Legislación
Unión Europea
Protección de datos

“Queremos una digitalización centrada en el ser humano, no oscura como en 'Black Mirror”

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, apuesta por conseguir la soberanía digital de la UE y anuncia leyes reguladores de la desinformación, la seguridad y la privacidad de los ciudadanos en el entorno online, mientras se avanza en tecnologías como la IA o la IoT.

vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova
Vera Jourova, vicepresidenta de la Comisión Europea.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, ha anunciado la próxima presentación de la Ley Europea de Libertad de los Medios, para luchar contra la desinformación, la Ley de Chips y la Ley de Datos que se unirán a las ya propuestas Ley de Servicios Digitales, la Ley de Mercados Digitales y la Ley de IA, con las que crear “un libro de reglas digital con el que conseguir dos objetivos principales: primero, la confianza y segundo, la excelencia y la innovación, que es absolutamente necesario” .

Jourova adelantó las futuras leyes destinadas a conseguir la soberanía digital europea, para alcanzar la “ambición de ser un agente, no un objeto de esta revolución digital. Debemos ser los que hacen las reglas, no los que las toman, y tenemos que hacerlo a la manera europea”, según enfatizó durante su reciente discurso en la conferencia Building Europe's Digital Sovereignty, celebrada en París.

Para la política checa, la digitalización ha traído enormes cambios y muchas oportunidades, pero reconoció ser consciente de que “existen riesgos, dado que las vidas del conjunto de la población cada vez más se mueven online y el flujo de datos personales y profesionales crece exponencialmente”.

Estos riesgos son por los que considera “absolutamente necesario” crear un libro de reglas digital para conseguir dos objetivos principales: primero, la confianza y segundo, la excelencia y la innovación. Ese "libro" contaría con las ya propuestas Ley de Servicios Digitales, Ley de Mercados Digitales, Ley de IA y las próximas apuestas de la UE; la Ley de Chips y la Ley de Datos.

Con todas ellas, la Unión Europea pretende conseguir la necesaria confianza en la digitalización, “y asegurarnos de que las personas puedan confiar en que la innovación es buena para ellos, no juega en su contra y que les permita permanecer en el centro de las soluciones digitales y no se reduzcan a meros donantes de datos. Queremos una transición centrada en el ser humano, no una realidad imaginada por la oscura serie futurista Black Mirror”.

Con este conjunto de normas, la Comisión europea pretende impulsar mayor transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en los entornos online, y en paralelo, brindar opciones a las personas para usar sus datos de manera consciente, “por ejemplo, para crear centros de datos de salud europeos o para obtener los mejores beneficios en contratos de bienes y servicios digitales”, explicó la vicepresidenta.

Para conseguir la excelencia, Jourova habló de promover la innovación, de desarrollar habilidades digitales y de aprovechar la gran cantidad de datos digitales europeos que tenemos y darles un buen uso, así como el potencial europeo para desarrollar soluciones digitales en IA o IoT, como impulsoras de la transición digital.

Legislar para frenar lo que nos puede dañar

Tanto las leyes ya presentadas como las que se van a proponer se enmarcan en el Plan de Acción Europeo para la Democracia, que el Goberno europeo propuso hace poco más de un año; un plan integral  con acciones tanto legislativas como no legislativas, que se empiezan ya a implementar, “para apoyar y proteger la democracia. La tecnología puede contribuir a ampliar las divisiones existentes, al abuso de datos personales para tratar de influir en nuestras preferencias de voto o empujarnos más hacia nuestras propias burbujas” según enfatizó la vicepresidenta.

Así, la UE está trabajando para imponer costes a los proveedores de operaciones de interferencia e influencia extranjeras, y en un nuevo pacto antidesinformación con los actores digitales, como Facebook y Google, pero también con el sector publicitario, para garantizar que sea más difícil amplificar la propaganda y proteger nuestro espacio de información.

Jourova incidió especialmente en la necesidad de implementar una nueva legislación para luchar contra la desinformación y habló de la futura Ley Europea de Libertad de los Medios, la cual calificó como de  “un esfuerzo sin precedentes” porque introduciría  “salvaguardias para proteger la independencia de los medios de comunicación y el pluralismo de los medios de comunicación en la UE”.

Para ello destacó la importancia del papel clave que deben desempeñar los reguladores de medios europeos independientes, que deberían fortalecer su cooperación entre ellos para unir esfuerzos en la protección de la libertad y el pluralismo del sector de la comunicación mediática.

Desde la Comisión Europea han visto como “la desinformación puede propagarse online como un reguero de pólvora, —enfatizó Jourova— por eso propuse una legislación sobre anuncios políticos para detener la microfocalización ilegal y arrojar luz sobre la esfera, a menudo oscura, de las campañas políticas online”. Para la vicepresidenta europea “los medios independientes son esenciales para la democracia, son sus guardianes y permiten a las personas tomar decisiones informadas, votos informados, basados en hechos, no en propaganda”.

Y es que, en su opinión, con el auge de las plataformas online, el contenido gratuito y el cambio de los ingresos por publicidad, los medios se han debilitado. Esa debilidad favorece la exposición de los ciudadanos a amenazas como los “poderes autoritarios, que quieren usar los medios como armas para difundir desinformación y manipular a la gente. Esto se hace aún más fácil online”.

Jourova aseguró que la legislación contra la desinformación se realizará con pleno respeto a la libertad de expresión, porque no se trata de regular el contenido, de crear un “Ministerio de la Verdad”, sino de generar un ecosistema social que sea capaz de reaccionar ante la desinformación y la manipulación.

La política checa garantizó que el enfoque de todo el plan que recoge estas regulaciones está basado en valores y derechos fundamentales, “con el fin de abordar los riesgos y poner la tecnología al servicio de las personas y la democracia”, según aseguró.



Contenidos Patrocinados

sitio web, internet, portátil, pc TENDENCIAS

Especial Sanidad

Be Data Ready

Webinar Commvault Metallic

Communications Platform for Business

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research