Inteligencia artificial
IA
IA generativa

Más de 8.000 escritores se lanzan contra la "injusta explotación" de sus obras por parte de la IA

Reconocidas figuras del ámbito literario han enviado una carta a los CEO de las tecnológicas para pedir compensación por el uso de escritos con derechos de autor para entrenar los modelos.

Libros
Foto de Tom Hermans (Unsplash).

Más de 8.000 escritores y reconocidas figuras del mundo literario -entre las que se encuentran Suzanne Collins (Los Juegos del Hambre), Nora Roberts (La Casa de la Playa), Philip Pullman (La Materia Oscura), Margaret Atwood (El Cuento de la Criada), Richard Curtis (guionista de Notting Hill y Realmente Amor) y los ganadores del Pulitzer Jennifer Egan y Michael Chabon- se han sumando a una carta del Sindicato de Autores de Estados Unidos dirigida a los CEO de las tecnológicas para demandar una compensación justa por el uso de sus escritos con derechos de autor para entrenar a los modelos de inteligencia artificial (IA). 

La misiva busca llamar la atención a la “injusticia inherente a la explotación de nuestras obras como parte de sus sistemas de IA sin nuestro consentimiento, crédito o compensación” y se dirige específicamente a Sam Altman, CEO de OpenAI; Sundar Pichai, CEO de Alphabet; Mark Zuckerberg, CEO de Meta; Emad Mostaque, CEO de Stability AI; Arvind Krishna, CEO de IBM; y Satya Nadella, CEO de Microsoft. 

“Las tecnologías de IA generativa basadas en grandes modelos lingüísticos (LLM) deben su existencia a nuestros escritos. Estas tecnologías imitan y regurgitan nuestro lenguaje, nuestras historias, nuestro estilo y nuestras ideas. Millones de libros, artículos, ensayos y poesías protegidos por derechos de autor proporcionan el ‘alimento’ a los sistemas de IA, comidas interminables para las que no ha habido factura. Están gastando miles de millones de dólares en desarrollar tecnología de IA. Es justo que nos compensen por utilizar nuestros escritos, sin los cuales la IA sería banal y extremadamente limitada”, afirman los firmantes. 

Además, apuntan a la utilización de libros sacados de sitios web de piratería para el entrenamiento de los modelos, algo considerado ilegal por las autoridades estadounidense. Como resultado, advierten, “la IA generativa amenaza con dañar nuestra profesión al inundar el mercado con libros, historias y periodismo mediocres, escritos por máquinas y basados en nuestro trabajo”.  

Los autores señalan que en la última década, sus ingresos se han reducido en un 40%, alcanzando la cifra de 23.000 dólares anuales a tiempo completo en 2022. “La introducción de la IA amenaza con inclinar la balanza para hacer aún más difícil, si no imposible, que los escritores -especialmente los escritores jóvenes y las voces de comunidades subrepresentadas- se ganen la vida con su profesión”. 

Por eso, los firmantes solicitan a los CEO de las grandes tecnológicas que desarrollan este tipo de soluciones una serie de medidas que mitiguen este daño, como la obtención de permiso para utilizar este material protegido por derechos de autor y una compensación justa por el uso de sus obras, tanto en el entrenamiento de los modelos de IA como en sus resultados, independientemente de que éstos infrinjan o no la legislación vigente.  

“Esperamos que aprecien la gravedad de nuestras preocupaciones y que trabajen con nosotros para garantizar, en los próximos años, un ecosistema saludable para autores y periodistas”, concluye la carta. 



Contenido Patrocinado

Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital