Tendencias | Noticias | 21 MAY 2020

Los CIO vuelven a poner la mira en el ahorro de costes

Un informe de GlobalData asevera que las empresas eliminarán muchos proyectos de TI previstos para 2020 y 2021. A largo plazo sí se reactivará la inversión en infraestructura de TI y comunicaciones.
hucha dinero
Redacción

“A pesar de que el panorama a largo plazo es positivo para el gasto en infraestructura de TI, el futuro inmediato parece sombrío. Las empresas reducirán de forma agresiva los costes durante el resto de 2020 y hasta 2021. Los proyectos de TI se reducirán y la adopción de algunas tecnologías, como es el caso de edge computing e internet de las cosas, será más lenta de lo esperado”, indica David Bicknell, analista principal del equipo de investigación de la firma de análisis GlobalData, que acaba de lanzar un informe llamado COVID-19 Impact on IT infrastructure Equipment, en el que profundiza en los efectos que la pandemia tendrá en el gasto tecnológico a escala global.

El informe muestra que el foco de las empresas a corto plazo será el ahorro, no el gasto, a pesar de que a largo plazo habrá necesidad de infraestructura de TI como centros de datos, TI en nube y redes, todas tecnologías claves para apoyar el cambio de los procesos de negocio. Una tendencia, que, apuntan los analistas de la firma, favorece claramente a empresas como Amazon, Microsoft y Google, que ocupan un lugar predominante en estos nichos de mercado.

 

Urge una revisión pospandémica de la situación de TI

Desde GlobalData destacan la buena respuesta tecnológica ante las fuertes demandas de teletrabajo, de conexiones, videoconferencias… No obstante, aunque el informe apunta que la infraestructura de TI se las ha arreglado bien en la primera etapa de la crisis, recuerda que habrá una mayor necesidad de esta a largo plazo de cara a materializar el cambio que es preciso en las prácticas comerciales. “Aunque la infraestructura de TI ha sobrevivido hasta ahora a la prueba de COVID-19, los clientes y proveedores deberían llevar a cabo una revisión pospandémica para identificar y corregir cualquier fallo en la infraestructura”, recomienda Bicknell, que añade que el riesgo que subyace es que al estar todas las empresas en 'modo de supervivencia' olvidarán abordar los ajustes que sean precisos hasta que llegue la próxima crisis. 

Respecto a las empresas de TI, el analista señala que aunque estas pretenden que los clientes sigan ciñendose a un ciclo de vida basado en la retirada de tecnología y la actualización de la misma, la realidad es que después de COVID-19 los clientes reducirán los costes y pasarán a depender solo de aquellas soluciones e infraestructura que ya tienen. Por otro lado, apunta, cualquier fabricante cuya cadena de suministro dependa demasiado de China debería tomar medidas y adoptar un enfoque basado en múltiples ubicaciones si quiere reducir al mínimo alteraciones en el futuro".

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios