Centro de datos | Artículos | 07 JUL 2006

José María de la Torre, director de la división Enterprise Storage & Servers de HP España y Portugal: "Nuestra visión del centro de datos del futuro supone claramente un punto de ruptura con respecto al pasado"

Enmarcado bajo la estrategia Adaptive Enterprise, la próxima generación del dentro de datos de HP define un entorno de TI gestionable, automatizado, virtualizado y basado en estándares. El objetivo se cimenta en lograr la flexibilización de los sistemas y la reducción de costes, a través de la introducción de nuevas tecnologías que nos aproximan a una visión en la que lo relevante es el coste de posesión de la información y su explotación.

Un centro de datos automatizado, consolidado y virtualizado, en el que la capacidad y los recursos informáticos se puedan asignar bajo demanda, parece ser la panacea de los directores de sistemas de información. ¿Es ya una realidad?
- Se trata de una evolución, ahora tenemos ejemplos prácticos que demuestran que lo que menciona como panacea ya es una realidad. Por ejemplo, el lanzamiento de los servidores ProLiant blade c-Class es un ejemplo de cómo se ha hecho realidad, de forma tangible y efectiva. Se trata de un breaktrough, que suministra una serie de nuevos beneficios. Hablamos de la automatización y gestionabilidad de los sistemas, sumado a un ahorro de costes producido por varios factores, como la reducción del consumo, de los costes asociados a la electricidad por ventilación, de los tiempos dedicados por las personas en la gestión, así como de la reducción del espacio físico.

Estudios de IDC atestiguan que la tendencia de los centros de datos se dirige hacia una mayor automatización, para conseguir una virtualización que redunde en un mayor aprovechamiento de la capacidad de las máquinas y del espacio. ¿En qué punto nos encontramos?
- Sin duda, depende de las propias compañías. Los entornos de estandarización que ha venido desarrollando HP son más óptimos a la hora de la reutilización de los recursos. Aunque, no estamos en el lugar óptimo. Sin embargo, aquellos que han estado efectuando transiciones hacia plataformas estándares y sistemas operativos abiertos están en un estadio superior a los que tradicionalmente han trabajado en entornos monolíticos. En resumen, nos encontramos en una etapa intermedia. En cualquier caso, el viaje hacia una mayor y mejor utilización de los recursos existentes y hacia la reducción de costes produciendo el beneficio esperado de fiabilidad, calidad de servicio y demás es un movimiento continuo. Así, la visión del centro de datos del futuro, bajo Adaptive Enterprise, supone claramente un punto de ruptura con respecto al pasado.
La manera de poder utilizar mejor la infraestructura es ser capaz de virtualizar al máximo porque, en el momento en que se produce un pico o una demanda excesiva de recursos de TI, podemos redireccionar la potencia infrautilizada para ofrecer el servicio necesitado. Todo eso está muy bien, pero si para conseguirlo es preciso utilizar muchos recursos humanos, el beneficio no es tan obvio; es por ello que la automatización es clave. En resumen, si conseguimos procesos automáticos con reglas predefinidas junto con la virtualización, nos encontramos ante un todo que permite estos resultados en el centro de datos del futuro y de la infraestructura adaptable.

Entre sus beneficios se encontraría el aprovechamiento de la potencia y el ahorro de costes. ¿Cuál más?
- Desde el punto de vista de tecnología y funcionalidades, la principal mejora es la facilidad a la hora de gestionar este ecosistema de aplicaciones, servidores y sistemas de almacenamiento. Se trata de un beneficio de simplicidad, gracias a la adaptabilidad al cambio y a la reducción de los recursos destinados a gestionar otros aspectos. Es importante resaltar también la potencia y capacidad del centro de datos, ya que a través de la consolidación y virtualización de los recursos, nos encontramos ante una reducción del propio espacio físico de los data centres.
Esta es una nueva visión tecnológica con los pies en el suelo, que responde a lo que realmente le preocupa al responsable de sistemas de una compañía.

Una de las principales quejas de los usuarios corporativos de data centers es la ralentización a la hora de activar nuevos proyectos de implementación. ¿Qué políticas se pueden activar para minimizar este efecto?
- En base a nuestra visión del centro de datos del futuro, existen dos respuestas. Por un lado, si dedicamos más recursos a nuevos proyectos gracias a la automatización de recursos estamos invirtiendo, sin incrementar el coste, en una capacidad de innovación superior. Asimismo, si cualquier tipo de cambio, debido a un aprovisionamiento de nuevas aplicaciones o sistemas, requiere menos intervención humana en creatividad y desarrollo, estaremos consiguiendo una mejor optimización para implementar nuevos proyectos.

Las empresas tienden a acumular demasiados servidores y aplicaciones, siendo habitual la complejidad de entornos TI. ¿Cuál es la apuesta de HP?
- Esta muy ligada con nuestra visión tecnológica de futuro, de hecho, contamos con plataformas que así lo evidencian, siendo tres nuestros pilares de desarrollo fundamentales. Por un lado, nuestra línea de negocio de servidores HP Integrity, soluciones basadas en plataformas Itanium con elementos de virtualización integrados; desde el punto de vista de almacenamiento, destaca la provisión de soluciones de ILM, que permiten efectuar una gestión completa de todo el ciclo de vida de la información, desde su creación hasta su desaparición. Finalmente, hablamos de plataformas blade ProLiant para poder construir el centro de datos del futuro.

¿Por qué una empresa elegiría HP para ayudarle a implementar una infraestructura de negocio adaptable?
- Nuestra propuesta es una de las claves de los resultados que, a nuestro juicio, son positivos. Hemos sido capaces de mantener una apuesta coherente en un entorno de TI gestionable, automatizado, virtualizado y basado en estándares. Además, hay que tener en cuenta que esta estrategia consigue, de forma simultánea, simplificar los entornos de TI y reducir los costes, ventajas palpables que proponemos con nuestra visión, es decir, la visión del centro de datos del futuro. Asimismo, otro de los beneficios que proporciona es la transformación a la hora de pensar no solamente en el coste de adquisición del equipo, sino más bien en la posesión de la información y su explotación. Al fin y al cabo, al introducir conceptos de gestión, automatización, de consumo eléctrico o de coste asociado a la ocupación física de un centro de datos, nos acercamos a una visión en la que lo relevante es el coste de la posesión de la información y de su explotación.
Asimismo, nuestra posición en el mercado es otra de las bazas que le da tranquilidad a nuestros clientes de que estamos haciendo algo compartido en la industria con tecnologías, productos y servicios, así como partners de negocio. Esos beneficios son obvios a la hora de confiar en una propuesta como la nuestra.

Enmarcada en la estrategia Adaptive Enterprise, ¿cómo encaja la segunda generación de blades?
- Esta propuesta, desde el punto de vista de servidores estándar, es la estrategia que estamos desarrollando desde hace aproximadamente un par de años y con el lanzamiento de la serie c-Class le damos el espaldarazo definitivo. Sin duda alguna, en un plazo de 3 años, la plataforma de servidores más vendida del mercado en entornos empresariales estará basada en blades de t

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios