| Artículos | 15 NOV 2010

Nadie escapa al "testing"

En 2012, el mercado español de servicios de "testing" y calidad de software alcanzará un volumen de negocio de 70 millones de euros
Fernando Muñoz.
A pesar de la situación económica, todo el mundo ha hecho testing. “Las empresas están prestando cada día mayor atención a los servicios de calidad y testing. Independientemente de su tamaño y actividad, las organizaciones se han dado cuenta de la importancia de mejorar la calidad de su software, y a la vez necesitan ahorrar costes, dada la situación actual de crisis global”, señala José Luis Antón, director de la división Software Control & Testing de Sogeti España. Perteneciente al Grupo Capgemini, Sogeti cumple este año una década desde que comenzase a ofrecer servicios de testing y calidad de software en el mercado español. En esta área, Sogeti cuenta con 100 profesionales en España y 2.500 en Europa. “El testing no ha llegado a su período de madurez en el mercado español”, asegura Antón, “pero tampoco es una actividad recién llegada a España; digamos que nuestro país se encuentra en una etapa intermedia”. Se dice que desde siempre se han hecho pruebas de software en España “pero de una forma desestructurada, integrada al proceso de desarrollo y como fase final del mismo, por lo que muchas veces, con las presiones de tiempos, las actividades que se dejan de realizar para poder cumplir con los plazos, son las relacionadas con la calidad y testing de software”, apunta Antón. Hace dos décadas las organizaciones comenzaron a dar relevancia a tareas de testing relacionadas con la verificación funcional del producto pero hubo que esperar hasta 2006 para que las empresas empezasen a tomar conciencia de la importancia de realizar testing “de una manera estructurada e independiente, como parte de todo el proceso de desarrollo, y no como una actividad que se deja para el final del mismo. Esto permite contar con una opinión veraz y neutral ante el desarrollo del software y, sobre todo, con información para poder tomar decisiones concretas sobre qué hacer y cuándo (en relación a la salida al mercado o puesta en producción), con una aplicación de negocio”, explica Antón.
Actualmente, las empresas españolas están concienciadas con el testing. De hecho, “muchas tienen implantados sistemas de calidad de software y otras se lo plantean como objetivo a medio plazo”, asegura Laura Cachero, gerente de consultoría SQA de GFI. La multinacional francesa dispone de más de 70 consultores especializados en las diferentes áreas de calidad y testing que han realizado más de 150 proyectos y servicios relacionados con esta área. Aunque son varias las razones que han activado el interés de las empresas españolas por el testing, Cachero señala a los costes directos asociados a fallos en el software como el principal estímulo, aunque también se empiezan a considerar los costes indirectos (ineficiencias, deterioro de imagen, etc). “Otro aspecto de calidad que las empresas empiezan a considerar crítico es la mantenibilidad del software”, apunta Cachero.
Este compromiso con el testing ha provocado una profesionalización de la actividad. “Empieza a existir carrera como ingeniero de pruebas de software fruto de la demanda creciente de profesionales especializados”, señala Cachero. Y hay instituciones que certifican a estos profesionales y eventos como ExpoQA cuya primera edición tuvo lugar en el 2004 y que se ha convertido en el encuentro de referencia de los expertos del sector en España.

Todo tipo de cliente
Si bien fueron los sectores de banca, telecomunicaciones y AA.PP. los pioneros en demandar servicios de testing, actualmente, “la calidad ya no es cosa sólo de las grandes cuentas. Clientes de cualquier tamaño y de todos los sectores demandan servicios de definición y mejora de procesos, así como de ejecución de las distintas actividades de aseguramiento de la calidad”, explica Cachero.

Independencia
El testing es una actividad más del ciclo de vida de desarrollo de software y al igual que el desarrollo experimenta una tendencia a la externalización. “Hay empresas que solicitan la colaboración de especialistas del testing para un proyecto, las hay que demandan servicios de oficina de calidad y las hay que únicamente quieren inspeccionar una determinada característica de calidad en un proyecto”, señala Cachero. Pero, ¿qué tipo de empresa debe realizar el testing? ¿Debe ser la misma empresa que desarrolla el software? “Hace años el testing era una actividad embebida en el ciclo de vida de desarrollo y se realizaba por las mismas personas que desarrollaban. Actualmente se comprende la necesidad del testing independiente, realizado por especialistas, pero aún es minoritario”, explica Cachero. Aunque resulta lógico que ser juez y parte en el proceso de testing y a la vez desarrollarlo puede limitar una visión global e independiente, en IBM no lo ven así. Según Jesús M. Escribano, director de servicios de gestión de aplicaciones de la compañía, “las actividades de testing utilizan las mismas metodologías, procesos, herramientas que se aplican en los servicios de desarrollo y se realizan desde los mismos centros tecnológicos por lo que sí es lógico, que los proveedores de servicios de testing sean también proveedores de servicios de desarrollo y mantenimiento de aplicaciones”.

Fallos en el software
De acuerdo con Sogeti, el mercado español de servicios independientes de testing y calidad de software alcanzará en 2012 un volumen de negocio de 70 millones de euros en nuestro país. Este crecimiento se debe, según la compañía, al aumento del impacto negativo que tiene en los negocios el mal funcionamiento de las aplicaciones o su falta de calidad. Para Escribano, el motivo principal de un elevado número de defectos en el funcionamiento de las aplicaciones “es la insuficiente implantación de un programa de gestión de calidad en el área de TI”. Ahora bien, no hay que nolvidar que “los fallos pueden evitarse pero nunca como para garantizar la detección del 100% de los defectos. Las pruebas permiten detectar defectos pero no los previenen”, asegura Francisco Sáez, director de calidad de software de Steria.


¿Las aplicaciones ‘made in spain’ son de poca calidad?
----------------------------------------------------------------------------
Laura Cachero, de GFI:
“La calidad del software suele ser fiel reflejo de la calidad de los procesos que lo desarrollan. En los últimos años España ha dado un importante salto en el ranking de empresas con certificaciones CMMi, encontrándose entre las cinco primeras del mundo, pero la posición de España en cuanto a la competitividad de sus empresas en el mercado del desarrollo de software es discreta (>20)”.

José Luis Antón, de Sogeti:
“El mercado español cuenta con buena calidad en el entorno del desarrollo de software, a la par de otros mercados internacionales. Sin embargo, cualquier desarrollo puede tener errores si no cuenta con una buena gestión de calidad del producto y del proceso. Y es en el proceso de pruebas donde el mercado español no es tan maduro”.

Francisco Sáez, de Steria:
“Si por calidad entendemos la medida de satisfacción de las necesidades de un cliente y, por tanto, el grado de cumplimiento de sus requisitos, el resultado final no es malo. Sin embargo, si por calidad entendemos lo que se hace para verificar y validar un

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios