Red
Metaverso
Meta

Cómo construir una red de alta velocidad para el 'metaverso de las cosas'

Con la tecnología actual se podría construir una red óptica mallada de baja latencia que soporte las aplicaciones del metaverso en tiempo real.

Metaverso

¿Cuántas personas en las redes sociales tienen amigos sólo en su ciudad? Probablemente no muchas, así que no debemos pensar que cuando Meta u otros desplieguen un metaverso, los habitantes serán todos del mismo lugar. Para tener éxito, un metaverso tiene que soportar usuarios dispersos, y cuanto más éxito tenga, más se puede esperar que sus usuarios estén dispersos en una geografía más amplia. Hoy, el metro, pero mañana el mundo. Si, a medida que el metaverso se extiende, los problemas de latencia destruyen el comportamiento sincronizado de los avatares, entonces perderá realismo y en algún momento esa pérdida limitaría el crecimiento. Ya sabemos cómo controlar la latencia de acceso, pero ¿cómo controlar la latencia del metaverso masivo? Respuesta: Con la malla metaversa masiva.

Es casi seguro que el realismo metaverso empezará por tener un acceso de baja latencia a un punto límite metropolitano, que sea la rampa de entrada a los procesos metaversos. Eso permite manejar a los usuarios que se encuentran en un área metropolitana, y se puede esperar que muchas manifestaciones del metaverso (lo siento, no he podido evitarlo) permanezcan dentro de un área metropolitana, entre personas que se conocen. El siguiente paso es manejar a todos los usuarios con la menor latencia incremental posible. Eso es posible mediante el mallado óptico de las áreas metropolitanas.

 

Arquitectura de malla masiva

La mayoría de los usuarios del metaverso suelen interactuar con otros al menos dentro de su propio país, así que tomemos como ejemplo Estados Unidos. Si suponemos que tenemos 100 áreas metropolitanas principales, lo que en EE.UU. significaría ciudades con más de 230.000 habitantes, entonces el número total de rutas simplex sería N(N-1), o 9.900. Es cierto que esto supondría muchos recorridos de fibra a lo largo de grandes distancias, pero no sería necesario hacer de cada "camino" una conexión de fibra discreta.

La gestión eléctrica es lo que tiende a añadir latencia a las conexiones, debido a las colas. La óptico, sobre todo cuando se apoya en interfaces de muy alta capacidad, añadiría sólo un poco. El tráfico de la ciudad A podría llegar a la ciudad C a través de la ciudad B, lo que significa que podríamos concentrar las áreas metropolitanas de una región en una "ciudad de entrada" y enlazarlas por medios ópticos.

Si utilizamos multiplexores ópticos reconfigurables (ROADM) y DWDM podríamos crear fácilmente una malla completa de metros con la tecnología actual. Con un enrutamiento de tránsito mínimo en cada metro gestionado por esos ROADM, sólo añadiríamos una pequeña latencia al tráfico de los usuarios del metaverso en cualquier lugar de Estados Unidos. Esas ciudades de entrada en EE.UU. podrían conectarse con ciudades de entrada en otros países, cuyas áreas metropolitanas locales estarían igualmente conectadas. Más malla significa menos latencia.

La malla metaversa se convertiría en algo muy parecido a un router central masivo, virtual y distribuido. Cada área metropolitana tendría su rampa de entrada a la malla ROADM/DWDM, y una conexión que no fuera local a un área metropolitana estaría a un salto (virtual) de distancia. Dentro de un país determinado, donde suele concentrarse la mayor parte del tráfico, se podría esperar conectarse desde cualquier lugar a cualquier otro en un máximo de cuatro saltos ópticos: metro de entrada a pasarela, pasarela a metro de salida.

 

El metaverso de las cosas

El gran escollo de este nuevo y explosivo concepto de red es que muchos no ven que los medios sociales y el Meta impulsen un cambio de red global. Vale, olvida el metaverso en el sentido de Meta y Facebook. Si el metaverso social no es lo tuyo, está el metaverso de las cosas o MoT.

Si nos olvidamos de lo que hemos oído que impulsa el metaverso, y nos fijamos sólo en lo que es un metaverso en un sentido técnico, abrimos todo un nuevo conjunto de aplicaciones. Un metaverso es una tecnología gemela digital que facilita los procesos del mundo real creando modelos virtuales que controlan esos procesos y se sincronizan con ellos. Sí, se puede ver esto aplicado a las redes sociales, pero también se podría ver aplicado a la colaboración empresarial, al IoT y a los edificios inteligentes, al control del tráfico aéreo y a los coches autoconducidos. Incluso a los viajes y el turismo, utilizando la realidad aumentada.

Piensa en ti mismo caminando por una calle de una ciudad nueva, con tus gafas de RV/AR. Estás buscando un lugar para comer, así que le preguntas a tu teléfono y éste te superpone una flecha en tu campo de visión, señalando los lugares que podrían adaptarse a tus necesidades. O buscas un producto, y al pedirlo tus gafas te muestran en tu campo de visión los lugares que lo venden, e incluso el precio. O piensa en ir conduciendo y tener señales de navegación como giros, puntos de interés o incluso avisos sobre el tráfico, los peatones o los animales, todo ello mostrado en su parabrisas AR.

 

Por qué tiene sentido el metaverso masivo

Hay muchas aplicaciones posibles del metaverso, muchas empresas que se beneficiarían de hacer de MoT una realidad global. Supongamos que el metaverso masivo MoT se convierte en una realidad global, ¿qué ocurre con la red?

En primer lugar, ahora tenemos una red central nacional, continental y, eventualmente, mundial que es totalmente óptica. El enrutamiento tradicional del núcleo desaparecería, pero antes de que empiece a compadecerse de los proveedores de enrutadores, se produciría un crecimiento colateral del enrutamiento metropolitano. El impacto neto en los proveedores de routers podría ser incluso positivo, dado el gran número de redes metropolitanas que habría que soportar. Sin embargo, las interfaces necesarias en un router metropolitano podrían ser diferentes, porque las redes de acceso de baja latencia tendrían que agregarse directamente a los routers metropolitanos, al igual que los centros de datos de perímetro.

En segundo lugar, la latencia de extremo a extremo se reduciría drásticamente más allá de las áreas de acceso/metro, lo que permitiría aplicaciones en tiempo real, incluido el IoT, a una escala geográfica mucho mayor. Esto podría tener un impacto significativo en las aplicaciones de IoT 5G, porque las aplicaciones de IoT distribuidas son aquellas en las que se espera que los sensores de IoT se muevan a través de una gran área, y las conexiones locales inalámbricas y por cable no serían adecuadas. Incluso el acceso inalámbrico fijo 5G, incluida la onda milimétrica, podría ayudar conectando a los usuarios en zonas no lo suficientemente densas como para justificar la fibra hasta el hogar. El impacto en el 5G podría ser mucho más significativo que cualquier otro factor, lo que hace que uno se pregunte por qué los operadores interesados en promover nuevas aplicaciones 5G no invertirían en el mallado metropolitano masivo.

Desde hace al menos una década, disponemos de tecnología que podría generar este nuevo modelo de red de malla global. Lo que el metaverso puede ofrecer es una razón para hacerlo, una aplicación que crearía un ROI. El hecho de que Meta y probablemente todos los proveedores de nubes públicas estuvieran detrás de ello tampoco estaría de más. Así que la próxima vez que veas uno de esos avatares metaversos, piensa en darle un abrazo (virtual), teniendo en cuenta, por supuesto, las reglas de comportamiento metaverso de Meta. Puede que esté preparando su red para el futuro.



Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Gamificación Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: