Cloud Computing | Noticias | 23 DIC 2015

La presión bajo la que se encuentran las organizaciones hace inevitable el camino hacia la nube híbrida

Tags: Cloud
Durante la celebración del foro Cloud Computing 2015, organizado por ComputerWorld, Carlos Clerencia, director del sector Corporativo de Intel, expuso los pasos que las organizaciones deben dar para adoptar la Cloud híbrida
Carlos Clerencia
Carlos Clerencia, director del sector Corporativo de Intel
Irene Muñoz

Con el advenimiento de tan diversas tecnologías, resulta necesario que las organizaciones se posicionen, ya que la distribución de IT tradicional ha dejado de resultar útil. Así lo manifestó Carlos Clerencia, director del sector Corporativo de Intel, quien afirmó que actualmente el despliegue de tecnología es imparable.

Las presiones para reducir costes, obtener resultados inmediatos y aumentar la seguridad y adecuación a las normativas, hacen que el camino hacia la nube híbrida sea inevitable. Una estrategia basada en la nube permite reducir estas presiones equilibrando gastos operativos y de calidad, acortando el tiempo de rentabilidad y de implementación segura mediante arquitecturas definidas por software y ofreciendo servicios bajo demanda.

Dada la necesidad de contar con una infraestructura flexible y de desarrollar una estrategia moderna para las aplicaciones y servicios, el sector TI ya se encuentra realizando la transición del modelo tradicional a las nubes híbridas. Carlos Clerencia señaló los tres pasos clave que las organizaciones deben dar para adoptar una nube híbrida: redefinir aplicaciones y servicios, extender la infraestructura informática y elegir un partner para la nube pública. “La idea es que, una vez que tengo clasificadas las cargas de trabajo, pienso filosóficamente dónde tienen que ir, defino la infraestructura que las va a soportar y defino la orquestación que va a hacer que esas infraestructuras puedan ser flexibles”, explicó el directivo de Intel.

Entre las distintas oportunidades que las nubes híbridas empresariales ofrecen, se encuentran: desarrollo y testeo, recuperación en caso de catástrofe, modernización de aplicaciones empresariales y creación de aplicaciones de nueva generación.

Tal y como apuntó Clerencia, las nubes híbridas sobre infraestructuras definidas por software permiten mejorar la eficiencia informática de forma continuada y reducir profundamente los gastos. “Los ahorros son evidentes. Comparando una infraestructura donde se empieza a virtualizar con una infraestructura totalmente automatizada y orquestada, hablamos de un 66% de ahorro. Teniendo en cuenta que dos tercios del coste del CIO se van en mantenimiento de la infraestructura, si soy capaz de quitarle un 66% estoy dando un aire importante a los presupuestos para poder empezar a innovar”, concluyó.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información