Cloud Computing
CIO
Transformación Digital

El trabajo del futuro: el dónde ya no importa

En una nueva realidad, donde los profesionales pueden trabajar desde cualquier lugar donde se encuentren, las compañías han de plantearse qué tecnologías se ajustan mejor a sus empleados y cuestionarse si las herramientas en las que han confiado hasta ahora son las adecuadas para el futuro.

teletrabajo
Créditos: Christina Wocintechchat (Unsplash).

La pandemia ha transformado por completo la forma en la que nos relacionamos. Las medidas de distanciamiento social y confinamiento adoptadas hace ya dos años para combatir la COVID-19 obligaron a una gran parte de la población mundial a trasladar a sus hogares su actividad personal y profesional de forma inmediata. Esta situación consiguió poner en jaque a las organizaciones de todo el mundo, poniendo a prueba los avances tecnológicos y culturales implantados para lograr la colaboración y productividad necesarias en la nueva realidad. 

Las conexiones de Internet domésticas junto a VPN y las soluciones de infraestructuras de escritorio virtuales (VDI) han sido uno de los elementos clave para que los empleados hayan podido continuar desempeñando sus tareas y mantener la continuidad de los negocios. Pero, si hay una tecnología sin la cual todo este nuevo ecosistema, marcado por una aceleración de la digitalización, no hubiera sido posible, esta es cloud. De hecho, aquellas organizaciones que ya estaban operando en la nube consiguieron realizar dicha transición de forma mucho más sencilla y fluida. 

 

Un futuro híbrido

¿Significa esto que la pandemia ha conseguido asentar las bases de una nueva forma de trabajar? Según un informe de McKinsey, entre un 20% y un 25% de los profesionales de economías avanzadas podrían trabajar en remoto más de tres días a la semana de forma continua en 2030. Sin embargo, el teletrabajo no debería ser el único foco de debate. La cuestión más importante es que la definición de trabajo ha cambiado para siempre y ya no puede estar ligada a un espacio físico. Por ello, las compañías han de plantearse de forma estratégica cuál es la configuración técnica que mejor se ajusta a sus empleados y cuestionarse si las herramientas en las que han confiado hasta ahora son las adecuadas para el futuro o deberían reemplazarlas por otras más avanzadas o flexibles. 

Para poder tomar esta decisión, hay determinados aspectos que van a influir en el modo en el que trabajamos y que las organizaciones deben tener en cuenta. Entre ellos, destacan el nacimiento de una nueva fuerza laboral más heterogénea y distribuida, la aparición de nuevas amenazas que requieren de enfoques de seguridad diferentes, la necesidad de disponer de redes avanzadas y conectividad edge o la compleja gestión de entornos BYOD (Bring Your Own Device), un mercado que registró una tasa de crecimiento anual del 15% sobre las previsiones para el periodo 2021-2026. Asimismo, es importante que las entidades tengan en cuenta el gran impulso que han experimentado los escritorios virtuales (VDI) y su integración con aplicaciones web, la creciente preocupación por garantizar una experiencia de empleado óptima, la creación de espacios de trabajo inteligentes capaces de combinar la experiencia física y digital o el cada vez mayor interés por crear experiencias de trabajo equitativas, inclusivas y sostenibles entre los empleados, independientemente de cuál sea su lugar de trabajo.

 

¿Quieres conocer más sobre el futuro del trabajo basado en 'cloud'? Descúbrelo aquí.

Videoentrevista sobre el futuro del trabajo | Telefónica Tech y Google Cloud Descúbrelo aquí

Si quieres descubrir de la mano de los expertos de Telefónica Tech y Google Cloud las últimas tendencias de la nube y cómo optimizar el impacto de las soluciones Cloud en las  empresas, entra aquí.



TE PUEDE INTERESAR...

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Gamificación Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: