Tendencias | Noticias | 19 MAR 2019

Poner la tecnología al servicio del talento

Tags: Formación
La caza de talento en las empresas españolas se está convirtiendo en un verdadero reto. La era digital ha revolucionado las estrategias de negocio y las ha virado hacia la aplicación e implantación de tecnologías como inteligencia artificial, 'blockchain' o 'machine learning' para automatizar los procesos y aumentar su eficiencia.
formación, educación
Créditos Tim Mossholder (Unsplash)
Marc Altimiras (Cornerstone OnDemand)

Sin embargo, estos nuevos empleos requieren determinadas habilidades, muchas de las cuales se están desarrollando a la vez que las tecnologías emergentes.

Por tanto, los reclutadores y managers de las compañías españolas se están encontrando con muchos impedimentos a la hora de atraer nuevos talentos. Pero, ¿cómo es posible si cada vez los jóvenes están más formados?

La innovación y el avance vienen de la mano de las nuevas generaciones, pero también de saber ver más allá y captar la posibilidad de proyección de las habilidades de colaboradores más experimentados. La clave para lograr que la empresa siga avanzando en innovación y competitividad en el sector está en la formación continuada que le ofrezcan a sus plantillas.

Debemos entender la formación desde su desde su perspectiva más amplia. Normalmente, cuando pensamos en los programas de aprendizaje de las empresas para los empleados, nos quedamos en esa parte superficial de reforzar las habilidades sobre un determinado departamento pero, ¿y si un empleado de ventas tuviera habilidades técnicas sin explotar? Quizás, con el curso apropiado, podría convertirse en un técnico de producto excepcional y no se sabía. Esas habilidades menos desarrolladas pero con gran potencial son las que hay que descubrir. Ese es uno de los retos de los recursos humanos en la era digital.

Una de las claves para desarrollar programas de formación continuada en las compañías, que a su vez es una de las  asignaturas pendientes en las empresas españolas. Tal como recoge el informe que presentamos junto a IDC, Future Culture 2018, la brecha más destacada entre España y el resto de Europa está en la utilización de “programas de formación”: un 37% de las empresas europeas los implantan, pero en España son poco populares, solo un 25%.

Una cultura empresarial orientada a la formación, entendida, no como una disposición pasiva sino como un aprendizaje proactivo, permite a las compañías estar al tanto de las tendencias en el sector para ofrecer a los empleados el contenido que necesitan para ser competitivos. Lo que hemos bautizado como Modern Learning, y lo aplicamos mediante una plataforma personalizable a través de logaritmos de inteligencia artificial y machine learning. De este modo las empresas pueden crear contenido específico para cada trabajador en función de sus intereses y necesidades laborales.

Para poder ser competitivo en esta era digital de cambios continuos los colaboradores deben también estar al tanto de las novedades y adaptarse a la evolución de su sector. La formación es clave para que sepan cómo trabajar con las nuevas tecnologías o los nuevos métodos de trabajo, y es responsabilidad de la empresa valorar este tipo de cursos para poder aprovechar las capacidades de sus empleados y conseguir explotar el talento y las virtudes de su plantilla al máximo.

 

El autor de este artículo es Marc Altimiras, vicepresidente regional de ventas para el Sur de Europa de Cornerstone OnDemand

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios