Negocio | Noticias | 16 AGO 2017

Las grandes tecnológicas, en el foco de la Comisión Europea

En las últimas semanas, Google ha sido sancionada con la mayor multa antimonopolio de la historia. Con el objetivo de regular un espacio comunitario en el mercado digital europeo, las instituciones han puesto coto a ciertas actividades en los últimos años.
Unión Europea
Mario Moreno

 

Histórica y ejemplarizante. Así definen los expertos la multa antimonopolio por valor de 2.424 millones de euros que la Comisión Europea impuso a Google el pasado 27 de junio. Sanción que, por otra parte, merece dichos adjetivos por no encontrar parangón y por situarse en un momento en el que la cartera de competencia, actualmente en manos de la comisaria Margrethe Vestager, está tratando de acelerar la regulación del e-commerce con el objetivo de avanzar hacia el ansiado Mercado Único Digital. Quizás esta sensibilidad latente deja en migajas a la segunda en el ranking; la pena de 1.060 millones de euros que tuvo que abonar Intel en 2009 por tratar de sacar del mercado a AMD en el plano de la fabricación de chips. Pero, decíamos, la cuantía a la que se enfrenta el buscador más famoso de la Red no es baladí, ya que con la decisión, y con una exposición clara y sencilla de los argumentos, Bruselas parece querer anticipar otras que podrían seguirla, tal y como explica Rafael García del Poyo, abogado especialista en nuevas tecnologías en Osborne Clarke.

El contencioso, que se inició hace ya siete años con Joaquín Almunia como comisario, determina que Google ha abusado de su posición dominante al favorecer sus productos y servicios frente a los de la competencia a través de su plataforma Google Shopping. Ésta es una suerte de comparador de precios que la compañía ha utilizado durante este tiempo para priorizar su marca. Fueron Microsoft y TripAdvisor los que alertaron a la Comisión, que ya en abril de 2015 remitió un pliego de cargos que de nuevo reforzó en 2016. “A pesar de la cantidad de productos y servicios que Google ha creado y que han cambiado nuestras vidas, lo que ha hecho es ilegal”, indicaba Vestager. “Ha abusado de su dominio en el mercado para denegar a otras compañías la oportunidad de competir. Y, lo que es más importante, ha negado a los consumidores poder escoger y comparar entre los artículos más innovadores del mercado”. La multa, que recae sobre Alphabet, empresa matriz de Google, supone cerca del 10% de la facturación de la empresa que, además, tiene en su motor de búsqueda la principal fuente de ingresos. Casi el 90% de sus beneficios proceden de los que anuncios que muestra a los consumidores como respuesta a una búsqueda realizada en sus sistemas. En algunos casos, el organismo europeo ha identificado caídas repentinas del tráfico de páginas webs rivales de hasta el 85% en el Reino Unido, del 92% en Alemania y del 80% en Francia.

 

Lea el reportaje completo haciendo clic aquí 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información