| Artículos | 28 MAY 2004

Las aplicaciones de voz dominarán el mercado UMTS

Los analistas coinciden que la adopción de 3G se producirá en dos años
Ana Sanz.
El mercado ha dado un voto de confianza a la telefonía móvil de Tercera Generación acogiendo positivamente los primeros lanzamientos comerciales de servicios de voz puestos en marcha en algunos países europeos, y que en el caso de España se producirán en el segundo semestre del año. La hora de UMTS ha llegado y los analistas son optimistas al señalar que 3G desbancará a la telefonía actual en cuanto a que mejorará enormemente la calidad de las comunicaciones y abre un potencial de crecimiento en el mercado.

El lanzamiento comercial de la esperada telefonía móvil de Tercera Generación (3G) o de los denominados Servicios universales de telecomunicaciones móviles (UMTS) ya se ha producido en algunos países de Europa. Frente a los retrasos y obstáculos para su puesta en marcha y el despliegue de redes e infraestructuras, el panorama que ofrecen los analistas del mercado al respecto es prometedor, aunque existan discrepancias sobre la rapidez en la que se producirá su adopción por parte de los usuarios.
Servicios de voz, acceso de banda ancha a Internet, transmisiones de vídeo en tiempo real o mensajería unificada son las aplicaciones que marcan la diferencia entre 2G y 3G. Sin embargo, la consultora Metagroup señala que la aplicación dominante durante mucho tiempo en el mercado móvil será la voz, que prolongará su liderazgo hasta el año 2010 por volumen. Esta tendencia se acelerará cuando los paquetes de voz (VoIP) se introduzcan en las futuras versiones de las redes 3G y 4G, gracias a las ventajas que UMTS ofrece con su capacidad de nivelar las interferencias.
Como denominador común de todos los estudios realizados al respecto, uno de los principales atractivos de UMTS es el incremento en la capacidad de transmisión tanto de voz como de datos, alcanzando una velocidad 100% mayor que la lograda por EDGE en datos y del 25% en voz frente a los sistemas GSM más avanzados. Esto permitirá al usuario el acceso de forma ininterrumpida a sus aplicaciones, sin tener que preocuparse de su ubicación ni del modo de acceso, es decir, para el usuario la conectividad pasará a ser totalmente transparente.

Demanda del mercado
Según datos de la consultora IDC, el número de usuarios de 3G aumentará significativamente en los dos próximos años y su popularización dependerá fundamentalmente del precio de los terminales, del modelo de comercialización y, principalmente, de la relación coste-valor de los servicios y contenidos. En este sentido, las previsiones apuntan a que el mercado de telecomunicaciones europeo incremente su volumen de negocio un 4% este año, como consecuencia de la expansión de los servicios de acceso por banda ancha.Según las estimaciones de IDC, se espera que se alcancen los 35 millones de conexiones mediante el servicio de banda ancha en Europa occidental al finalizar el año.
Entre las oportunidades de desarrollo que ofrece este mercado, además de la gran proliferación del uso de los servicios de banda ancha, IDC identifica la migración de los usuarios avanzados a las nuevas redes móviles y la puesta en marcha de la tecnología sin hilos en las empresas debido al impacto que se producirá con el despliegue de la tecnología UMTS.
Por su parte, un estudio de Telenium, firma que representa en España a Giga Group, señala que pese a las posibilidades de ancho de banda que se producirán con 3G, la capacidad de las actuales tecnologías móviles (GPRS y EDGE) serán de momento más que suficientes para desarrollar numerosos servicios que permitirán optimizar los procesos empresariales, soportar aplicaciones corporativas avanzadas o adoptar nuevos modelos de negocio.
Entre otras tendencias en movilidad, el informe de Telenium apunta que todavía será necesario ensamblar muchas piezas para que se llegue verdaderamente al potencial de crecimiento que ofrece 3G, cuyo primer paso se realizará en el mercado de servicios para empresas. Para ello se aconseja que tanto operadoras como proveedores realicen estrategias conjuntas, de integración de infraestructuras y aplicaciones que impidan la aparición de soluciones propietarias para poder ofrecer la interoperabilidad universal de los servicios y garanticen la calidad y seguridad de los mismos.

Obstáculos en el camino
Uno de los problemas para la puesta en marcha efectiva y real de las aplicaciones 3G será la cobertura. A pesar de que en las capitales suele ser bastante buena, fuera de ellas la alternativa recae en la red GPRS, que ofrece una menor velocidad. En este sentido, un estudio de Telenium señala que la implantación de UMTS en los núcleos de población de 20.000 habitantes se prolongará al menos dos años más.
Para Gartner, el mercado de 3G en Europa representará el 4%, lo que supone 39,3 millones de usuarios, frente al 89% de otras tecnologías digitales. Este porcentaje aumentará a medida que las prestaciones multimedia de la red UMTS estén más desarrolladas y exista un mayor número de red desplegada.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios