Sociedad de la información | Noticias | 10 NOV 2016

Nadie predijo la victoria de Trump: ¿fracaso del Big Data?

Las predicciones fallidas podrían arrojar dudas sobre algunos sectores de tecnología, incluyendo el 'big data' o la gestión de relaciones con los consumidores.
Donald Trump en un mitin en Florence, Carolina del Sur
Donald Trump en un mitin en Florence, Carolina del Sur
Redacción

La mayoría de las tiendas de predicciones sobre las elecciones y las encuestas públicas que se han llevado a cabo preveían que Donald Trump perdería las elecciones presidenciales frente a Hillary Clinton. Estaban totalmente equivocados. ¿Acaso esto significa que ya no nos podemos fiar de los análisis de datos?

Según Nik Rouda, analista senior de Enterprise Startegy Group, las encuestas no son métodos para extraer grandes datos. “El tamaño de la muestra fue suficiente bueno para una encuesta pero tal vez no cumplía con el volumen, la variedad y la profundidad de datos necesaria”, intuye Rouda. “En todo caso, yo diría que se hubiese necesitado una mayor aplicación de grandes técnicas de datos para haber conseguido un pronóstico mejor”. El caso es que se analizó a ambos equipos presidenciales por los perfiles de los votantes en vez de analizar los distintos séquitos por su comportamiento, que hubiese mostrado una imagen más clara. Por lo que el analista concluye que se trata de un fracaso del enfoque tradicional, no un fracaso de las matemáticas o el fracaso del big data.

Por su parte, Samuel Wang, gerente del Consorcio de las elecciones de Princeton, opina que las previsiones incorrectas no parecen ser un problema con el margen de error, sino un error sistemático ya que una de las razones podría haber sido las decisiones tardías de los llamados votantes indecisos, quienes no fueron capaces de verbalizar su preferencia porque ni si quiera ellos mismo sabían lo que querían. Esta línea de pensamiento se debe a que a principio de la campaña, alrededor del 20% de los votantes republicanos estaban indecisos, entre otras cosas. “Para ellos, votar a Trump fue una batalla entre la lealtad partidista y la reacción ante un candidato bastante radical”, agregó Wang. “Puede ser que la lealtad del partido haya ganado”.

Otras teorías son que los encuestados pudieron haber mentido o que los encuestadores no realizaron las preguntas adecuadas. Tony Baer, analista de datos de Ovum, dijo que las encuestan podrían haber subestimado a los votantes difíciles de alcanzar, siendo difícil para los encuestadores apuntar a las personas adecuadas. Cuando se le preguntó por su reacción ante la victoria de Trump, Baer dijo que estaba “tan perplejo como cualquier”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información