Tendencias | Noticias | 22 OCT 2019

Tendencias tecnológicas para 2020: las apuestas de Gartner

La firma de análisis vaticina un año marcado por el auge de conceptos como hiperautomatización, multiexperiencia, democratización tecnológica, seres humanos ‘aumentados’, mejoras en transparencia y trazabilidad con fines éticos, ‘edge computing’, dispositivos autónomos, ‘blockchain’ y el binomio seguridad/IA.
futuro, tendencias
Créditos: Paul Green.
Redacción

Como suele ser habitual por estas fechas, la consultora tecnológica Gartner ha desvelado las que considera que serán las grandes tendencias en el ámbito de las TIC en 2020 en un informe (Top 10 Strategic Technology Trends for 2020). Se trata de conceptos que, aseguran sus analistas, están dejando de ser emergentes para adoptarse de forma más masiva y que alcanzarán su punto de inflexión en los próximos cinco años. He aquí la lista:

 

Hiperautomatización, mucho más que RPA

Los analistas de Gartner describen este concepto como el fruto de la “combinación de machine learning, software empaquetado y herramientas de automatización para aportar agilidad a las entregas de trabajo”. Explican que no solo se refiere a herramientas sino a los procesos que implica la propia automatización: descubrir, analizar, diseñar, automatizar, medir, monitorizar y reevaluar, y cómo estos se relacionan entre sí.

Desde Gartner recuerdan que aunque esta tendencia arrancó con la automatización de procesos robóticos (RPA son sus siglas en inglés), este último concepto no equivale a hiperautomatización. “Esta requiere una combinación de herramientas”.

 

Multiexperiencia: hacia la experiencia multisensorial y multimodal

El término se refiere al cambio que experimentará la llamada ‘experiencia de usuario’ (es decir, el modo en que los usuarios perciben el mundo digital y cómo interactúan con éste) hasta el año 2028. Desde Gartner aseveran que la realidad virtual, la realidad aumentada y la realidad mixta están transformando la forma en que las personas perciben el mundo digital. “Este cambio tanto de los modelos de percepción como los de interacción llevará a una experiencia multisensorial y multimodal en el futuro”.

 

El ‘expertise’ tecnológico se democratiza aún más

Esta tendencia se irá incrementando de forma que durante 2023 se acelerarán en particular la democratización de los datos y el análisis (es decir, las herramientas dirigidas a científicos de datos se expandirán y podrán ser usadas fácilmente por la comunidad de desarrolladores profesionales), la democratización del desarrollo (con el auge de herramientas de inteligencia artificial para aprovechar las aplicaciones desarrolladas a medida), democratización del diseño (ampliación de los fenómenos de ‘low code’ y sin código con la automatización de funciones adicionales de desarrollo de aplicaciones para empoderar a los ciudadanos) y democratización del conocimiento (los profesionales no relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación con acceso a herramientas y sistemas expertos podrán explotar y aplicar competencias especializadas más allá de su propia experiencia y formación).

 

El ‘superhumano’ empieza a ser realidad

Gartner lleva ya años hablando de cómo la tecnología puede mejorar las capacidades de los seres humanos, por ejemplo, mediante la implantación de chips o dispositivos que mejoren la funcionalidad física, o mediante un acceso mejorado a la información que impulse las habilidades cognitivas. “Durante los próximos 10 años, los niveles crecientes de mejoras físicas y cognitivas de los humanos se harán prevalentes a medida que los individuos busquen mejoras personales. Esto creará un nuevo efecto de ‘consumerización’ en el que los empleados intentarán explotar sus mejoras personales (e incluso ampliarlas) para mejorar el entorno de su oficina”, llegan a vaticinar desde la firma de análisis.

 

Transparencia y trazabilidad como baluartes de la ética digital y la privacidad

La transparencia y trazabilidad de las que hablan los analistas de la consultora se refieren a actitudes, acciones, tecnologías y prácticas diseñadas para abordar los requisitos reglamentarios, preservar un enfoque ético del uso de la inteligencia artificial (IA) y otras tecnologías avanzadas y subsanar la creciente falta de confianza en las empresas.

Los consumidores, advierten desde Gartner, cada vez son más conscientes del valor de su información personal y exigen que se controle cómo las organizaciones administran y usan estos datos. En definitiva, “la transparencia y la trazabilidad son elementos críticos para apoyar estas necesidades de ética digital y privacidad”.

 

La era del ‘edge computing’

Este concepto difícil de traducir se refiere a la tecnología que posibilita que el procesamiento de la información y la recogida y entrega de contenidos estén más cerca de las fuentes, los repositorios y los consumidores de dicha información. Una práctica que, además, reducirá la latencia (el tiempo que tarda en transmitirse un paquete dentro de la red, un factor clave en las conexiones a internet). Pues bien, según Gartner, edge computing se convertirá en un factor dominante en casi todas las industrias y casos de uso, ya que “el edge está dotado de recursos computacionales cada vez más sofisticados y especializados y de mayor capacidad de almacenamiento de datos. Complejos dispositivos de edge (lo que incluye robots, drones, vehículos autónomos y sistemas operativos) acelerarán este cambio". 

 

La nube se vuelve distribuida

Este concepto de nube distribuida se refiere a la repartición de servicios públicos en la nube a lo largo de diferentes ubicaciones, al mismo tiempo que el proveedor de nube pública de origen asume la responsabilidad de la operación, el gobierno, las actualizaciones y la evolución de los servicios. Algo que “representa un cambio significativo con respecto al modelo centralizado de la mayoría de los servicios públicos en la nube y que conducirá a una nueva era en el cloud computing”.

 

Los objetos se vuelven autónomos

Robots, aviones no tripulados, vehículos autónomos y otros aparatos dotados de inteligencia artificial y que pueden hacer tareas antes limitadas a los humanos. Estas son las ‘cosas autónomas’ de las que habla Gartner como tendencia y cuya automatización irá más allá de la que proporcionan los modelos de programación rígidos: aprovecharán la inteligencia artificial para comportarse de forma más avanzada de forma que puedan interactuar de forma más natural con su entorno y con las personas.

Es más, según la firma de análisis, a medida que mejore la capacidad tecnológica y que la regulación lo permita y la aceptación social crezca, las cosas autónomas se desplegarán cada vez más en espacios públicos incontrolados. “Esperamos que las cosas inteligentes independientes evolucionen a un enjambre de cosas inteligentes colaborativas en las que múltiples dispositivos trabajarán juntos, bien de forma independiente de las personas o bien con la participación de los seres humanos”, según los analistas de la firma.

 

Blockchain: llega el momento de experimentar

Aunque a la famosa tecnología de cadena de bloques le falta madurez para ser aplicada de forma intensiva en la empresa (por problemas técnicos que incluyen una escalabilidad e interoperabilidad deficientes), el potencial disruptivo que tendrá y la generación de ingresos que se prevé que genere hacen que las organizaciones deban empezar a evaluar su uso o al menos empezar a experimentar con esta opción.

Blockchain, recuerdan desde la firma de análisis, podría remodelar industrias enteras y mejorar la confianza y la transparencia de los ecosistemas empresariales, al tiempo que reduce los costes y los tiempos de liquidación de las transacciones y optimiza el flujo de caja. No hay que olvidar que con esta tecnología los activos pueden rastrearse hasta su origen, lo que reduce significativamente la falsificación de productos. El rastreo de activos también tiene valor en otras áreas, como en el mundo de la producción y entrega de alimentos (permite identificar más fácilmente el origen de una posible contaminación o rastrear partes individuales para ayudar en la retirada de productos). Otra área en la que la cadena de bloques tiene potencial es la gestión de identidades. Los contratos inteligentes pueden programarse en la cadena de bloques, donde los eventos pueden desencadenar acciones; por ejemplo, el pago se libera cuando se reciben las mercancías.

 

Inteligencia artificial y seguridad, un binomio inseparable

El auge de la inteligencia artificial (y, en concreto, las técnicas de machine learning) para mejorar la toma de decisiones humanas conlleva múltiples beneficios (permite la hiperautomatización antes comentada y poder exprimir el uso de objetos autónomos que permitan transformar negocios enteros) pero también acarrea importantes desafíos en materia de seguridad.

Gartner prevé que aumenten los ataques con el auge de IoT, cloud computing, los microservicios y los sistemas altamente conectados en espacios inteligentes. Por ello, la consultora recomienda a los responsables de seguridad y gestión de riesgos que pongan el foco en la protección de los sistemas que funcionan con inteligencia artificial, que aprovechen esta última para mejorar la defensa de la seguridad y que anticipen el uso que puedan hacer de ella los atacantes para pertrechar sus actos.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios