Tecnología | Noticias | 20 NOV 2018

El auge de las API

Tags: API
Cada vez es más difícil dar una vuelta por el mundo tecnológico sin encontrar algún tipo de referencia a una Interfaz de Programación de Aplicaciones. Las API desempeñan un papel importante en la industria, al aumentar las capacidades de administración y programación de hardware y software, por igual.
Código binario
Ramón Lucini (Rubrik)

Las API permiten que las operaciones de TI integren fácilmente productos nuevos y antiguos en los procesos existentes de automatización, orquestación y servicio, facilitando la gestión y aumentando los tiempos y las estrategias de salida al mercado. ¿Por qué sumergirse en las API ahora? ¿Cuál es la razón por la que estas interfaces que eran “solo para desarrolladores” hayan entrado al mundo de las operaciones de TI?

El cambio del Imperativo al Declarativo

Históricamente, las operaciones de TI han adoptado un enfoque más de tipo imperativo para la administración, lo que significa que las instrucciones específicas se envían a la infraestructura y se ejecutan. Si no es correcto, se envían más instrucciones y comandos para realizar alguna otra acción. Si bien este enfoque funcionó adecuadamente durante muchos años, tuvo sus defectos, siendo el primero y más importante su uso, como humanos, al mando de nuestra infraestructura. Insertar un elemento humano conlleva muchos riesgos: los seres humanos cometen errores, los seres humanos tardan tiempo. En un mundo definido por el software se está produciendo un cambio importante: pasar de los métodos imperativos tradicionales a un enfoque declarativo. En lugar de enviar comandos uno por uno a nuestra infraestructura, ahora solo definimos el estado final deseado, indicando a la infraestructura exactamente cómo debe verse. Así el software trabaja en armonía con la infraestructura para descubrir la mejor manera de llegar donde se quiere.

Como ejemplo, imagine que ha invitado a alguien a su casa. Para que la persona llegue a su hogar, debe dar instrucciones exactas: “Comienza directamente dirigiéndote a Príncipe de Vergara, luego gira a la derecha en Ayala, asegúrate de seguir las instrucciones de los carriles para no dejar la calle atrás, pasado Velázquez, a la altura del Mercado de la Paz, gira de nuevo a la derecha para subir por Claudio Coello. Mi casa es el tercer bloque de esa calle en el portal 48”. Este es el modelo imperativo de pensamiento. Alternativamente, utilizando un modelo declarativo, podría decir: “Mi dirección es Claudio Coello 48. Ingréselo en una aplicación de GPS. Navegará utilizando la mejor ruta ".

Dicho esto, para orquestar la infraestructura, el software necesita un terreno común para proporcionar canales de comunicación. Las API RESTFul traen una arquitectura estandarizada y fácil de usar que las operaciones de TI pueden utilizar, orquestando procesos a través de todo el centro de datos. Las API RESTFul acercan mucho más a las operaciones de TI el lograr un enfoque declarativo del estado final deseado.

El software ha cambiado

No solo las operaciones de TI han cambiado, el software y las soluciones implementadas también están experimentando un cambio importante. Comparando los centros de datos de hace 10 años con los actuales, encontramos diferencias drásticas. La otrora infraestructura monolítica, en la que se confió durante tanto tiempo, ha dado paso a un enfoque más modular. La nube y los microservicios ahora están en alza para asumir la mayor parte de nuestras cargas de trabajo, proporcionando pequeños fragmentos de código reutilizables, que se ensamblan en unidades para crear aplicaciones grandes y complejas.

En lugar de administrar las cargas de trabajo a nivel de aplicación, ahora se pueden dividir en pequeñas piezas efímeras. Cuando un servicio deja de estar disponible, otro, simplemente, toma su lugar. Cuando se produce la necesidad de escalar, los sistemas de archivos distribuidos permiten que múltiples nodos trabajen en armonía, proporcionando más recursos a las aplicaciones.

Antaño, las operaciones de TI podían implementar un único paquete de software, que a menudo incluía todo lo necesario para administrar esa aplicación; hoy en día, con grandes centros de datos distribuidos, ya no es el caso. Tome, como ejemplo, el ciclo de vida de la VM: ya no es suficiente implementar una máquina virtual basada en una plantilla. Hay muchos otros procesos y tareas que deben tenerse en cuenta. ¿Debe incluirse la VM en su solución de protección de datos? ¿Necesitamos proporcionar algún seguimiento estándar de los servicios y aplicaciones que se ejecutan dentro de la VM? ¿Es necesario agregar la VM a alguna aplicación de gestión de cambios o de seguimiento de activos?

Para implementar un verdadero proceso de aprovisionamiento declarativo de VM, se deben considerar todas las aplicaciones y procesos relacionados con ella. Las API RESTFul proporcionan una arquitectura estandarizada y sin estados, que nos permite integrar y automatizar estas soluciones de software dispares y separadas, llevando a todas las aplicaciones a un terreno común. No depender de ninguna tecnología subyacente específica significa que las operaciones de TI pueden integrar fácilmente nuevos servicios en los conjuntos de herramientas de automatización existentes. Al combinar esto con las capas de administración y operación abstraídas, las API proporcionan un medio para ofrecer una solución de escalamiento horizontal altamente automatizada.

Así que REST está aquí para quedarse

Las API RESTful proporcionan la arquitectura común, sin estados, que las operaciones de TI han estado esperando. No más CLI propietarios, simplemente integre la orquestación y la automatización en sus conjuntos de herramientas ya existentes. REST es independiente de la plataforma y puede ejecutarse independientemente del idioma subyacente. Habiendo estado disponible solo desde principios de la década de 2000, hemos visto que la cantidad de dispositivos conectados que aprovechan las API RESTful aumenta enormemente sin signos de desaceleración.

Las API RESTful desempeñarán un papel importante en el futuro de la administración de los centros de datos. Por lo tanto, analice las aplicaciones, el hardware y el software de su infraestructura actual y elimine aquellos que no proporcionan una API RESTful. Defina el estado final deseado y permita que el software y las API RESTful determinen la mejor manera de llegar allí.

 

El autor de este artículo es Ramón Lucini, director general de España y Portugal en Rubrik

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios