Virtualización | Artículos | 01 FEB 2008

Virtualización, flexibilidad y menor gasto marcan tendencia en el CPD de la banca

La necesidad de gestionar infraestructuras cada vez más complejas es un desafío estratégico para los CIO
La complejidad que las infraestructuras tecnológicas de las entidades financieras, y en particular sus centros de proceso de datos, han alcanzado en los últimos años ha llevado a sus responsables a plantearse la necesidad de encontrar nuevas fórmulas que les permitan mejorar su eficacia, reducir su complejidad y aumentar la flexibilidad y rapidez en el despliegue de nuevos servicios.

Nuevas tendencias tecnológicas como la virtualización, y la reducción del número, tamaño, consumo y espacio de los grandes mainframes serán las tendencias que, en opinión de diferentes analistas, marcarán este año 2008 en el entorno de los grandes CPD de las entidades financieras de nuestro país, permitiéndoles incrementar su competitividad y la rapidez en el despliegue de nuevos servicios.

Más espacio y menos consumo
Diferentes estudios de la consultora Gartner, realizados entre entidades financieras del entorno europeo y de EE.UU., aseguran que en los próximos dos años el crecimiento de las infraestructuras y de las necesidades de procesamiento y almacenamiento de los bancos superarán el espacio disponible en los actuales CPD, lo que obligará a tomar medidas como la optimización de las máquinas y la adopción de nuevas herramientas que les permitan una gestión eficaz de los costes energéticos. 2008 será el año en el que se pongan en marcha los nuevos modelos financieros basados en tecnologías que permitirán a los usuarios pensar de forma diferente sobre el futuro de sus centros de datos.
Entre las diez tecnologías que Gartner señala como estratégicas en el entorno financiero destaca la virtualización, que para los analistas está ya madura y tendrá un importante desarrollo en los próximos 36 meses, mejorando la utilización de los recursos existentes, aumentando la flexibilidad necesaria para asumir nuevas cargas de trabajo, la recuperación frente a desastres o la distribución de aplicaciones.
Para Luis Bravo, director de sistemas de la compañía Infodesa, “a la hora de analizar hacia dónde caminan en materia tecnológica los CPD hay que distinguir entre las grandes entidades financieras y las pequeñas, porque, aunque su trabajo es similar, no lo son sus requerimientos y necesidades. Mientras que para las grandes lo más importante es que sus sistemas sean muy flexibles, garanticen plena disponibilidad y sean capaces de responder a los requerimientos del negocio de manera inmediata, para los más pequeños, la seguridad y las posibilidades de compartir recursos con otras organizaciones son sus líneas maestras”. En su opinión, para hacer frente no sólo a los rápidos cambios que se dan en el mercado, sino también a las necesidades de los clientes, la virtualización y la ecoresponsabilidad son las claves.
Iván González, analista de Penteo ICT Analyst, coincide en su análisis al asegurar que la virtualización es la estrella en cuanto a tendencias, pues supondrá un verdadero cambio en la forma de gestionar las infraestructuras de TI. “La reducción del consumo de los CPD es un simple elemento diferencial, no un factor determinante a la hora de apostar por una u otra tecnología y viene más impuesto por los suministradores que por las necesidades de los usuarios; sin embargo, la virtualización contribuye a la reducción de costes y uno muy significativo es el que va asociado al consumo energético”.
Para González, “en los próximos meses veremos la puesta en marcha de grandes proyectos de virtualización, no sólo de hardware sino, sobre todo, de software, lo que facilitará su uso en entornos más pequeños, en servidores de gama baja y con plataformas Wintel”.
Gartner también coincide en este análisis al señalar que en los próximos años habrá importantes mejoras en la arquitectura de los procesadores con el lanzamiento de los nuevos modelos multinúcleo posibilitando que los propios suministradores entren de lleno en la virtualización.

Beneficios
Aunque las ventajas para todo tipo de entidades son evidentes, son quizás las de mayor tamaño y presencia internacional las que más apuestan por adoptar de lleno estas tendencias. Aunque, como señala Luis Bravo, de Infodesa, “los bancos y cajas son bastante conservadores y en muchas ocasiones van un paso por detrás de la propia tecnología, tanto la virtualización como las herramientas para reducir el consumo energético son plataformas probadas, eficaces y seguras por lo que no representan un riesgo y aportan un alto grado de flexibilidad y de rapidez en la puesta en marcha de nuevos servicios, algo estratégico para todas ellas”. Para Iván González, de Penteo, “en el futuro asistiremos a procesos de virtualización pero no del servidor como un todo sino de partes concretas, lo que mejorará la eficacia de los sistemas”.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios