| Artículos | 26 ENE 1996

Departamento de Sistemas de Información de Spanair

Volando, volando....
Beatriz Sánchez.

Cientos de aviones despegando y aterrizando diariamente en distintas partes del mundo, reservas de vuelos para las próximas vacaciones, menús especiales para pasajeros vegetarianos y venta de productos libres de impuestos a bordo de todos estos aviones, es una pequeña parte de lo que debe controlar, organizar y manejar el departamento de Sistemas de Información de la compañía aérea Spanair desde su sede central en Palma de Mallorca.

Trabajar en uno de los aeropuertos con más tráfico aéreo, no sólo de Europa sino del mundo, no es tarea fácil. Sin embargo, para Juan Fernández, responsable del departamento de Sistemas de Información de la compañía aérea Spanair, se ha convertido en una tarea habitual. Con un tráfico de pasajeros durante 1995 de más de tres millones de personas y unos 16 aviones realizando vuelos contínuos entre las islas y la península y distintas capitales europeas, el departamento de informática es un arma estratégica para asegurar el buen funcionamiento del servicio.

"Somos una compañía aérea privada cuyo capital se reparte entre Viajes Marsans, propietaria de 51 por ciento, y las líneas aéreas escandinavas SAS, con el 49 por ciento restante, que comenzó a trabajar en marzo de 1988", explica Juan Fernández. "Cuando se crea la compañía, los responsables encargan a uno de los Consejeros Delegados la organización del departamento y en ese momento dentro de nuestro grupo de empresas contábamos con Gesfor, una empresa de servicios informáticos, por lo que se decide que sea ella, que ya contaba con recursos, la que se haga cargo de esta organización".

Nuevas necesidades en comunicaciones

En un primer momento los equipos con los que esta empresa contaba pertenecían a la compañía Fujitsu y en concreto se trataba de ordenadores de la serie K. Sin embargo, como señala Juan Fernández, "en un momento determinado, aunque estos equipos funcionaban perfectamente, comenzamos a tener problemas en el campo de las comunicaciones. Los sistemas K de Fujitsu sólo permitían realizar comunicaciones síncronas, y no permitían la conexión con entornos ofimáticos". "Igualmente", continúa, "si queríamos ampliar nuestra base de equipos ofimáticos para los usuarios de los diferentes departamentos, sólo podíamos incorporar pantallas de la propia Fujitsu y no PCs de altas prestaciones. En general era un entorno propietario por lo que no permitía la integración con otros entornos".

Debido a todo ello, tanto los responsables de Gesfor como del propio departamento de sistemas de información de Spanair decidieron llevar a cabo un cambio de entorno informático.

"Llevamos a cabo un estudio del mercado", señala Juan Fernández, "para encontrar otro sistema, totalmente abierto en todo lo referente a las comunicaciones, que nos permitiera la implantación de redes asíncronas".

Una vez realizado este estudio se dieron cuenta de que de todo lo que existía en el mercado, los equipos IBM RS/6000 eran los que mejor se adaptaban a sus requerimientos y cubrían totalmente sus necesidades.

"Necesitábamos también", afirma Fernández, "que estos equipos pudieran cubrir todas las expectativas de futuro de la empresa, porque aunque en ese momento teníamos pocas aplicaciones, sabíamos que en el futuro la informática iba a venir de la mano de las bases de datos distribuidas o relacionales, los lenguajes de cuarta generación, y ahora todos estos entornos nuevos de desarrollos también podemos implantarlos en los equipos elegidos".

Estas eran las piedras angulares de la filosofía de Spanair en materia informática.

Estructura de personal y equipos

Con estos planteamientos, y para cubrir las nuevas necesidades que fueron surgiendo con la implantación de los sistemas IBM, el departamento de personal que Spanair definió como necesario consta de una jefatura de sistemas que está en manos de una persona de Gesfor, la empresa responsable del outsourcing de Spanair, un responsable de informática dentro de la propia compañía, y que realiza las funciones de administración, seguimiento y coordinación entre ambas empresas.

"Además de estos puestos contamos con dos departamentos, uno de sistemas y otro de desarrollo, con departamentos con sede en Palma de Mallorca. Al frente del primero de ellos existe un técnico de sistemas, por debajo de él, otro técnico que le sirve de apoyo, 3 operadores y un especialista de ofimática. La parte de desarrollo está compuesta por un analista funcional como máximo responsables, y de él depende un analista orgánico, 3 analistas programadores y 5 programadores".

En cuanto a los sistemas en sí, existen dos equipos RS/6000 modelo 59H que son la parte central de la organización pues en ellos se encuentran instalados las aplicaciones más críticas, aquellas que requieren una disponibilidad de 24 horas y rápidos tiempos de respuesta.

"Cuando comenzamos la instalación de estos equipos no existían en el mercado todavía las máquinas que ahora conocemos como de alta tolerancia, de alta disponibilidad, y además por la propia estructura de la empresa no era una necesidad estratégica".

"La informática, desde el momento en el que nosotros realizamos nuestra instalación hasta ahora", asegura Juan Fernández, "ha dado un salto cualitativo, ha pasado de ser una necesidad burocrática y administrativa a un elemento estratégico, una herramienta logística. En ese momento, los planes de sistemas se hacían pensando en un seguimiento administrativo no operacional, por lo que no se pensó en incorporar equipos de alta disponibilidad, sin embargo, las necesidades de Spanair han seguido evolucionado y creciendo y hemos convertido nuestros servidores AIX, en sistemas AIX expertos y tolerantes a fallos".

Con esta filosofía y la existencia de dos ordenadores, Spanair ha conseguido que las aplicaciones que corren en uno de los equipos, si se produce un fallo, sigan disponibles en el otro, igualmente cuentan con dos sistemas de discos espejos que permiten tener la información disponible las 24 horas del día, y en ningún momento el sistema se queda parado.

"En estos dos equipos tenemos instaladas las aplicaciones que son críticas para nosotros y de las que depende nuestro negocio", comenta Juan Fernández. "Entre ellas destacan: Operaciones, que lleva a cabo el control y seguimiento de los vuelos. Tablas Maestras, que son los ficheros que contienen los nombres de los aviones, las denominaciones de los aeropuertos, las distancias kilométricas, es decir, todos los datos que necesitan saber las tripulaciones de los aviones. Otra aplicación también fundamental son los Partes de Vuelo, que es la gestión administrativa del vuelo, cada vez que un avión despega existe un parte de vuelo que controla todas las estadísticas, incidencias, los pluses que hay que pagar a la tripulación por las horas, son documentos administrativos, los DOCs, Documentos Operativos del vuelo, el gasto que se genera cada vez que despega o aterriza un avión, el combustible, las tasas de aeropuerto, etc".

En el segundo ordenador principal está instalada toda la gestión comercial de la empresa, cómo y cuándo se venden los vuelos, la contratación de los viajes, así mismo, una aplicación denominada Interline que controla todo lo que se refiere al billetaje interno, tanto para situar tripulantes en uno u otro avión y la gestión de billetes con descuento. Igualmente se controla todo lo referente al catering, es decir los servicios de comidas o bebidas que se dan a bordo, los artículos libres de impuestos. Otra de las aplicaciones que corren en este equipo es la denominada Handling, la gestión de los autobuses, escaleras, y personal que se dedica a ello, y por último el sistema experto de asignación de tripulante SCMA.

Existen además otros tres servidores RS/6000 uno de los cuales se destina al desarrollo de aplicaciones, otro a un nuevo servicio puesto en marcha r

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información