Tecnología | Noticias | 29 MAY 2018

"Las matemáticas contribuyen a hacer una sociedad más justa, segura, igualitaria y próspera"

Sobre el escenario que el uso combinado de la estadística, 'big data' y la inteligencia artificial abre en investigación, negocio y a la hora de "introducir mejoras en políticas públicas y construir una sociedad más justa e igualitaria" habló el científico de datos David Ríos en una entrevista enmarcada en Fórum Big Data 2018.
David Ríos (ICMAT)
Esther Macías

La estadística, la investigación operativa y el análisis de datos no son nuevos, pero la combinación de éstos con las herramientas de última generación del llamado big data, una mayor capacidad de cómputo y almacenamiento, la conectividad de múltiples objetos a internet (con la tendencia del llamado internet de las cosas) y la aplicación de técnicas de inteligencia artificial genera oportunidades únicas en estas materias. Sobre el escenario que se abre en investigación, negocio y, sobre todo, de cara a “introducir mejoras en políticas públicas y para construir una sociedad más justa e igualitaria” departió David Ríos en una entrevista realizada por ComputerWorld con motivo del Fórum Big Data 2018.

David Ríos, que dirige la Cátedra AXA-ICMAT en el Instituto de Ciencias Matemáticas del CSIC y es Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias, destacó que el siguiente gran paso a superar para lograr un análisis de datos más eficiente e inteligente es lograr lo que llama una “analítica prescriptiva”, lo que “mejoraría la toma de decisiones de forma significativa”. Además, aseveró, es importante avanzar en los métodos bayesianos y desarrollar métodos –el llamado aprendizaje máquina-adversario– en los que se tienen en cuenta las decisiones de rivales y que pueden aplicarse a campos como el marketing pero también a la ciberseguridad.

Respecto a esta última materia, el análisis de riesgos adversarios (sobre la que Ríos dirige en el ICMAT una línea de investigación), el experto recordó que surgió en Estados Unidos tras los atentados del 11-S con el fin de mejorar la seguridad física y que también se aplicó en otros países. En la actualidad, según el matemático, la investigación del ICMAT no solo se destina a mejorar las inversiones en seguridad (por ejemplo, en la lucha contra el terrorismo), sino también a optimizar la lucha frente a la delincuencia, a aspectos relacionados con la ciberseguridad, el marketing… “Las mismas matemáticas que utilizas para modelizar a tu enemigo las puedes usar para modelizar a tu amigo, así que las estamos empleando, por ejemplo, en proyectos de robótica social”. En esta línea, Ríos también trabaja en el área de la ‘internet de las cosas afectivas’, es decir, en dar vida y capacidad de decisión de tipo afectivo a objetos como robots.

Por otro lado, Ríos y su equipo también participan en Cybeco, un proyecto europeo que dirige un consorcio de siete instituciones de seis países y cuyo objetivo es desarrollar mejores instrumentos de ciberseguros y desarrollar metodologías para ayudar a los dueños de las infraestructuras TIC a seleccionar las mejores contramedidas, una de las cuales puede ser un producto de ciberseguro.

 

Hacia el necesario desarrollo de políticas públicas basadas en ‘big data’

Para el experto, en España hay cierta confusión en las tecnologías de big data y analítica que hay que utilizar y deben prevalecer, y también existen grandes diferencias en la aplicación de éstas por parte de unos sectores y de otros. “El sector de la banca es bastante potente, con algunas startups muy interesantes, el de seguros va algo más retrasado, el telco va razonablemente bien y, con honrosas excepciones como la Agencia Tributaria y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, el sector público debería acoplarse al desarrollo de políticas públicas basadas en big data”.

Sobre el papel de la ética en el uso del big data y prácticas como las que hemos podido ver últimamente con Facebook y Cambridge Analytica que dejan mucho que desear, Ríos apunta que “no es un problema de ahora”. En todo caso, opina que todo esto es “una llamada de atención para los gobiernos, para que introduzcan regulaciones apropiadas; para que las empresas se comporten de acuerdo a esas regulaciones que deberían introducir; y también una llamada de atención a los individuos, que tenemos que entender que nada es gratis y cuando damos nuestros datos a Facebook no es por el altruismo de ésta sino porque hay unos intereses comerciales muy fuertes. Y esto es un fenómeno tan nuevo que aún estamos aprendiendo a experimentar con él”. En opinión de Ríos, la nueva GDPR (Reglamento Europeo de Protección de datos, de obligatorio cumplimiento desde el pasado 25 de mayo) ayudará en este sentido.

Las matemáticas, bien utilizadas, contribuyen a hacer una sociedad más justa, segura, igualitaria y próspera”, concluyó el científico de datos.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios