Transformación Digital | Noticias | 02 ENE 2016

10 grandes crónicas de Transformación Digital de 2015 (parte III de III)

La tercera parte de grandes historias TI de 2015 se centra en las flaquezas de grandes infraestructuras TI gubernamentales, en las facilidades que tanto Dell como Lenovo otorgaron involuntariamente a la acción de hackers a través de certificados root defectuosos, y en la proliferación de drones en manos de cientos de miles de consumidores poco o nada informados.
big data
Marga Verdú

Los datos de 21,5 millones de personas al descubierto

Una brecha ocasionada por hackers en el sistema de la oficina de gubernamental de empleo de Estados Unidos (OPM), a mediados de 2015, puso de manifiesto la debilidad del sistema de seguridad de las infraestructuras TI gubernamentales del país. Los datos iniciales, una vez revisados, demostraron que los hackers extrajeron información de 21,5 millones de ciudadanos que han gestionado sus actividades laborales a través de la OPM desde el año 2000. Se sospecha que el grupo de hackers que asaltó la oficina OPM ha estado involucrado en las brechas creadas en al menos otras 10 compañías incluidas United Airlines y la aseguradora Anthem. Un político ha señalado que los ataques podrían haber creado un problema de seguridad nacional de mayor gravedad tras los ataques del 11S. Acusado de complicidad, el gobierno chino niega su implicación.

 

La pesadilla de Lenovo y Dell

Lenovo provocó la ira de usuarios de todo el mundo cuando se descubrió en febrero de 2015 que la compañía había preinstalado adware en sus PCs con la finalidad de inyectar publicidad en sus browsers, el cual generaba un certificado en Windows que habilitaba ataques del tipo man-in-the middle, ayudando a hackers a obtener información sensible como credenciales bancarias. Algo semejante le ocurrió el pasado noviembre a Dell, cuando se descubrió que la compañía había preinstalado un root defectuoso de certificación digital que permitía espiar el tráfico en cualquier website.

 

Regulación para drones

La proliferación de drones ha llevado a que éstos puedan llegar a interferir en operaciones antiincendios. Zumbando peligrosamente cerca de aeropuertos y aviones, estos artefactos voladores no tripulados han actuado como vehículos de transporte de drogas en prisiones, e incluso han llegado a precipitarse en el interior de una cancha de tenis durante un torneo del US Open. Siendo uno de los regalos estrella de estas fiestas, cuyas ventas se contabilizan por cientos de miles, el establecimiento de regulaciones y buenas prácticas de uso para los consumidores emerge como un claro signo de que estos artilugios voladores están en primera línea de la actualidad.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información