| Artículos | 10 JUN 1994

La apuesta para los próximos años es la gestión de las redes corporativas

Florentino del Pozo, consejero-delegado de Esabe Informática Distribuida
Joan C. Ambrojo.

Esabe Informática Distribuida es una compañía española de servicios que, en su corta historia, ha pasado de ser una filial del grupo sueco Securitas a una empresa independiente. La seguridad informática, la integración de sistemas y, sobre todo ahora, la gestión de las redes, son sus principales herramientas, con las que presta servicio a las grandes cuentas. Para el consejero-delegado de Esabe Informática Distribuida, Florentino del Pozo, lo más importante es conseguir un claro posicionamiento en el mercado como empresa que da servicios fundamentalmente de seguridad informática básica y también como una empresa dedicada a las redes corporativas.

Esabe Informática Distribuida estaba controlada, hasta hace poco, por la empresa Securitas. ¿Cuál es la situación actual?

- En la situación actual, el cien por cien del capital está en manos de directivos y trabajadores de la compañía. Ahora seguimos teniendo con Securitas acuerdos de colaboración o comercial, fundamentalmente.

¿Ese cambio ha afectado a la estrategia?

- No. Nos hemos centrado igualmente en las dos líneas de negocio que teníamos: la seguridad informática y la integración de sistemas. Y en los últimos tiempos estamos entrando en el mercado de redes corporativas y su gestión.

¿Qué resultados se habían alcanzado hasta el último año?

- Al ser una empresa que trabajaba bastante internamente para un grupo de empresas los resultados no son tan importantes como en una independiente, como ahora, que tienen que ser brillantes. Muchas veces, dar servicio a otras compañías del grupo o a la central hacen que los resultados se consideren como una parte de gastos de esas otras empresas del grupo, más que resultados propios de la compañía. Hasta ahora, los resultados siempre habían dejado pérdidas. En 1993 hemos terminado en empate. La segunda parte del año ha sido totalmente positiva y hemos recuperado algo, para acabar en 2 ó 3 millones de pesetas.

¿Y la facturación?

- La facturación ha sido de 205 millones de pesetas. Lo que pasa es que el margen ha sido muy interesante; hemos conseguido aumentarlo, tanto por los servicios de seguridad informática como por la integración de sistemas. Estamos trabajando con un margen bruto del 32%, en estos momentos. Ello se ha debido a la seguridad informática; hacemos clientes nuevos. Es un viaje sin retorno: cada año, el tema de la seguridad informática va sumando, y son contratos renovables. Nuestra filosofía es la de tener clientes abonados.

¿Qué porcentaje representa la seguridad informática y la integración de sistemas?

- En margen, el año pasado la seguridad informática ha representado un 35% aproximadamente del negocio; el resto, todavía sigue siendo integración de sistemas.

¿Qué pasos se van a dar para incrementar el negocio de la compañía?

- De momento, lo que hemos hecho hasta ahora está bien. Y creo que cuando salgamos de la crisis, el tema de la seguridad informática nos va a tirar mucho más. En lo que tenemos mucha esperanza es en la gestión de las redes locales, aspecto en el que tenemos grandes oprtunidades a la vista (sólo con cualquiera de estos proyectos casi estaríamos en la facturación de todo un año). Hemos firmado un acuerdo con Cray Communications, un grupo inglés, para ser sus VAR en esta zona de España y estamos en proyectos importantes con ellos. En comunicaciones habíamos llegado hasta a nivel de hard. A partir de estos momentos, estamos haciendo redes corporativas, internetworking, routers, bridges, etc. y además la gestión de la red. Esta es nuestra apuesta para los próximos años. Dar un paso más en cuanto a la integración de sistemas.

¿Se pueden considerar como la única empresa de estas características que existe en España?

- No. En servicios de seguridad informática básica posiblemente seamos la segunda compañía de España. Debe haber una o dos que hagan lo mismo que nosotros hacemos. Tenemos una cuota importante. Aunque sean unos 34 abonados en Barcelona, se ha de tener en cuenta que de estos abonados sólo hay una empresa que facture menos de 3.500 millones. Quiere decir que la preocupación por la seguridad informática es sólo una cuestión de empresas grandes. Pero irá bajando el listón.

¿En qué consiste la seguridad básica?

- La seguridad básica consiste fundamentalmente en servicios de recogida, transporte y depósito de cintas de backup, y un servicio de backup de sala blanca, para casos de desastre.

Hace poco se ha instalado en Barcelona un centro denominado de recuperación de negocios. ¿Es una competencia o algo similar a su idea?

- No, no. El segmento de mercado que toca EDS, en cuanto a planes de recuperación o actuaciones delante de un problema de backup, es el ordenador 3090. Estamos hablando de arquitecturas 370. Nuestra idea es tocar más por debajo de este segmento; es decir, como ya no es un problema tan crítico tener un ordenador de ese tipo, dejar que el cliente, en muy pocos días, pueda tener su ordenador en nuestra sala. Damos un servicio de sala blanca con servicios colaterales como pueden ser teléfonos, comunicaciones, etc., menos el ordenador, que lo trae el cliente en el momento en que le ocurre un desastre. En el caso de EDS lo tienen absolutamente todo pero sólo pueden dar asistencia a todos los clientes que tengan 3090 de Cataluña y a lo mejor en alguna parte de España adicionalmente. Para nosotros eso es inviable, se necesitan muchísimos recursos.

¿Qué expectativas tienen para 1994?

- El año 94 es un enigma para nosotros, porque estamos en un proceso de crecimiento en redes corporativas impresionante. El 95% de empresas españolas todavía no gestiona sus redes y la mayoría ni siquiera tiene redes corporativas. Desde ese punto de vista nos pueden sorprender los números este año. Tenemos presupuestado para las redes unos 150 millones de pesetas; es posible que eso lo hagamos con un sólo proyecto. Pero hemos de ser cautos. En nuestro negocio tradicional de integración de sistemas haremos del orden de los 230 millones de pesetas y en seguridad estaremos rondando los 40 millones de pesetas.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios