| Artículos | 19 ENE 1996

Gemma Déler, Directora del grupo de informática del LGAI

"Utilizamos la informática para solucionar problemas, no para competir en el mercado"
Joan C. Ambrojo.

Solucionar problemas específicos de la industria española es una de las actividades del grupo de informática y proyectos del Laboratorio General de Ensayos e Investigaciones (LGAI). Tras prestar servicio a las secciones internas del centro y participar en varios proyectos europeos desde hace unos años, este equipo se ha abierto a las empresas para transmitir sus experiencias en el campo de las tarjetas inteligentes, la seguridad de los sistemas de información y sistemas de captura, presentación y manipulación de datos, entre otros. "No desarrollamos aplicaciones comerciales ni vamos a competir con las compañías informáticas tradicionales", afirma Gemma Déler, responsable del grupo. "El laboratorio ha de apoyar a la industria catalana y hacerla más competitiva. Si queremos hacerlo bien hemos de estar abiertos a cualquier tipo de vía que nos represente avanzar".

Informatización de procesos

Las actividades informáticas del LGAI, perteneciente a la Generalitat de Cataluña, comenzaron hace nueve años, cuando el laboratorio decide informatizar todos sus procesos y crea un departamento para cubrir las necesidades internas. Al año siguiente aprovecha sus conocimientos para iniciar sus primeros pinitos por Europa: el Conformance Testing Service (servicios de conformidad), una experiencia de dos años en la que se desarrolló un conjunto de normas de ensayo para comprobar la calidad de las tarjetas de banda magnética y el cumplimiento de los parámetros establecidos. La UE consideró los resultados tan buenos "que nos animaron a presentarnos a la ampliación del proyecto para las tarjetas con circuitos integrados, las inteligentes", explica. Mientras el primer programa fue relativamente modesto, con pocos fondos y empresas participantes, en este último, centrado en aspectos físicos, ya intervinieron diez compañías, entre las que se encontraban Bull y Dassault. "Fue un proyecto con mucha vertiente tecnológica, de control de información, de comunicación: una realización compleja que también acabamos en el 94". Los resultados volvieron a complacer a los responsables europeos. El LGAI, centro acreditado por la RELE (Red Española de Laboratorios de Ensayo) se constituye como uno de los dos laboratorios reconocidos en Europa en tarjetas de banda magnética y el primero en tarjetas chip.

A pesar de encauzar buena parte de sus actividades en torno a esos programas europeos, el LGAI no ha rechazado redirigirse hacia otros campos de las tecnologías de la información, siempre aplicados a la industria. Uno de ellos es el diseño de piezas previo a su fabricación: combina un modelado CAD con un sistema experto para desarrollar un producto integrado que pueda utilizarse en empresas con problemáticas específicas. O también un scaner 3D, capaz de introducir piezas de tamaño superior al admitido por otros dispositivos similares.

A consecuencia de estas acciones durante el primer semestre del año pasado el LGAI comenzó a abrir sus experiencias al exterior, hacia las empresas.

La intención es "que no sólo pensáramos en que el departamento de informática tenía que hacer el soporte interno del laboratorio, de las necesidades particulares del resto de secciones, sino que también comenzáramos a ofrecer la experiencia acumulada a la industria del país". Tal fue el interés que despertaron sus iniciativas que a principios de 1995 comenzó a recibir numerosas llamadas que proponían proyectos muy interesantes.

Sobre si sus actividades son una competencia a las compañías del sector, Déler es tajante: "No intentamos hacer la competencia a las empresas que se ganan la vida haciendo la informática tradicional, bases de datos o sistemas para recuperar información, en eso el laboratorio no ha de participar. Pero sí hemos de introducirnos en donde la aplicación informática sea sólo una parte de la solución de la problemática. Es decir, en el laboratorio somos conscientes de que actualmente existen expertos que están trabajando en 17 disciplinas distintas. Se intenta dar soluciones a la industria en el ámbito de todas ellas".

De las áreas de actividad del LGAI, las que dan mayor juego para incorporar informática son el láser, los lectores ópticos, la acústica, la mecánica de estructuras, las técnicas de ensayo no destructivas o los elementos finitos.

En el momento de poner en marcha un proyecto, el grupo de informática evalúa las herramientas con las que trabajará. Para solventar una necesidad específica aprovecha el software desarrollado en proyectos en los que ha participado. Por ejemplo: la recogida de información a través de sistemas expertos que guíen al usuario e indiquen cómo se comportará un sistema antes de su construcción.

Garantizar la seguridad de los sistemas

El Laboratorio General de Ensayos e Investigaciones, LGAI, dispone de dos líneas de actuación relacionadas con la informática.

En febrero pasado presentó el servicio de certificación de calidad. Según Gemma Déler, "es necesario mirar en las empresas si la parte informática interviene en su proceso de producción".

Evaluar sistemas de información y su seguridad es la segunda línea de trabajo. En este sentido, Déler considera que "si Europa quiere avanzar hacia el mundo de las nuevas tecnologías, según el informe Bangemann son necesarios sistemas de seguridad. Si queremos trabajar en casa se tendrá que convencer a las empresas de que somos nosotros quienes estamos conectados al sistema, y no otros". Por este motivo, durante el último año el laboratorio catalán también participó en Infoseg, otra iniciativa de la UE que pretendía evaluar la seguridad de sistemas informáticos y su comportamiento en base a unos criterios. Paralelamente colaboró en un proyecto para testear sistemas distribuidos y otro para categorizar soluciones basadas en tarjeta inteligente, buscando sus puntos vulnerables. "Más bien era ver lo que había, hay y habrá en el mercado", afirma. Fundamentalmente se estudiaron las aplicaciones tipo prepago o "monedero electrónico" y el empleo de las tarjetas inteligentes en las telecomunicaciones. "Con la experiencia y conociendo otros sistemas y organizaciones que trabajan en el mismo tema, esperamos ser instalación evaluadora tan pronto se clarifique cómo se hará en España".

Crear herramientas flexibles

Porque la seguridad es, precisamente, una de las áreas que más va a potenciar el centro. Déler destaca el hecho de que desde 1988 el LGAI preside el comité español de normalización de tarjetas electrónicas y, además, es uno de los representantes en las organizaciones ISO CEN.

A nivel de proyectos participa junto con Barcelona Tecnología para crear una tarjeta inteligente para identificar vehículos. Hasta ahora había sido capaz de probar el protocolo, pero no de hacer una aplicación concreta. Con el proyecto Tigris, coordinado técnicamente por el LGAI, se pretende crear herramientas flexibles que ayuden al diseño de la aplicación y conocer los puntos débiles de las tarjetas.

También colabora en el desarrollo de, como denomina Déler, un agente inteligente que permita recuperar de forma exhaustiva información multimedia y multilingüe de bases de datos documentales que se adapten al tipo de usuario. "Normalmente, cuando se recupera información te enfrentas a muchos problemas, como tener que conocer palabras clave o la obtención de miles de páginas no gestionables". El proyecto se realiza para plataformas de bajo coste e implica el uso de sistemas expertos. Por otro lado, también utiliza elementos finitos para comprobar si un producto responderá a la funcionalidad para la que se diseña, incluso en condiciones extremas.

Para la responsable del grupo de informática y proyectos, las empresas españolas ya no quieren sólo tecnología, sino soluciones llaves en mano que cubran sus necesidades, sobre todo en el sector industrial: desde el diseño, al modelado y el

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información