Tecnología | Noticias | 30 JUL 2020

Importancia y beneficios de una solución DCI

La transformación digital, la aparición de nuevos servicios y el crecimiento nunca visto de los flujos de datos han cambiado para siempre el entorno digital. Ahora cada vez más empresas recurren a soluciones de 'Data Center Interconnect' (DCI) para proporcionar a sus centros de datos conexiones estables, fiables y de banda ultraancha.
huawei cw 290720
Redacción

Sin embargo, en la era inteligente, es importante no prestar atención solo al ancho de banda. El despliegue, las tareas de operación y mantenimiento (O&M) y la seguridad también son esenciales para lograr el éxito a largo plazo de una red. La solución DCI de Huawei ofrece un despliegue simplificado, tareas O&M inteligentes y mejoras en las funciones de seguridad para que las empresas implementen su data center de manera eficaz.

Qué beneficios tiene una DCI personalizada

La necesidad de conectar los activos del centro de datos de una manera rápida, confiable y rentable es algo que se tiene cada vez más en cuenta al planificar entornos informáticos. En este nuevo mundo, factores como el rendimiento y la latencia son críticos, pero también lo son una operación y mantenimiento inteligentes y sencillos y reforzar el ámbito de la seguridad

Como resultado, la tecnología de interconexión de centros de datos (DCI) se está volviendo cada vez más importante, debido a su capacidad para aumentar el ancho de banda del centro de datos, reducir la latencia y eliminar la pérdida de paquetes, lo que lleva a una mejor experiencia general.

A medida que la tecnología DCI adquiere importancia estratégica para las grandes empresas, muchas están dando el paso de poseer y controlar su propia infraestructura DCI para gestionar las necesidades de tráfico actuales y futuras. Esto está demostrando ser más común entre las empresas digitales más grandes, pero también cada vez se aplica más para grandes compañías de servicios públicos, telecomunicaciones, servicios financieros y entidades gubernamentales, que están altamente digitalizadas y tienen una arquitectura de centro de datos distribuida. El control de la DCI garantiza que la organización supervise las decisiones con respecto a la disponibilidad de ancho de banda, y también que pueda administrar todo el perfil de seguridad en lugar de depender de un tercero.

Asumir la propiedad de la DCI le permite a una organización aprovechar los beneficios del autocontrol, con la capacidad de utilizar arquitecturas y protocolos adecuados con el propósito final de administrar mejor el rendimiento, la latencia y la seguridad.

Cuando las empresas toman la decisión de construir su propio DCI, hay varios criterios importantes que deben considerar:

1. Ancho de banda: la gran cantidad de transferencia de datos no solo requiere un ancho de banda enorme, sino también escalable, tanto hacia arriba como hacia abajo, para admitir operaciones flexibles.

2. Seguridad: como los datos son el activo clave con un gran valor, deben manejarse con extremo cuidado para garantizar la experiencia, seguridad y confianza del usuario.

3. Rentabilidad: al desplegar su propia infraestructura de DCI debería de ser capaz de aumentar su eficiencia, flexibilizar la estructura, mejorando los niveles de rentabilidad.

4. Estabilidad: construir una DCI propia puede garantizar que el sistema sea estable y esté adecuadamente supervisado, especialmente cuando la inteligencia artificial se aplica activamente sobre estos sistemas, permitiendo funcionalidades de valor añadido, como análisis predictivo, que aumentan la disponibilidad general de la red asegurando los SLA y alcanzando de una manera más eficiente los KPI acordados.

 

La rentabilidad del DCI

El alquiler de líneas privadas incurre en cargos mensuales basados en el ancho de banda. Si bien los precios pueden variar según la ubicación, en general, las líneas privadas 10Ge o 100Ge de alta disponibilidad y SLA asegurado basadas en multiplexación por división de longitud de onda (WDM) son más caras que las líneas privadas proporcionadas mediante multiprotocolo de conmutación de etiquetas (MPLS) basadas en IP. Por supuesto, el construir un DCI propio requiere gastos iniciales, incluyendo los gastos de inversión en el equipamiento (CAPEX), el arrendamiento de fibra y los gastos operativos posteriores (OPEX), como las tareas de operación y mantenimiento habituales del equipo (O&M), las tarifas de electricidad y posiblemente el alquiler del espacio en la sala de equipos (colocation) .

Una mejor experiencia

Tanto la puesta en servicio como el mantenimiento de los sistemas de transmisión WDM tradicionales son complejos: la mayoría de los técnicos  de TI no están capacitados en tecnología óptica y tienen que confiar en la experiencia de los ingenieros de transmisión óptica. En contraste, los dispositivos DCI de alta capacidad con despliegue y O&M simplificado permiten a las empresas construir sus propios DCI manteniendo el mismo equipo de técnicos IT para cumplir con sus crecientes requisitos de ancho de banda, acelerando la transformación digital.

El aumento de la capacidad de transmisión por fibra también puede amortizar significativamente los costes de arrendamiento de fibra. Aumentar la capacidad por fibra se puede hacer aumentando la capacidad por cada longitud de onda y expandiendo el espectro accesible de fibra la óptica. La capacidad por longitud de onda de las aplicaciones DCI ha evolucionado de 100/200 Gbit/s a 400/600 Gbit/s, e incluso a 800 Gbit/s. Además, para lograr la utilización óptima de los recursos del espectro, la banda C existente se extiende a la banda Super C y puede extenderse más allá, a la banda C + L, aumentando las longitudes de onda alcanzables de 80 a 220, multiplicando escalablemente la capacidad nominal de la fibra óptica.

Cuando se trata del despliegue de red, hay dos factores críticos a considerar. Primero, es necesario el suministro de los dispositivos, incluyendo los tiempos de colocación de pedidos, producción, transporte y finalmente la recepción de los dispositivos, lo que puede llevar de varias semanas a dos meses. 

Los líderes de la industria con una gran capacidad de fabricación a gran escala y una cadena de suministro optimizada de alto rendimiento pueden ofrecer mejores productos y soluciones para las empresas.

La fase de configuración es más corta, requiere entre dos días y varias semanas e involucra la instalación, configuración, puesta en marcha y aceptación del equipo. Además, un buen diseño de producto puede permitir opciones de configuración con un solo clic acelerando significativamente la implementación de la solución DCI, respaldar un rápido despliegue del servicio asegurando una mayor satisfacción del cliente.

 

Contenido realizado en colaboración con Huawei



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios