Virtualización | Artículos | 23 FEB 2007

HP acerca la virtualización a las empresas para optimizar el rendimiento de sus servidores. Esta tecnología proporcina mayor flexibilidad y garantía de la continuidad de negocio

La estrategia de Hewlet-Packard en materia de virtualización se encarna en el HP Virtual Server Environment (VSE), un conjunto de herramientas de software capaz de gestionar un entorno de servidores virtualizados, y que permite reducir los costes de infraestructura ajustando el rendimiento de los servidores en función de la importancia del servicio y las necesidades del negocio.

La virtualización permite compartir y distribuir automáticamente el suministro de recursos de un servidor en función de la demanda variable de la organización. Esto ayuda a consolidar y organizar los recursos de TI de forma que se aprovechen al máximo los sistemas existentes.
Según Isom Crawford, uno de los visionarios tecnológicos de HP, “las empresas pueden doblar fácilmente el grado de utilización de sus servidores mediante el uso de máquinas virtuales”. En esta línea, el entorno de servidores virtuales de la compañía (VSE) es una solución integrada de virtualización para la gama de sistemas HP Integrity y HP 9000, que ofrece un entorno flexible para maximizar el uso de recursos del servidor en tiempo real. VSE crea servidores virtuales capaces de crecer, reducirse o trasladarse automáticamente de acuerdo a los objetivos de servicio que se establezcan para cada aplicación. La fuerte integración entre el particionamiento, la alta disponibilidad y el precio del entorno de HP permite a las empresas mantener los niveles de servicio en caso de una caída y pagar por la capacidad extra según sea necesario.
La virtualización de servidores permite optimizar el uso de los recursos (CPUs principalmente) mediante la asignación dinámica de éstos en un entorno multisistema operativo, así como aportar un servicio continuado mediante clusters y pagar sólo por lo que se usa gracias a la solución “utility pricing”. El objetivo de todo ello es consolidar y automatizar los recursos en tiempo real para un uso optimizado que no sólo aumente el rendimiento de los servidores, sino que también pueda garantizar la continuidad de negocio.
La virtualización es la solución perfecta a los problemas de infrautilización de servidores porque mejora el rendimiento y la flexibilidad de éstos, proporcionando, además, una importante reducción de costes. Si un servidor es capaz, gracias a los particionamientos, de correr en diferentes sistemas operativos, no sólo se aprovechan mejor sus capacidades, sino que éstas pueden ser utilizadas en caso de emergencia, cuando, por ejemplo, otro equipo se estropea, para no interrumpir en ningún momento el servicio.
Por todo ello, la estrategia de virtualización que HP presenta a las empresas consiste en:
• Realizar el particionamiento de los servidores a todos los niveles (tanto software como hardware), para rentabilizar su rendimiento al máximo.
• Impulsar el multisistema operativo para mejorar la adaptación de los servidores a diversas situaciones (demandas del negocio, averías, etcétera).
• Proporcionar alta disponibilidad de los servidores, para garantizar la continuidad de negocio.
• Controlar y monitorizar el entorno virtualizado, con el fin de utilizar mejor los recursos en función de las necesidades del negocio.
• Ofrecer a los clientes soluciones más flexibles, como el pago por uso o “Utility Pricing”.

Un componente clave de VSE es HP Integrity Virtual Machines (VM), que permite subdividir y compartir los dispositivos de entrada y salida, la memoria y el ancho de banda de la CPU de los servidores HP Integrity. Con él es posible ejecutar hasta 20 máquinas virtuales simultáneamente sobre un procesador de un solo núcleo. No solamente lleva a cabo esta consolidación de la capacidad del servidor, sino que también permite que los recursos se transfieran automáticamente cuando y donde sea necesario.
Si por ejemplo, un servidor de Recursos Humanos está al 20% de su capacidad, mientras que otro de I+D está sobrecargado, con Integrity Virtual Machines las dos unidades de negocio comparten, de forma transparente, un único servidor y ambos reciben el ancho de banda que sea más adecuado. El suministro de la capacidad del servidor se proporciona automáticamente en relación a las demandas del negocio y a partir de una serie de directivas.
Así, es posible crear servidores virtuales con múltiples CPUs y dispositivos de E/S virtuales, cada uno ejecutando instancias diferentes del sistema operativo, con distintas versiones, aplicaciones y usuarios que comparten el mismo servidor físico. El resultado es una solución de virtualización que permite obtener mayor grado de utilización del hardware y flexibilidad en el aprovisionamiento de servidores, todo con funciones de aislamiento, mejora en la disponibilidad del sistema y mayor capacidad.

Productos de virtualización
El primero es un nuevo sistema de particionamiento, virtual o de software, pensado especialmente para servidores pequeños, ya que es capaz de que una sola CPU pueda funcionar con hasta 20 sistemas operativos a la vez. Esto supone un gran cambio porque, hasta ahora, para cada partición era necesaria al menos una CPU, y cada una de éstas se limitaba a desarrollar una de las versiones de un mismo sistema operativo que ocupaba la máquina.
Por su parte, los Contenedores de Seguridad están especialmente adiseñados para resolver los problemas de seguridad que se pueden producir a la hora de realizar particiones de recursos, como, por ejemplo, que una aplicación pueda acceder a ficheros de otra. Para ello, esta herramienta agrupa en compartimentos estancos las aplicaciones con sus correspondientes ficheros, impidiendo que se pueda acceder a ellos desde otras aplicaciones, salvo permiso especial. La ventaja que tiene es que no afecta al normal funcionamiento de las aplicaciones, ya que la comunicación dentro de los compartimentos se produce como en un sistema estándar.
Asimismo, dentro de la gama HP Integrity Essentials, que se ocupa de gestionar la planificación, configuración y automatización de los entornos virtualizados, la compañía dispone de soluciones como HP Integrity Essentials Capacity Advisor, que organiza tareas de planificación de virtualización a través de la simulación del entorno basándose en los datos históricos resultantes de la monitorización constante del sistema.
En la misma gama se encuentra HP Integrity Essentials Global Workload Manager, que tiene como misión asignar los procesadores, en función de los niveles de servicio, a cada aplicación. Esta herramienta es fundamental a la hora de adaptar los sistemas a las necesidades del negocio.
Por último, HP Integrity Essentials Virtualization Managerse ocupa de configurar clusters, particiones y servidores, entre otros elementos.


Capacidades de misión crítica para servidores Integrity de gama baja
------------------------------------------------------------------------------------------------
IDC define como servidor de gama baja a aquellos sistemas cuyo precio está por debajo de los 25.000 dólares. La definición cubre un espectro amplio de servidores y fabricantes pero, en esencia, los servidores de gama baja son los verdaderos protagonistas del mundo de las TI. Llevan a cabo gran variedad de tareas, desde la informática cliente/servidor hasta la protección de Internet mediante cortafuegos o el alojamiento web, así como el soporte de oficinas remotas.
Los servidores de gama baja, al equilibrar precio y rendimient

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios