Tendencias | Noticias | 12 SEP 2013

Los fabricantes de chips aprovechan las oportunidades del "wearable computing"

Los fabricantes de chips están respondiendo a la nueva tendencia del wearable computing con nuevos diseños de procesadores para aprovechar la oportunidad de dar vida a tecnologías existentes de chips que fracasaron anteriormente.
Chip Intel Itanium
Agam Shah. Computerworld

Numerosos fabricantes de chips están utilizando la feria IFA de Berlín para anunciar los nuevos chips y ordenadores. Texas Instruments ha presentado un chipset proyector para wearable computers, mientras Qualcomm hecho lo mismo con un reloj inteligente denominado Toq, el mismo día que Samsung, que fabrica sus propios chips, presentó su reloj Galaxy Gear.

 

Toq, que se comercializará en el cuarto trimestre, es una forma para Qualcomm de mostrar sus nuevas tecnologías de pantallas y de sus sistemas microelectromecánicos.  El elemento más sobresaliente de este teléfono es la pantalla Mirasol, que se considera más eficiente energéticamente que otras tecnologías de pantalla como las LED y OLED. Mirasol comparte características de las pantallas de tinta electrónica que vemos en muchos e-readers, ya que la pantalla no da reflejos a pleno sol.

 

El reloj utilizará también sensores y tecnología inalámbrica de recarga de Qualcomm, además de tecnología propia de Bluetooth para conectarse con altavoces y teléfonos. Además, tiene una pantalla de 1,55 pulgadas, pesa 90 gramos y ofrecerá “días” de vida de batería, según la compañía, aunque el portavoz no dio una cifra concreto. El reloj funcionará con teléfonos que lleven Android 4.0.3 y superior para dar música y enviar notificaciones que aparezcan en el dispositivo.

 

Por otro lado, el chipset de Texas Instruments puede adaptarse a gafas, relojes o dispositivos móviles, y proyecta imágenes con una resolución de 640 x 360 pixels en pantallas o dispositivos de realidad aumentada. Según la compañía, el chipset ofrece el doble de resolución que su predecesor, tiene el doble de luminosidad y utiliza la mitad de energía. El chipset utiliza la misma tecnología MEMS que está en el proyector de más alta resolución de TI.

 

Los dispositivos “para llevar puestos” presentan una oportunidad para los fabricantes de chips de utilizar tecnología que puede no haber tenido éxito hasta la fecha, ha afirmado Jim McGregor, analista principal de Tirias Research.

 

La pantalla Mirasol de Qualcomm no tuvo éxito en tabletas y e-readers, pero funciona bien en relojes inteligentes gracias a sus características de bajo consumo de energía. También las tecnologías inalámbricas WiPower de carga y Bluetooth, consiguen que no haya puertos, ha expresado McGregor.

El siguiente paso para los fabricantes de chips es reducir el consumo de energía y el tamaño. Por ejemplo, según McGregor, los procesadores digitales de señal incluidos en dispositivos móviles para correr tareas específicas, podrían reemplazar las CPUs de bajo consumo en estos dispositivos.

La reducción del tamaño de los componentes es una prioridad para Google cuando trata de ofrecer una duración de batería mayor al Google Glass, al tiempo que le hace parecer más natural.

 

Google Glass corre sobre un procesador ARM de doble núcleo, pero el reto es reducir el consumo de energía en el procesado de vídeo, ha afirmado Babak Parviz, fundador y director del proyecto Google Glass en Google, en un discurso en la Hot Chips Conference de Stanford, California. “Lo que tenemos hoy es un buen primer paso, pero no es suficiente especialmente para el procesado de vídeo. Porque cuanto más éxito tenga esta plataforma, vamos a tener que recoger y procesar más vídeo”, comentó Parviz.

 

Otra aplicación potencial para estos dispositivos es la “Internet de las cosas”, un término utilizado para describir instrumentos de recogida de datos con procesadores embebidos que transmiten pequeñas proporciones de información a grandes almacenes de datos. TI y Qualcomm desarrollan estos procesadores utilizando diseños de ARM, que está profundizando en el espacio embebido.

 

Cuando ARM mira al futuro, el espacio embebido, incluyendo los dispositivos wearable  y la denominada “Internet de las cosas”, representa una tremenda oportunidad de negocio, afirmó Noel Hurley de ARM.

“El Internet de las cosas democratiza de alguna forma la electrónica. Hay una nueva y fantástica gama de microcontroladores.  Se puede hacer muchísimo ahora con microcontroladores de 32-bit” ha concluido Hurley.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios