Tendencias | Noticias | 03 NOV 2020

¿Qué amenaza el negocio de las tecnológicas en el próximo lustro?

Las compañías de servicios y soluciones de tecnologías de la información navegan en un escenario complejo, marcado por fuerzas que escapan a su control, como la guerra geopolítica o la pandemia de la COVID-19. En la capacidad de adaptación está su futuro.
covid, coronavirus, negocio
Créditos: Anastasiia Chepinska (Unsplash).
Redacción

Una ingente capacidad de adaptación y flexibilidad. Esto es lo que necesitarán las compañías de la industria tecnológica si quieren que su negocio siga prosperando o, simplemente, si aspiran a sobrevivir en un mercado cada vez más incierto en el que cada vez emergen más fuerzas que escapan a su control. Así lo ven los analistas de Gartner, que en su último informe Tech Providers 2025 reflexionan sobre las grandes tendencias que impactarán en los proveedores de TIC en los próximos cinco años.

Se trata, afirma Rajesh Kandaswamy, vicepresidente de investigación de la firma de análisis, de seis fuerzas que “están fuera del control” de estas empresas y que se acelerarán aún más en el próximo lustro, lo que obligará a las tecnológicas a “crear nuevos modelos, productos y relaciones para sobrevivir y, finalmente, alcanzar el éxito”.

La primera de estas se refiere al escenario geopolítico mundial, que está marcado por dos aspectos: la creciente tensión comercial global que existe desde hace unos años y que tiene a Estados Unidos y China como sus grandes protagonistas y la actual crisis internacional generada por la pandemia de la COVID-19. Desde Gartner afirman que la influencia de la guerra comercial en términos de estrategia de productos, adquisición de clientes, gestión del rendimiento empresarial y desarrollo corporativo está siendo y será negativa. Las empresas tecnológicas deberán ser conscientes de esta realidad e incorporar en sus planes y acercamiento al mercado modelos comerciales y operativos adaptados a este escenario.

Respecto a la COVID-19, no hay duda de que la pandemia ha impulsado en todo el mundo el trabajo a distancia y, junto a este, se ha reducido, entre otros aspectos, el gasto en viajes y ha mejorado la conciliación de los empleados; no obstante, esta realidad también tiene efectos negativos. Como apunta el citado estudio, para 2025 el 50% de los teletrabajadores tendrán que luchar contra aspectos negativos del desarrollo de su labor en remoto, como son la soledad, la falta de colaboración y otros obstáculos de comunicación. Para mitigar este riesgo, las tecnológicas tendrán que adaptar su estrategia de gestión del talento y ser conscientes de que esta tendencia no solo influye en sus empleados y trabajadores eventuales, sino también en los clientes y compradores.

 

La demanda y las expectativas de los clientes cambian

La segunda realidad que los proveedores de TIC deberán afrontar es que la tecnología y servicios que demandan sus clientes y las expectativas que tienen estos últimos se han transformado hacia modelos como cloud y tecnologías como la automatización. Los propios proveedores tendrán que asociarse para dar respuesta a las necesidades de determinados sectores verticales con nuevos productos.

Por otro lado, los clientes serán más exigentes y no solo demandan un ROI claro de la tecnología en la que invierten sino que sean los propios proveedores los que midan los resultados después de que se haya hecho la implementación. En suma: “Aquellas empresas que no puedan demostrar el valor realizado no podrán crecer o renovar sus clientes”, sentencia el estudio de Gartner.  

 

El reto de las tecnologías emergentes y los cambios en la dinámica de la industria

La aparición de tecnologías y tendencias disruptivas es positiva para el mercado, permite a sus actores diversificar su oferta, fortalecer sus productos y servicios, evitar la competencia y ser más eficientes, pero también conlleva nuevos desafíos. ¿Cómo hacerles frente? Según los analistas de Gartner, las tecnológicas tendrán que estudiar bien cuánto y cómo invierten en estas tecnologías si quieren generar y capturar más valor de estas.

Además, señala el estudio, de aquí a 2025, la dinámica cambiante que se ha instaurado en la industria obligará a las empresas de tecnología a ajustar sus estrategias, sus hojas de ruta en lo que respecta a la comercialización y su disposición a colaborar y competir simultáneamente con otros proveedores.

 

Cuidado con los nuevos (y también antiguos) rivales

Precisamente esta dinámica cambiante de la industria y los rápidos ciclos de desarrollo están provocando que la inteligencia competitiva sea una necesidad absoluta para los proveedores de tecnología. Ya no solo basta con poner el foco en la lista de los competidores conocidos, sino que hay que tener en cuenta a los nuevos entrantes. En algunos casos, recuerda el informe, proveedores de mercados adyacentes pueden trasladarse a nuevos mercados como una forma de aumentar los ingresos y la cuota de mercado.

Para ser más competitivas, las tecnológicas tendrán que analizar sus modelos de compra, la facilidad que ofrecen para hacer negocios, la experiencia del cliente, las demandas y ofertas generacionales, etc. En palabras de Kandaswamy, “en la era en la que 'toda empresa es una empresa tecnológica', los líderes de productos tendrán que competir más duramente con los antiguos proveedores no tecnológicos, los usuarios finales y los megavendedores por la cuota de mercado”.

 

Modelos de negocio disruptivos

En Gartner creen que los avances tecnológicos, la disponibilidad de capital y los ciclos de desarrollo más cortos que se producen ahora abren oportunidades a aquellas tecnológicas que sepan aprovechar los modelos comerciales disruptivos. Unos modelos basados, por ejemplo, en la comercialización de soluciones que combinan información, tecnología y operaciones en todo un ecosistema ampliado. De hecho, para 2025, según apunta el estudio, los proveedores de tecnología de mayor envergadura y más crecimiento generarán el 50% de sus ingresos a partir de modelos de negocio de este tipo o de plataformas que aprovechen la informática en la nube.

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios