| Artículos | 07 MAY 2004

Ernst & Young se desvincula de la consultoría tecnológica

Gestión avanzada de clientes, seguridad y BPO centran su oferta
Fernando Muñoz.
Tras desvincularse de Capgemini, el área de auditoría y asesoramiento de Ernst & Young España (Assurance Advisory Business Services -AABS) afronta una nueva andadura con un equipo de trabajo formado por 300 profesionales repartidos en 14 ciudades y un foco de negocio alejado de la consultoría tecnológica y centrado en áreas como el control de riesgos, seguridad y outsourcing de procesos, así como la gestión avanzada de clientes donde resalta la recuperación del Data Mining como valor diferencial.

Tras los escándalos financieros de Enron, World­Com o Parmalat, varias auditoras se vieron obligadas a desprenderse de sus áreas de consultoría. La primera de las grandes auditoras que adoptó esta decisión fue Ernst & Young, cuando en mayo de 2000 vendió su negocio de consultoría a Cap Gemini (ahora Capgemini). Esta operación deja a Ernst & Young con varios negocios de asesoramiento como son la seguridad tanto física como tecnológica, outsourcing de procesos contables y de recursos humanos, así como la auditoría interna. Dos años después, la auditora decide ampliar y reforzar su oferta de servicios. De esta forma, incorpora a 40 profesionales provenientes de Arthur Andersen para crear un área centrada en el control de riesgos tanto en su parte conceptual como de sistemas de información. Por otro lado, se refuerza el área de seguridad, donde se ha mejorado la oferta tecnológica, principalmente en todo aquello vinculado con el intrusismo o la vulnerabilidad en la red, además se han mejorado los servicios de outsourcing de procesos, donde se han incorporado nuevas áreas vinculadas con la gestión administrativa (contabilidad, nóminas e impuestos), así como de Servicios Generales como son la fidelización y atención al cliente y áreas comerciales. “El outsourcing de procesos es un proceso todavía incipiente en nuestro país, donde actualmente no existe una empresa con una posición consolidada, ni el mercado ha hecho una gran apuesta por este modalidad de externalización”, indica José A. Golderos, socio de Advisory Services de Ernst & Young España. De esta forma, “se está ofreciendo un servicio estándar donde las empresas sólo transfieren a un tercero la gestión de un proceso dotándolo de poco valor”. En respuesta a esta situación Ernst & Young se encuentra inmerso en el diseño de una oferta diferencial, “centrada en la optimización de los procesos externalizados”. Para ello, la auditora se nutrirá de profesionales especializados y de plataformas tecnológicas adecuadas para ofrecer un servicio BPO a un cliente muy definido, como es la gran empresa.
Finalmente, Ernst & Young ha centrado su negocio en un nicho denominado como la gestión avanzada del cliente, “donde ofrecemos un enfoque radicalmente diferente al prestado por la consultora de TI”, indica José A. Golderos. Para ello, la auditora ha querido dar un salto cualitativo en la filosofía tradicional de tratar la información con clientes al recuperar del concepto de Data Mining. Actualmente, las entidades financieras deben hacer frente a una cantidad ingente de información, que en muchos casos se ven incapaces de analizar y gestionar. La aplicación de procesos científicos en el análisis de la información ofrecida por el Data Mining, muestra, según Golderos, “una serie de comportamientos como la predicción, que eran muy difíciles detectarlos desde la aplicación lógica ofrecida por las herramientas tradicionales”. El objetivo de desarrollo del concepto de Data Mining se está enfocando principalmente al front office aunque “se han dado casos de empresas que han utilizado un análisis de procesos científicos para conocer las causas de la elevada rotación de sus empleados”.

Canal no auditado
Un estudio realizado por la firma DBK reflejaba como en el año 2003, el negocio de la auditoría en España había aumentado un 5,2%, unos 810 millones de euros, en parte a la prestación de servicios más allá de la revisión de cuentas anuales. DBK se muestra optimista sobre el futuro del sector ya que prevé un crecimiento del negocio del 8% en 2004 y de entre 9 ó 10% en 2005, hasta alcanzar los 960 millones de euros.
Esta anunciada reactivación de la actividad de la auditoría ha impulsado a las compañías a diseñar nuevas estrategias de negocio. En el caso de Ernst & Young su filosofía de acercamiento al mercado diferencia entre el canal que audita y el canal que no audita. “En este último, esperamos obtener un crecimiento importante, principalmente a través del asesoramiento”, indica Golderos. Una estrategia de servicios muy vinculada con la realización de la auditoría a un cliente y “muy alejada de la consultoría tecnología”.

Previsiones conservadoras
A pesar del optimismo de los analistas hacia el mercado de la auditoría, el responsable del área de asesoramiento de Ernst & Young se muestra muy conservadora en cuanto a niveles de crecimiento. Para este año “esperamos un crecimiento medio del 20% en el área de asesoramiento”. Por segmentos, la gestión avanzada de clientes experimentará un fuerte desarrollo. Prueba de ello, “es que en un año alcanzamos 12 clientes y las estimaciones para 2004 se sitúan en 20”. Otra área que tendrá un especial protagonismo son los servicios asociados a los procesos regulatorios, principalmente impulsados por la obligatoriedad de las empresas a adaptarse a las normativas de Basilea II y Solvencia II.

Un referente de asesoramiento
Una de las principales áreas de la auditoría afectadas por los escándalos financieros fueron los servicios de consultoría. En algunas empresas, se llegó incluso a prohibir a los auditores a recibir contratos de consultoría. Ahora la situación parece ser optimista, principalmente, indica Golderos “porque en la empresa auditora se ha sabido muy bien diferenciar lo que es auditar de lo que es asesoramiento”. Además, si se compara con el servicio ofrecido por la empresa consultora, el área de asesoramiento de las auditoras cuenta con cierta ventaja condicionada por su know how, en campos como son los proyectos regulatorios.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios