Economía digital | Artículos | 01 DIC 2002

El e-government pone la tecnología al servicio del ciudadano

Ricardo Pérez.
La nueva economía y las tecnologías Internet tienen un calado social cada vez más profundo; los gobiernos no son ajenos a las ventajas que pueden aportar la aplicación de estas tecnologías para operar mas eficientemente y proveer del mejor servicio a sus ciudadanos.
Dentro de este contexto es donde aparece el concepto de e-government, técnica que utiliza Internet y otras tecnologías de la información para conocer las necesidades de los ciudadanos, ofreciéndoles la participación en la vida pública y servicios que les permitan disfrutar de más comodidades.

Diversificación
Se establecen tres ámbitos principales de aplicación:
~ Por un lado, portales gubernamentales, que aseguran información de interés y permiten realizar trámites y gestiones desde cualquier punto.
~ Las llamadas comunidades digitales que permiten la conexión de redes gubernamentales con asociaciones culturales, empresas, escuelas y otros puntos de interés para el ciudadano.
~ Por último, dentro del marco electrónico gubernamental, asegurar la integración de bases de datos existentes inter e intra-gubernamentales, proporcionando a los gobiernos valiosos sistemas de información cruzada para su gestión.

Gobierno eletrónico
Por otra parte, podemos apreciar que uno de los principales problemas de la administración consiste en la ineficiencia que causa el exceso de trámites burocráticos y procedimientos tediosos. Por lo tanto, cada vez es mayor la necesidad de la implementación de un gobierno electrónico cuya evolución se sintetiza en cuatro fases: divulgación de información, comunicación bidireccional con los ciudadanos, gestiones electrónicas (pagos de tasas ..etc.) e integración de las tres etapas anteriores, facilitando la participación ciudadana.
A modo de ejemplo, cabe mencionar que actualmente ya existen iniciativas en Europa impulsadas por cuatro ciudades en Francia, Italia y Alemania que, junto con empresas de tecnología, telecomunicaciones, pymes locales e investigadores universitarios, están desarrollando un nuevo modelo de ciudad digital.
Dentro de las iniciativas puestas en marcha se incluyen aplicaciones tecnológicas para gestionar centros de salud, creación de una tarjeta virtual para que los ciudadanos puedan llevar a cabo pagos y transacciones con la administración, y también la conexión electrónica de las obligaciones fiscales y cotizaciones entre pymes y Administración, entre otras.
Otro ejemplo destacable es el voto por teléfono, una iniciativa llevada a cabo por una ciudad de Reino Unido, que supuso un servicio interactivo y automatizado con registros de códigos electorales únicos, empleando el teclado telefónico. Con este sistema se reducen los errores, se minimiza el fraude, los costes de las votaciones y se obtienen resultados online.
Por último, paulatinamente el e-government va aumentando la posibilidad de los ciudadanos para participar en foros interactivos con la Administración. Si hablamos del ámbito municipal, se debe impulsar el desarrollo de comunidades digitales para que éstas animen a los ciudadanos a participar en la toma de decisiones. Los ciudadanos no solamente quieren recibir noticias sobre todos los logros que consigan los administradores, sino también participar más activamente en el proceso de gobierno... y, por supuesto, las Tecnologías de la Información pueden hacer realidad esta aspiración.

El e-government en España
En el caso de España, el e-government va progresando lentamente, pero es necesario un impulso organizado, con recursos y presupuestos adecuados para conseguir una sociedad más participativa y competitiva.
En este sentido, el punto de referencia europeo debería ser Reino Unido, que está avanzado a pasos agigantados en la práctica del e-government. Este hecho ha sido sin duda impulsado por un ministerio específico para temas de e-business.

Ricardo Pérez, Director de operaciones de BGS

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios