo que ha favorecido a esta explosión?

Esta explosión ha pasado cada diez años. Nos olvidamos, pero cada diez años hay un enorme interés en inteligencia artificial y de repente se muere. Esto es horrible para el campo. El motivo por el que aparece ahora se debe a todos estos esfuerzos de marketing de Google y otros que utilizaron lo que se llama deep learning, que es una de las muchas técnicas que hay de machine learning, para demostrar que podían vencer al campeón del mundo de Go. Es un juego muy difícil desde el punto de vista de la computación, porque hay muchas posibilidades. Y lo que se ha demostrado básicamente es que deep Llarning nos permite hacer eso. No hay que restar ningún mérito a este logro, que es muy técnico; ha requerido muchos ingenieros detrás de la tarea para conseguir cumplirlo. Pero aparte de eso lo que ha generado esta explosión y a la vez esta especie de casi miedo y fobia hacia la inteligencia artificial es una profunda incomprensión de lo que realmente ha conseguido, de lo que realmente se está intentando hacer y de los límites actuales.

 

¿Cuál es esa incomprensión?

La gente está muy confundida. La gente ha visto muchas películas. Y además, las últimas películas en las que salen robots son todas horribles; máquinas que se cargan al cuidador, después de que el robot haya sido entrenado durante meses, lo que no sé si es una alegoría de la esclavitud o si realmente es una alegoría de la inteligencia artificial (ríe). Y claro, la gente oye esas dos palabras de inteligencia artificial, ve esas películas y cree que estamos aquí. Pues no estamos aquí ni de lejos. No estoy seguro ni de que estemos yendo hacia ahí.

Hace décadas, cuando los ordenadores aún se operaban con llaves inglesas, los fundadores del campo imaginaron que algún día íbamos a tener ordenadores realmente inteligentes y, sin verdaderamente definir inteligencia, dijeron que un ordenador sería inteligente cuando fuese capaz de interaccionar con nosotros de una manera que fuese indistinguible de la de un humano y cuando pudiese, de alguna manera, vencer a humanos en juegos de estrategia que en aquel momento se consideraron reflejo de la inteligencia.

Lo que pasa es que desde entonces hemos aprendido muchísimo y ahora sabemos muchas cosas; primero, aquello que utilizaron los fundadores del campo para definir la inteligencia ya está hecho, lo hemos conseguido. El problema es que no hemos conseguido inteligencia. Porque en paralelo al desarrollo del campo desde ese punto de vista hemos aprendido que la inteligencia es mucho más compleja que esas cosas y que reproducirla en estilo humano no es tan siquiera un buen objetivo. Eso sí, desde el punto de vista del marketing se están vendiendo las herramientas matemáticas súper sofisticadas que han permitido avanzar, como si el ordenador fuera inteligente. Y lo cierto es que no. Que lo que hemos aprendido es hacer que un ordenador sea capaz de ganar a un humano en un juego de estrategia. Es un gran logro, pero una de las maneras de ver que no hemos solucionado el problema es que si de repente alguien aumentase el número de casillas del tablero de Go una por cada lado, no está tan claro que venza a Go. Es decir, que hemos conseguido una victoria muy pequeña con unas herramientas matemáticas muy sofisticadas y muy buenas, pero no hemos llegado ni nos hemos acercado ni una pulgada a lo que es el objetivo de la inteligencia artificial.

Lea la entrevista completa en el especial Inteligencia Artificial de ComputerWorld haciendo clic aquí



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios