Tendencias | Noticias | 21 FEB 2017

Sólo el 8% de los trabajadores europeos desconfían de su jefe

En una época de cambio, la automatización y la transformación digital se consideran influencias positivas y fuertes.
Europa
Redacción

Una nueva investigación encargada por Ricoh Europe revela que el 91% de los trabajadores piensa que la disrupción digital, la incertidumbre económica y las turbulencias políticas cambiarán su forma de trabajar en un futuro cercano. Eso sí, un  95% cree a su vez que esta etapa de cambio será beneficiosa para sus negocios.

Según los trabajadores encuestados, la tecnología será la manilla que abra la puerta del éxito en el año venidero. Se espera que los efectos de la disrupción digital, así como las oportunidades y cambios provocados por la innovación competitiva ejerzan la mayor de las influencias, con una mayor automatización que ahorrará tiempo a los trabajadores para permitirles generar más valor. Esto incluye mejorar la comunicación con los clientes, aumentar la productividad mediante tecnologías colaborativas y utilizar tecnologías digitales para simplificar los procesos empresariales.

Estas conclusiones se han visto reflejadas al obtener en la encuesta que el 59% opina que las empresas en las que trabajan estarán en una posición más firme a finales de este año con respecto a su situación actual; que al 61% le gustaría que sus empresas echasen mano de la tecnología para equilibrar los cambios; y que el 66% cree que los responsables de sus empresas están preparados para afrontar un panorama cambiante. De hecho, solo el 8% de los trabajadores no confían en su jefe y el resto no están seguros.

Sin embargo, la investigación arroja una advertencia. En estos tiempos de cambio, las empresas deben procurar seguir siendo atractivas para los mejores talentos, ya que los trabajadores también buscan estabilidad en sus puestos. La estabilidad laboral, un respaldo financiero sólido y la oportunidad de trabajar para una gran empresa son los mayores atractivos para los demandantes de empleo.

"La forma de relacionarse, comprometerse y trabajar de las personas está cambiando radicalmente. En los años venideros veremos empresas situarse en dos campos diferenciados. En primer lugar, aquellas con fuertes procesos que capacitan a los trabajadores permitiéndoles hacer mejor su trabajo, adaptarse y prosperar. En segundo lugar, aquellas empresas que rehúyan el cambio y, por desgracia, harán fracasar a sus empleados”, ha declarado David Mills, director ejecutivo de Ricoh Europe. “Mientras el mundo siente el impacto de cambios sin precedentes, los líderes empresariales se podrán preguntar en qué ámbito se beneficiará más la empresa que aporte más tecnología innovadora. Para permitir que sus empresas se mantengan centradas en sus objetivos a largo plazo y sigan siendo competitivas, a menudo el mejor lugar por donde empezar es por los trabajadores”.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios