Economía digital | Artículos | 01 SEP 2001

e-learning: la formación de moda

Eva Martín y Juan F. Marcelo.
Cada día gana más espacio en los medios informativos, especializados o no. Lo curioso, es que esta nueva tecnología tiene ya más de cinco años de antigüedad en su forma actual. Con sus defensores y sus detractores, el e-learning está de moda y su importancia va a crecer en los próximos años.

Definir el e-learning, es una tarea sencilla. Juan Carlos Bautista, director general en España de M2S (Methods to Skill) ofrece una definición bien sencilla: “Se trata de formación online; es la formación a través de las nuevas tecnologías, como Internet, intranet, CD... un nuevo entorno de formación no presencial”. María del Carmen Maneva, directora de IBM Learning Services para España y Portugal afirma que “tal y como lo entendemos, el e-learning no es más que la integración de la tecnología en el proceso formativo. Todo ello se da en un proceso de adquisición de formación. Lógicamente la tecnología se utiliza en determinados estadios, porque hay determinados momentos del proceso en los que la aplicación es muy ventajosa. Se está trabajando en otros canales como teléfonos móviles o televisión, pero ahora el e-learning es básicamente Internet”.
Los defensores del e-learning afirman que tiene muchas ventajas sobre la enseñanza tradicional presencial, y sobre otros métodos de enseñanza a distancia. Según Marta González, responsable de la división de consultoría de teleformación de Comunet Education Solutions, “en primer lugar aporta flexibilidad. Permite personalizar el proceso formativo a la vez que es un buen complemento para otros métodos como la formación presencial”. Es una de las primeras ventajas que presenta el e-learning. El alumno no está sometido a rígidos horarios, sino que mejora su formación e incrementa sus conocimientos y perspectivas profesionales en sus ratos libres, o en los momentos que puede. En muchos casos esta flexibilidad se extiende al lugar de impartición, ya que al estar la enseñanza en la Red, puede conectarse desde el trabajo o desde casa. Tiene otras ventajas, como “la reducción de los costes adicionales a la formación, como viajes o manutención. Los alumnos no tienen que desplazarse. Basta imaginar lo caro que le saldría a una empresa tener que desplazar a 10.000 trabajadores para que recibieran un curso de formación sobre un nuevo producto. Eso sin contar con el caos organizativo que se originaría” afirma María del Carmen Maneva, de IBM. Además, en palabras de Juan Carlos Bautista, de M2S, “el e-learning permite repetir el curso sin que sea necesario volver a pagar. El propio curso se puede guardar para futuras consultas”.
Quizá estas ventajas expliquen por qué tanto el mundo de la empresa como el de la enseñanza van utilizando cada vez más estas nuevas técnicas. El e-learning entró en nuestro país hace poco más de cinco años, aunque no empezó a despuntar hasta hace dos. Un reciente informe de IDC afirma que el mercado del e-learning en un país desarrollado como los Estados Unidos multiplicará por diez su volumen de negocio en apenas cinco años, llegando a mover alrededor de 11.000 millones de dólares. Lo cierto es que el mercado europeo es un mercado incipiente, pero el crecimiento anual previsto puede superar el 90% llegando prácticamente a los 5.000 millones de euros en el año 2004. El Reino Unido ha sido la puerta de entrada de estas nuevas tecnologías en Europa. Un estudio realizado en dicho país ha descubierto que el 94% de las empresas británicas encuestadas conocían esta modalidad formativa y que, al menos la mitad, lo habían puesto en práctica alguna vez. El mercado español desgraciadamente está virgen. Sin embargo, los analistas, que saben verle el lado bueno a todo, afirman que nuestro mercado tiene un gran potencial de desarrollo pese al escaso conocimiento que las empresas tienen de esta tecnología. Así, cuando se habla de que para el 2004 el 70% de la formación empresarial tendrá lugar en la Red, quizá sea una estimación demasiado optimista para Europa, y desde luego inalcanzable para nuestro país.
De cualquier manera, la oferta de e-learning española crece día a día. En principio, el campo donde mayor aplicación tiene esta técnica es el de la formación empresarial. Una de las iniciativas más recientes, y que demuestra la importancia que va a tener estas nuevas tecnologías de formación en el futuro cercano es la Cisco Network Academy. “Es una iniciativa por la que Cisco dona a determinadas instituciones académicas equipos y materiales de prácticas para contribuir al impulso de la sociedad de la información. “Esto ha quedado plasmado en un curso de 280 horas lectivas que se suelen impartir en un período que va de seis meses a un año, y que tienen como objetivo formar a técnicos capaces de manejar redes de tamaño pequeño y mediano”, explica Antonio Herrera, director de Cisco Network Academy. “Todo esto se facilita mediante unos temarios de e-learning disponibles por Internet que además de formar en dichas materias, acostumbran a los alumnos a utilizar herramientas novedosas en los procesos de formación. Así, Cisco contribuye a desarrollar las sociedades de la información por un lado formando técnicos y por otro lado impulsando un nuevo canal de formación”, añade Herrera. Lo cierto es que Cisco, al igual que IBM y otras empresas tecnológicas, ha sido siempre una empresa que ha utilizado de forma activa las tecnol

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios