Negocio | Artículos | 26 MAR 2018

Claves para cumplir con GDPR en un entorno de 'cloud' híbrida

Los datos representan un reto para cualquier empresa. Suponen una oportunidad inmensa, pues constituyen un diferencial competitivo si se analizan de manera acertada. Pero su gestión es todo un desafío. Y cada vez hay más datos -especialmente contenido multimedia- que analizar. Si no se les presta atención, pueden surgir los problemas.
GDPR IBM
Redacción

Reconozcámoslo: vivimos en una era en la que el dato es el rey. Si ya manejamos grandes volúmenes a escala personal, con la cantidad de vídeos e imágenes que recibimos al cabo del día en nuestros teléfonos inteligentes, imagínese la cantidad que pueden llegar a manejar las empresas. Tanto, que ahí ya nos movemos en petabytes. A modo de ejemplo, Google procesa cada día 24 petabytes de referencias sobre millones de personas en todo el mundo. Y las empresas, aunque a menor escala, se encuentran ante el enorme reto de qué hacer con esos datos.

Reto que tiene una doble vertiente: positiva y otra no tanto. La primera es en sí una gran oportunidad de negocio. Existe un cálculo que habla de una multiplicación por dos del volumen de datos global cada dos años. Es decir, millones y millones de datos a analizar, sí, y que bien analizados por parte de las empresas supone una ventaja competitiva inmensa, además de una gran diferenciación dentro del mercado en que compitan.

La vertiente menos positiva es que, cuantos más datos almacene la empresa, mayores serán los problemas relacionados con su gestión. Y eso requiere el uso de soluciones basadas en datos más sofisticadas y con un mayor rendimiento. Más si cabe cuando el próximo 25 de mayo entrará en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), de obligado cumplimiento.

Ahora, ¿su empresa considera la libre circulación de datos en un entorno de TI híbrido, ya sea en sus propias instalaciones, en una nube privada o pública, o incluso en ambas? Entonces tiene que empezar a pensar en cómo le afectará esa nueva normativa y de qué manera afrontarla para, primero, mantener sus datos a salvo; segundo, sacarles el máximo partido posible; y tercero, evitar las multas por su incumplimiento, que le pueden suponer un 4% de la facturación anual o 20 millones de euros, la que sea más grande.

Y es que cuando aparece un problema con los datos puede ser demasiado tarde para resolverlo. Y una cosa está clara: los clientes cada vez buscan más soluciones que permitan el cotejo, la gestión y la indexación de datos. Algunos de ellos, como es el caso del vídeo, extremadamente ricos. Y recordamos de nuevo: las empresas recopilan más datos que nunca. Datos para promocionar, vender, personalizar y mejorar la experiencia de usuario.

En consecuencia, muchos datos. Datos que deben tratarse de manera muy diferente según categorías, lo que obliga a la empresa a confiar en su capacidad para mover dichos datos allá donde necesite y de manera rentable. Lo que es posible gracias al uso conjunto de soluciones como Data Fabric, de NetApp, y a la plataforma de nube Fujitsu Cloud K5.

¿Qué le ofrece cada una de aquellas soluciones? K5, una nube global que funciona con Data Fabric, de NetApp, tiene un papel clave, ya que ofrece las opciones de nube pública, nube alojada privada virtual, nube dedicada y nube local dedicada. Al estar disponible como un servicio gestionado, le permite administrar y organizar tanto nubes públicas como privadas.

Además, hay que tener en cuenta otro valor añadido de K5: su escalabilidad es ilimitada y ofrece la máxima seguridad y cumplimiento de la regulación, pues los datos de los clientes se alojan en un centro de datos de la compañía ubicado en España. A lo que hay que añadir otro más: aunque su propiedad de nube esté compuesta de plataformas o servicios de Microsoft, VMware, Amazon o similares, K5 le puede proporcionar una capa de orquestación para que pueda gestionarlo todo como un único entorno coherente. El resultado es eficiencia operativa y rentabilidad independientemente de la combinación de nubes que tenga.

Por otro, Data Fabric, que es un enfoque definido por software para la gestión de sus datos, además de un componente principal de K5, le permite mantener el control sobre sus datos, ya sea de forma local o en la nube; elegir y cambiar entre distintos sistemas en la nube, de aplicaciones y almacenamiento; integrar diferentes arquitecturas, manteniendo el máximo rendimiento de cada una; Permitir a las aplicaciones acceder a sus datos cuándo y dónde lo necesiten; y garantizar la coherencia gracias a la gestión de múltiples entornos con las mismas herramientas y procesos.

Y es que, como hemos dicho antes, la cuestión que se debe plantear es que, cuando surge un problema relacionado con los datos, puede que sea demasiado tarde. Y la combinación de la normativa, una creciente amenaza a la seguridad cibernética y la necesidad de digitalización significa que tener una visión clara de sus datos y sin importar dónde se encuentren, son la base para triunfar en la era digital en la que nos encontramos.

 

Contenido ofrecido por Fujitsu NetApp

 

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios