Tecnología | Noticias | 30 AGO 2017

Una adecuada planificación energética evitaría los incidentes derivados de un apagón

A finales de mayo asistimos a una situación de auténtico caos en los aeropuertos londinenses de Gatwick y Heathrow, dos de los más importantes a nivel mundial y que afectó a más de 1.000 vuelos internacionales. Aunque cueste creerlo la causa de este incidente fue un apagón.
ENERGÍA SOLAR
Javier Martínez

 

A finales de mayo asistimos a una situación de auténtico caos en los aeropuertos londinenses de Gatwick y Heathrow, dos de los más importantes a nivel mundial, que tuvo como consecuencia la cancelación de más de 1.000 vuelos internacionales, afectando a un total de 70 países. Aunque cueste creerlo la causa de este incidente fue un apagón.

Al parecer, todo sucedió cuando un operario realizaba labores de mantenimiento en el data center de British Airways y desconectó de forma involuntaria el suministro eléctrico, apagando en consecuencia los sistemas informáticos de la aerolínea. No deberíamos caer en la tentación de atribuir la responsabilidad a un fallo humano, tampoco a otras causas circunstanciales como sobrecargas eléctricas o el clima, sino a la escasa planificación y a la falta de conocimiento energético. Más aún, se debería haber tenido en cuenta la regla básica de la gestión de energía: las acciones tienen consecuencias y las consecuencias requieren acción.

Lo que más me sorprende de estos hechos es que no son aislados, y los datos así lo demuestran. Una encuesta encargada por Eaton entre responsables de TI y Data Center de Europa revela que el 27% de los participantes había sufrido un apagón prolongado durante los últimos tres meses, seguido de un tiempo de inactividad. La mayoría de ellos (82%) reconoció que los procesos de negocio más críticos dependen de TI y el 74% señaló que la salud del data center tiene un impacto directo en la calidad de los servicios TI. Todo ello nos confirma la importancia que los departamentos de TI tienen para el negocio y, a su vez, cómo estos dependen del data center para funcionar.

Este ejemplo demuestra una vez más que un mal entendimiento de la energía es un problema habitual. Dos tercios de los profesionales de data center que participaron en el estudio de Eaton no tenían plena confianza en el suministro de energía, y hasta que las organizaciones no se enfrenten a este problema seguirán registrándose incidentes de este tipo.  Existe una profunda preocupación sobre la falta de experiencia en el diseño de eficiencia energética, la gestión del consumo o para abordar los fallos relacionados con el suministro de forma rápida y efectiva de forma que se eviten y mitiguen las interrupciones.

Cuando se produce una interrupción total del suministro es absolutamente indispensable tener un proceso de recuperación de desastres que defina con claridad los pasos que se deben seguir para volver a activar los data center, detallando qué sistemas deben recuperarse primero. De otro modo, el estado de pánico y la presión por recuperar la actividad pueden complicar sustancialmente el establecimiento de prioridades.

La gestión de energía cada vez más se está convirtiendo en una actividad definida por software. Si tenemos en cuenta la escasa planificación en el suministro energético, el software puede desempeñar un papel importante para reducir la brecha entre la tecnología y la energía, presentando opciones de gestión de energía con un formato de panel que pueda resultar familiar a una audiencia TI, y haciendo que sea más sencillo entender e incluso automatizar la gestión de energía de una infraestructura. Esto podría haber evitado el apagón al que se enfrentó British Airways ya que los procesos automáticos podrían haber activado los sistemas de manera controlada y monitorizada.

Nos hemos movido hacia entornos más virtualizados en el área del data center. Profesionales de TI y data center están familiarizados con el uso de la virtualización para mantener el hardware, pero la pregunta es por qué no se siguen los mismos principios en la energía. Es importante que todos los diseños de distribución de energía y las herramientas de software de resiliencia asociadas sean compatibles con los principales fabricantes de virtualización para garantizar infraestructuras adaptadas al futuro. Este enfoque permitirá que los profesionales de data center hagan revisiones periódicas para mitigar los riesgos del mantenimiento de infraestructuras y actualizaciones.

Aunque nunca lleguemos a entender qué ocurrió exactamente con el data center de British Airways, estoy casi seguro de que no será un hecho aislado en el sector, aunque es poco probable que veamos un incidente de esta magnitud en un futuro cercano. En este sentido, parece claro que el data center debe ofrecer resiliencia para mantener la continuidad del negocio y esto debería ser parte del núcleo de la estrategia de gestión de riesgos de una compañía. Como sector de data center tenemos que asegurarnos de tomar medidas que garanticen que una gestión de la energía efectiva es imprescindible y no sólo deseable. 

El autor de este artículo es Javier Martínez, Sales Application Engineer Eaton España​. 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información