Chips

La guerra de chips entre Estados Unidos y China afecta a empresas de todo el mundo

Aunque la prohibición de la administración de Biden sobre las exportaciones está dirigida al uso militar e industrial de China, las empresas de todo el mundo verán interrumpidas sus cadenas de suministro.

biden ciberseguridad y tecnología cuántica

La guerra comercial entre Estados Unidos y China se ha recrudecido. Más con la decisión del presidente norteamericano, Joe Biden, de ampliar las restricciones a los chips. De este modo, las empresas de diferentes sectores económicos de todo el globo se están quedando atrapadas en un fuego cruzado entre estas dos potencias.

Las nuevas reglas llegan en un momento en el que EE.UU tiene una gran preocupación por el creciente poder geopolítico del gigante asiático, lo que afectará no solo a equipos informáticos, sino también a muchos productos de consumo basados en tecnologías de semiconductores. Por otra parte, los expertos también señalan el final de una era de globalización en constante expansión. Por ello, todo tipo de organizaciones tendrán que analizar sus cadenas de suministro y determinar cómo pueden verse afectadas.

“Los tiempos de la cadena de valor completamente racionalizada han terminado”, asegura Alex Capri, investigador de la Fundación Hinrich. “Y da igual para cualquier producto estratégico, no solo para los chips”. A principios de octubre, la administración Biden emitió nuevos controles de exportación que impiden que las empresas del país vendan semiconductores avanzados y equipos a fabricantes chinos a menos que reciban una licencia especial. Más tarde, a mediados de diciembre se ampliaron esas medidas sobre los chips utilizados en inteligencia artificial (IA), como GPU, TPU y otros avanzados.

El propósito declarado es negar a China el acceso a tecnología avanzada para la modernización militar. Las restricciones pueden levantarse caso por caso si Estados Unidos puede verificar que las empresas chinas no están utilizando los productos con fines de defensa o para restringir los derechos humanos.

 

Las reglas de exportación ya tienen impacto

Estas medidas ya están teniendo eco en todo el mundo. Por ejemplo, Apple planeaba trabajar con YMTC para la memoria flash del iPhone 14. Otras grandes firmas afectadas incluyen a Nvidia y AMD, que fabrican GPU y hacen negocios con empresas chinas. Sin embargo, no solo el sector se ve afectado en el país norteamericano; las nuevas reglas también prohíben que las empresas estadounidenses comercien con otras fuera de la región que exporten la tecnología restringida a China. Esto ha causado fricciones con el país y algunos de sus aliados, pero la mayoría de las empresas afectas a nivel mundial parecen estar listas para cumplir con las reglas.

Como resultado, el fabricante holandés de equipos de semiconductores, ASML., ahora no podrá atender a uno de sus mercados más grandes. Del mismo modo, la británica ARM anunció recientemente que no venderá sus chips de alto rendimiento a China.

El resultado es que una serie de proveedores asiáticos como Alibaba, Baidu o Huawei, entre otros, tendrán dificultades para obtener semiconductores avanzados para ejecutar sus cargas de trabajo de IA. “Ya no podrán comprárselos a Nvidia o AMD, y tampoco podrán fabricar sus propios productos porque fundiciones como TSMC también obedecen a esta prohibición y las chinas aún no son capaces de crear nada más pequeño de 14 nanómetros”.

 

La guerra comercial afectará a la variedad de productos

"Además de los fabricantes de chips y semiconductores en China, todas las empresas en la cadena de suministro de conjuntos de chips avanzados, como los fabricantes de vehículos electrónicos y los fabricantes de HPC en China, se verán afectadas", dijo Charlie Dai, director de investigación. en la firma de investigación de mercado Forrester. "También habrá daños colaterales en el ecosistema tecnológico global en todas las áreas, como el diseño del chip, las herramientas y las materias primas".

Es posible que las empresas no sientan la quemadura de inmediato, ya que las interdependencias entre China y EE. UU. serán difíciles de resolver de inmediato. Por ejemplo, cediendo a la presión de las empresas estadounidenses, a principios de diciembre el Departamento de Defensa de EE. UU. dijo que permitiría a sus contratistas utilizar chips de los fabricantes de chips chinos prohibidos hasta 2028 .

Además, es probable que las restricciones no tengan un efecto directo en la capacidad de los fabricantes de chips globales para fabricar semiconductores, ya que no han estado invirtiendo en China para fabricar chips allí, según Pareekh Jain, director ejecutivo de Pareekh Consulting. Sin embargo, las nuevas reglas tendrán efectos colaterales para los fabricantes de chips y otros fabricantes.

China, siendo la segunda economía más grande del mundo, es un gran mercado para muchas empresas globales de semiconductores y afectará sus ingresos y planes de crecimiento”, explica Jain. “Podrían reducir sus planes de producción de chips, que requieren una gran inversión. , debido a problemas de flujo de efectivo en el corto plazo. A largo plazo, acelerará la fabricación local de chips en India, Vietnam, Malasia, Singapur y otros países”.

 

Las naciones refuerzan las capacidades de fabricación de chips

Taiwán ha mantenido durante mucho tiempo el liderazgo en la fabricación de chips semiconductores que se utilizan en PC, servidores y equipos utilizados para la investigación avanzada. Sin embargo, ahora varios países, incluidos India, Francia, Reino Unido, Japón e incluso Australia, están implementando incentivos para atraer inversiones en semiconductores. Es probable que las restricciones comerciales provoquen otros cambios a largo plazo en la fabricación y el comercio mundiales.

“Estas sanciones alentarán una mayor inversión en la fabricación de teléfonos, automóviles, productos electrónicos, otros electrodomésticos, máquinas, equipos de telecomunicaciones, etc., fuera de China, incluidos India, Vietnam y otros países”, dijo Jain. “Actualmente, esta fabricación el cambio estaba ocurriendo debido al mercado local en India y la estrategia de diversificación para mitigar las interrupciones de la cadena de suministro. Pero las restricciones de chips actuarán como un incentivo para impulsar la fabricación de exportación también desde India y otros países".

Mientras tanto, el Congreso de los EE. UU. aprobó la Ley CHIPS, una legislación que destina miles de millones de dólares en subsidios para las empresas que construyen fábricas de chips en el país. China también está invirtiendo 143.000 millones de dólares para impulsar su fabricación nacional de chips frente a las restricciones comerciales.

El fundador de TSMC, Morris Chang, advirtió recientemente que la globalización está "casi muerta", con muchos países tratando de establecer sus propias plantas de fabricación de semiconductores. Si bien esto puede parecer un buen movimiento estratégico por parte de varios gobiernos, el exceso de capacidad, como se vio en el pasado, podría generar problemas de viabilidad para los fabricantes de chips, lo que posiblemente provoque otro caos en la cadena de suministro en el mercado global.



Contenido Patrocinado

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital

 

 



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?