Economía digital | Artículos | 01 ABR 2002

Portal empresarial, el camino hacia el e-business

Enrique Roldán.
Con la implantación de las nuevas tecnologías en las empresas, se inicia un periodo de convergencia entre los modelos de negocio convencionales y las posibilidades que ofrece la presencia global en Internet. La inversión es grande y el futuro se mantiene incierto, pero el paso es necesario si no se quiere perder el tren del progreso.

En la actualidad, la mayoría de las empresas que disponen de un sitio en Internet se autodenominan portales. Esta afirmación, érronea en la mayoría de los casos, es utilizada por algunas compañías en un intento por parecer innovadoras.
El portal ha de ser, ante todo, un centro de información para cualquier visitante o cliente y debe poner a disposición de éste todos los servicios y contenidos de una forma clara e intuitiva. El visitante no debe perder tiempo buscando la información que le interesa y debe ser capaz de llegar a ella en el menor número de pasos posible.

Concepto de portal
El portal se puede definir como la evolución de la página web, donde ésta se ha convertido en el punto de acceso sencillo y seguro a un conjunto de servicios e información. De cualquier forma, los portales significan diferentes cosas para diferentes personas y pueden ser aplicados a la resolución de una amplia variedad de problemas.
El portal debe actuar como sistema nervioso, enlazando los diferentes recursos existentes dentro de la compañía y haciéndolos accesibles tanto a los empleados como a los clientes de la misma.
La información y servicios a los que se puede acceder son muy variados. En función de dichos servicios es posible definir una serie de tipologías de portales.

Clasificación de los portales
La mayoría de la gente asocia la palabra portal con los tradicionales buscadores, pero la realidad es que el concepto ha evolucionando enormemente en los últimos años.
Las empresas también pueden construir portales y ponerlos al servicio de sus clientes, proveedores y empleados.
Existen varias clasificaciones de portales, pero quizás esta sea la más interesante. Es posible realizar una clasificación en función de los servicios a los que se puede acceder. Estos pueden ser, portales de negocio o portales de empresa. Dentro de estos últimos se incluyen también otro tipo de portales, como los portales de información de empresa.

Portales de Negocio
También denominados Business Portals, vienen a ofrecer una serie de servicios ya clásicos, que pueden ir desde servicios de correo electrónico, agendas personalizadas o comercio electrónico, hasta servicios de atención al cliente, consulta de datos de facturación, o acceso a aplicaciones de todo tipo. Lo normal es que estos servicios estén acompañados con una serie de contenidos que enriquezcan la oferta de la empresa con un cierto valor añadido; estos contenidos pueden ser de carácter general o centrados en un sector o área de actividad.
Un caso interesante que es posible analizar es el de la Administración Pública. En este tipo de portales el concepto de ventanilla única sería muy interesante de implementar pudiendo así acceder, de forma unificada, a datos provenientes de múltiples bases de datos pertenecientes a la Administración. Esta iniciativa cobra una especial importancia gracias a la transferencia de las competencias a las comunidades autónomas, lo que les permitirá invertir en la creación de entornos virtuales de relación con el ciudadano. En este escenario la complejidad y la problemática de la relación social cambiará completamente, evolucionando de forma impensable hasta no hace mucho tiempo.

Portales de Empresa
En los últimos años, han empezado a aparecer en las empresas una serie de aplicaciones intensivas en datos y contenidos como son las herramientas ERP (Enterprise Resource Planning), las intranets, las extranets, y los sitios web públicos, que invaden con grandes cantidades de información a los que toman las decisiones en las empresas.
Esta situación de desorganización general afectaba negativamente al rendimiento y a la productividad de todos los activos de la empresa. Como consecuencia de esto, las empresas empezaron a buscar soluciones para organizar toda la información contenida en sus sistemas y presentarla de tal forma que fuese accesible a todos los miembros de la misma sin necesidad de que estos conociesen la ubicación exacta de dicha información o el medio de llegar a ella.
La solución que se propone actualmente viene de la evolución de un concepto muy familiar como es el sitio web, configurado para cubrir todas las necesidades de los usuarios relacionados con la empresa.
Parece claro que el concepto de intranet es el precursor del portal corporativo, y el hecho es que la mayoría de las empresas están buscando ayuda para poner orden en la gran maraña de información que suponen los sitios web repartidos a lo largo de toda la organización.
Muchas empresas están adoptando el modelo de portal con el objetivo de resolver sus problemas relacionados con la gestión de la información y del conocimiento. En definitiva, si le damos la vuelta al concepto tradicional de portal y lo aplicamos a la operativa interna de la empresa, nos encontramos con los portales de empresa o Enterprise Portals.
Un portal de empresa viene a convertirse en el punto de acceso a un conjunto de servicios y aplicaciones de carácter empresarial. En este caso los servicios de correo electrónico, viajes, etc. han sido sustituidos por herramientas de gestión comercial, bases de datos documentales y, en general, cualquier tipo de aplicación a

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios