| Artículos | 13 DIC 2002

La Inteligencia Artificial supera la ciencia ficción y llega a la empresa

Los agentes de software, una de sus grandes aplicaciones
Toñi Herrero y Esther Macias.
La Inteligencia Artificial (IA) ha dejado de ser una historia de ciencia ficción, aunque su nombre nos traiga a la mente a personajes de película como la propia HAL, el ordenador pensante de “2001: odisea del espacio”. No hace falta ir al cine para comprobar las múltiples aplicaciones de este campo tecnológico en la empresa: desde las tecnologías de reconocimiento de voz, utilizada ampliamente en las telcos, hasta los agentes de software, auténticas cápsulas de IA a nuestro servicio, pasando por las reglas de negocio y planificación de tareas, entre otras.

Crear una máquina dotada de la inteligencia humana ha sido y sigue siendo el sueño (según muchos expertos inalcanzable) de todo científico. Lo que sí se utiliza en numerosas empresas son técnicas desarrolladas con tecnología de Inteligencia Artificial para mejorar su negocio. Como señala Federico Barber, presidente de la Asociación Española para la Inteligencia Artificial (AEPIA), organización que reúne a universidades, centros de I+D y empresas de este campo, “La inteligencia artificial tiene muchas áreas de aplicación entre las que destacan las tecnologías de reconocimiento de formas, que abarcan la visión artificial y el reconocimiento de voz y traducción, que utilizan muchas compañías de telecomunicaciones como Telefónica; los agentes inteligentes o programas informáticos dotados de componentes inteligentes para acciones distribuidas, las reglas de negocio, especialmente eficaces para la gestión comercial; la planificación inteligente y el control de procesos, entre otras”. En definitiva, tecnologías que han encontrado su aplicación en las empresas aunque aún queda mucho trabajo por hacer, “En el ámbito académico España está igual de avanzada que otros países, sobre todo en los segmentos de los multiagentes y la planificación. Sin embargo, es en la transferencia de estas tecnologías de IA a la empresa se queda atrás. Las compañías muchas veces tienen miedo a este tipo de tecnología novedosa que no conocen. Además, tienen dudas sobre si es rentable o no hacer una inversión en su instalación, etc.”
La optimización de tareas o programación por restricciones y las reglas de negocio es un área de aplicación importante. Como explica Etienne Bertrand, director general de ILOG, empresa dedicada a esta actividad, “las tecnologías de optimización ayudan a las compañías a definir sus tareas y planificar para así optimizar sus recursos y mejorar la gestión de su producción, de sus recursos humanos, etc. aunque uno de los grandes campos de aplicación de la IA es el de las reglas de negocio”. Éstas permiten cambiar la lógica de los programas. “La lógica en las reglas de negocio funciona de forma diferente, se gestiona fuera del programa informático y permite dotar al negocio de una mayor flexibilidad, agilidad y capacidad de adaptación al cambio. Son ideales para compañías como las telecos, la banca y especialmente para cálculos de facturación y gestión comercial”.
Las técnicas de IA relacionadas con el reconocimiento de voz se utilizan también en servicios de telefonía. Muy avanzada está Telefónica I+D, pionera en IA para redes y servicios de telecomunicaciones.

Cápsulas de IA a nuestro servicio
Uno de los campos más avanzados y con más aplicaciones de IA son los agentes de software. La proliferación de información en Internet hace que cada vez cueste más encontrar la información y gestionarla. Para ello han surgido agentes inteligentes, nociones de realidad encapsuladas, que realizan tareas como comparar precios y nos asisten con información, análisis y estrategias de marketing. Como señala Pablo Noriega, investigador del Instituto de Investigación de Inteligencia Artificial (IIIA) del CSIC, son “cápsulas de racionalidad que contienen lo que se llevaba trabajando durante 40 años en IA”. Son programas en los que se delegan responsabilidades con características como la autonomía (se pueden lanzar a la red con una tarea encomendada); la reactividad o saber adaptarse y actuar en entornos que no conoce; la capacidad de percibir señales del entorno y comunicarse con otras personas o agentes. Richard Benjamins, director de investigación de iSOCO, empresa surgida en el IIIA, apunta que “un agente inteligente tiene que tener capacidad para razonar, para aprender de los errores y cosas que nunca ha visto y crear sus reglas”. Se prevé que esta tecnología contribuya a los entornos de computación “donde no está predefinida toda la realidad, sino que es cambiante y parcialmente desconocida”, señala Noriega. Las aplicaciones que se está dando a los agentes inteligentes tienen que ver con e-commerce: bolsa, subastas, compra y venta de servicios. Un ejemplo es el proyecto europeo Masfit (Multi-Agent Systems for Fishing Trading), coordinado por el IIIA, que persigue la aplicación real de un programa de subastas de pescado a través de la Red y se implementará en dos lonjas catalanas.

Análisis y simulación
Las búsquedas de información, con los rastreadores y mecanismos de modelación o simulación de escenarios e incluso sociedades, detección de evasiones fiscales o análisis de opinión pública son otras aplicaciones. Nacida en la Universidad de Girona, Agents Inspired usa agentes inteligentes en la aplicación Habitat-Pro “para aplicar criterios subjetivos a la relación entre las empresas y sus clientes asesorando sobre servicios y productos”, comenta Andreu Pérez, su director.
Estos agentes también tienen trabajo en e-learning y en recursos humanos. Los asistentes interactivos o bots son “personajes virtuales que se colocan en una web para ayudar a los internautas en la navegación y contestar sus preguntas, ayudar a hacer formularios, vender productos y servicios o formar y evaluar a los usuarios”, explica Oriol Llach, ingeniero de Artificial Solutions. Con apariencia de persona o robot, funciona como una interfaz basada en chat y con tecnología de procesamiento del lenguaje natural. Creada por Cybion, la plataforma Agentland ofrece agentes inteligentes disponibles de forma gratuita.
Los estándares en la tecnología de agentes son fundamentales. La FIPA (Fundations for Intelligent Physical Agents) y AgentLink promulgan su uso para garantizar la intercomunicación entre ellos. Y AgentCities es una iniciativa mundial para incentivar el potencial comercial y de investigación de este tipo de aplicaciones.


Isoco: la web semantica
----------------------------------
El gran visionario de la web y uno de los padres de Internet, Tim Berners-Lee, director del consorcio W3C está promoviendo una solución para abordar la explosión de contenido en la web y facilitar que sean los agentes inteligentes quienes busquen, analicen, comparen y manejen la información presente en Internet para nosotros. Para ello hay que dar significado a la actual. La actual red se basa en HTML, un lenguaje que define cómo visualizar texto e imágenes en pantalla, mientras que la Web Semántica se basa en XML y sus derivados RDF (Resource Description Framework) y dentro de poco OWL (Web Ontology Language), que definen mediante el uso de ontologías (diccionario de términos) el significado de los textos e imágenes que se ven, permitiendo su comprensi

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios