Negocio | Noticias | 23 SEP 2017

GDPR, una carrera a contrarreloj

Expertos, abogados e incluso legisladores coinciden: vamos muy justos para la acogida del Reglamento General de Protección de Datos. El 25 de mayo de 2018 se hará realidad una normativa europea que desentraña retos y oportunidades para los sectores públicos y privados de toda Europa.
justicia ley
Mario Moreno

 

Algo, a priori, sencillo, la acogida de una normativa europea, no lo es tanto para España. A favor del país cabe decir que este caso concreto, la llegada del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR, de sus siglas inglesas), no está siendo benigno para ninguno de los países miembro, porque trata de confluir las aspiraciones de los 27 estados con tradiciones y culturas distintas en una norma común y armonizada. Algunas de estas regiones contaban con leyes más restrictivas, como es el caso propio y otros, como los nórdicos, eran más laxos. Unir estos caminos no es fácil. En cualquier caso, el choque cultural se acentúa en España porque pone de relieve varias notas de su carácter. En primer lugar, explica María Suárez a ComputerWorld, socia del área TI y privacidad en Dutilh Abogados, dando por asumidas nuestras peculiaridades, que la empresa en España es activa en el sentido de que cuando le pegan el “palo” responde, mientras que ésta normativa le exige avanzar hacia posiciones preventivas.  Por otra parte, y estas son palabras de la misma presidenta de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Mar España, “tanto el sector privado como el público van a llegar muy justos a la implantación definitiva de la normativa”. En el calendario fijada la fecha, desde hace más de dos años que se dio a conocer, el 25 de mayo de 2018 como puerta de entrada hacia un mundo más restrictivo y punitivo, que amenaza con multas de hasta el 4% de su facturación a las organizaciones que no cumplan con el escrito. Pero este segundo hándicap y aunque pueda parecerlo, decíamos, no es solo problema autóctono. De hecho, según Gartner, más del 50% de las empresas del continente no estarán preparadas para el día señalado.

Llegamos tarde a un Reglamento que tiene como hilo argumental la protección de los datos de los usuarios, basándose en la prevención y en la responsabilidad activa de los que tratan con la información con el objetivo de poner coto a uno de los ámbitos que más preocupa a toda firma que opera digitalmente: las dichosas fugas de datos. La transformación digital ha puesto en el alza el valor de la información. El dato es el nuevo petróleo. Por muy manida que esté la frase no deja de ganar razón. “Por ello, el fin último del Reglamento es permitir el negocio”, 

 

Lea el reportaje completo haciendo clic aquí 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información