Economía digital | Noticias | 08 MAR 1999

El euro electrónico consolidará a Europa como un mercado online real

La adopción del euro como moneda común en Europa representará un impulso en la asimilación del comercio electrónico por parte de compañías aún reacias a realizar este tipo de transacciones y en la predisposición de los consumidores hacia el comercio desde Internet. La transparencia añadida y la posibilidad de una comparación directa de precios que representa la próxima moneda común, a partir del año 2002, son algunas de las causas de ello, según han esbozado representantes de la industria europea en un foro de la UE celebrada en Bruselas
Carolina Miyata

Una de los motivos que conducirá la rápida asimilación prevista del euro es la transparencia intrínseca que proporciona en los precios. En este punto, Internet, y el comercio electrónico en concreto, se posiciona como un medio ideal a través del cual vender productos y servicios expandiendo el uso, aún complementario, del Euro como moneda, en la medida en que los destinatarios de estas transacciones, sean empresas o consumidores finales, tendrán la posibilidad de comparar fácilmente los precios que ofrecen diferentes fabricantes en países distintos. La consecuencia directa se producirá cuando las empresas se vean presionadas a equiparar y normalizar sus precios, en opinión del director de marketing para el área europea en Microsoft, Hugo Lunardelli. “Sin Internet, el impacto del euro no hubiera tenido la dimensión que va a alcanzar”, ha asertado Lunardelli.

En todo caso, este gran impacto referido tendrá su área de influencia en los negocios realizados entre empresas esencialmente. Debido a los problemas logístivos existentes en los procesos de distribución física que contemplementan al comercio electrónico, las transacciones con el consumidor final tenderán a mantenerse dentro del mismo país, mientras que son las multinacionales las grandes benefiadas de la reducción de complejidad monetaria y normalización de precios que conllevará el euro, según Lunardelli.

Desde predicciones más arriesgadas, Timothy Fenoulhet, miembro del Directorio General para la Sociedad de la Información de la Comisión Europea, ha llegado a afirmar que la mitad de los negocios entre empresas que se produzcan en el año 2000 utilizarán a Internet como plataforma básica. De hecho, el euro se asentará como uno de las claves, junto a cuestiones tecnológicas como el desarrollo de la banda ancha, de seguridad como la firma digital o soluciones especializadas en este ámbito, que conducirán el desarrollo del comercio electrónico, en opinión del director de logística y comercio electrónico de Federal Express, Scott Herren.

Desde el aspecto de dinero electrónico exclusivamente, las transacciones entre empresas basadas en euros será el área que más beneficios reportará lógicamente. Sin embargo, a partir del 2003, año en el que el euro estará plenamente introducido en el sistema financiero de los países, llegará a asentarse como un gran potenciador del comercio electrónico efectuado por el usuario final. En este sentido, para la Comisión Europea, el denominado “euro electrónico” o la completa integración del euro e Internet, Europa iniciará una nueva etapa donde la Unión Europea representará un verdadero y activo espacio mercantil en línea.

http://europa.eu.int/



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios